Opinión

El paciente nipón



Kei Nishikori Grand Slam
Nishikori celebra su pase a cuartos de final en Wimbledon 2018 | Foto: @wimbledon

Kei Nishikori es uno de los jugadores más regulares en los últimos años junto al `Big Three´. El nipón no acabó bien el 2019 por culpa de las lesiones. Todavía no ha podido regresar en 2020 a la competición en un año especial por los Juegos Olímpicos de su país

Quien dijera que el tenis de máximo nivel no es moco de pavo entendía en gran parte la esencia de este gran y exigente deporte. Cada cierto tiempo observamos como tenistas de un grandísimo nivel no alcanzan el ranking que debería corresponderles según lo que han demostrado tiempo atrás. Al mismo tiempo, otros pocos se siguen consolidando y aumentan sus vitrinas a pasos agigantados, sin que prácticamente nadie pueda evitarlo.

Los problemas físicos de Kei

El caso de análisis esta vez no es otro que Nishikori, tenista que cumplió la treintena en diciembre del pasado año y que aún no ha podido levantar un título de Master 1000 ni de Grand Slam. Y en este hecho es donde se halla la gran incógnita, de como un tenista de su talla y su calidad no ha podido alzarse aún con uno de los trofeos de prestigio.

Sin embargo, el nipón si ha logrado pertenecer al selecto grupo del top 10 durante muchos años y exhibir un alto nivel de tenis durante los grandes torneos.

Tal vez el motivo real de la ausencia de grandes títulos sea su físico, a menudo endeble y que le han hecho concatenar aparatosas lesiones, que sin duda han torpedeado su continuidad los últimos años.

El último episodio de lesiones dejaba como protagonista su codo, que le impidió disputar tanto la gira asiática como la pasada ATP Cup y el Open de Australia.

A pesar de su intermitencia y la ausencia de triunfos, Kei sigue manteniendo un ranking más o menos decente, acumulando 1570 puntos que le sitúan en el puesto 25 por el momento.

El año para Nishikori será, por tanto, una gran incógnita y que dependerá más de su físico que de la indiscutible calidad que atesora. Y que en el momento actual, más que un buen tenista tendrá que ser un buen paciente con una enorme paciencia.

Translate