Crónicas Masters 1000

Un Djokovic a medio gas ya está en cuartos de París

Djokovic Edmund Masters 1000 París 2019
Novak Djokovic golpea una derecha en el Masters 1000 París | Foto: @rolexpmasters

Novak Djokovic superó a un Kyle Edmund (7-6 (7), 6-1) que le puso las complicadas en la primera manga. Luego el serbio comenzó a mover a su rival para poner la vía directa hacia el triunfo. El siguiente rival será Tsitsipas, su verdugo en el Masters 1000 de Shanghai hace solo unas semanas.

El partido comenzó para el actual número uno con las mismas dudas que en el debut. Demasiados errores para un jugador de su nivel. Muchos restos se iban fuera y no complicaba nada la vida al británico. Edmund así seguí enganchado al marcador y creyendo en sus opciones de ganar la primera manga. Djokovic en los últimos juegos empezó a mover a su rival como acostumbra y entonces llegaron las primeras opciones de quiebre al resto que además eran bolas de set. Kyle pudo salir indemne para forzar el tie break.

El de Belgrado tuvo un 5-2 en el marcador que hacían ver su superioridad en la muerte súbita, pero se lío y de repente a 6. La experiencia es un grado y con tranquilidad supo cerrar un primer set en el que no se mostró nada seguro. Las molestias físicas parece que le impedían seguir rindiendo a su mejor nivel.

Cambio de marcha en el segundo set

Todo cambió en el segundo set. Novak se dio cuenta de que la mayoría de peloteos en los que dominaba a su rival con diferentes velocidades y direcciones de la bola el punto caía para él. Así fue mermando la confianza de un Edmund que no podía golpear a la bola con apoyos para buscar tiros potentes en busca de los golpes ganadores. Djokovic metió una marcha más y se empezó a ver a ese jugador que viene dominando desde 2018. Dos breaks en el marcador confirmaban un 5-1 que hacían indicar que al partido le quedaba poco tiempo.

La venganza ante Tsitsipas

La primera prueba de la verdad llegará en cuartos en los que se medirá a un Tsitsipas que le ganó el último duelo en los cuartos de final del Masters 1000 de Shanghai. Además las sensaciones en París del serbio son peores que en China. Seguro que hay redecillas sueltas de aquel último duelo y Djokovic quiere tomarse la venganza. Gran encuentro el que esperar el viernes y en el que ambos lucharán por un puesto en las semifinales del último Masters 1000 de la temporada.

Translate »