Crónicas

Tsitsipas, el sucesor a los dioses helenos

Tsitsipas Zverev Roland Garros
Foto: Roland Garros

El tenista griego, logró el pase a su primera final de Grand Slam. Stefanos Tsitsipas sometió a Alexander Zverev en semifinales de Roland Garros al ganar por 6-3, 6-3, 4-6, 4-6, 6-3 en la pista Philippe Chatrier. 

Nueva hazaña para dos tenistas que están proclamados para superar largas batallas y ser los dominadores sobre los años venideros. En estos instantes, su lucha entraba en ser el mejor tenista por el cuadrante inferior del Grand Slam parisino. El que se asomaba como mejor tenista de estos primeros meses del año, llegaba como ese príncipe que quería entrar en el reino de los inmortales legendarios.

La diferencia aumenta

Se palparían únicamente dos bolas de break durante todo aquel primer asalto y una de ellas sería cosechada por el jugador heleno. Sería cuando el teutón, por primera vez sacó la espada desde su saya pero caería en manos impropias de cara a sus intereses. Su ritmo aumentó dentro de esa faceta, pero esos pequeños detalles fueron suficientes para que el aspirante Tsitsipas se pusiera por delante.

Aquella mejora que iba demostrando el que llegaba como sexto cabeza de serie fue un hecho a la hora de poder escaparse en ese segundo set aprovechando también algún despiste del oponente. No fue posible respirar con algo más de ternura ya que el rival que tenía enfrente no iba a dar puntada sin hilo continuando por un lado muy eficiente. No solo llegó la igualdad sino que le supero ofreciendo una marcha más en esos golpes que eran capaces de tener muy lejano a esa posición de ataque. Los requisitos necesarios para poder acceder a la batalla final los estaba cumpliendo a la perfección el elegido por los dioses griegos.

Llega la reacción

La armadura teutona sería capaz de poder sobreponerse a esas duras lanzas que debió aguantar. Se escapó nuevamente queriendo ofrecer más cosas ascendiendo cercano a la red para cortar ese ritmo de fondo que no le estaba yendo del todo bien. Su primer golpe también le ayudó a poder ser más sobre el terreno de juego. Esa faceta fue concisa a la hora de buscar algún cambio en el envite.

Logró llevarse su primer set, para después poder continuar con esa tónica que tanto le había ayudado siendo capaz de dar la vuelta a un duelo que parecía estar meramente complicado de cara a poder aspirar a su segunda final en un campeonato de estas dimensiones. Pese a no visitar tanto la malla en ese cuarto asalto, el saque sería un gran aliado sabiendo encontrar el temperamento en los instantes de mayor grosor.

El saber definir

Cuando marcaban las 18:00 en la clepsidra de la capital francesa, cercanos a las tres hora de batalla, Stefanos debió estar cerca de presenciar la lona al tener que afrontar a un peligroso 15-40. Esa suma de confianza le dio un plus más a la hora de afrontar lo que llegaba. Se hizo fuerte y su estilo competitivo regresó a imponerse como no lo haría desde hace muchos minutos. Empoderado desde su servicio y el golpe de derecha ante un ‘Sacha’ extenuado por la complicada situación transcurrida para llegar hasta ese punto.

Con el agua al cuello, Zverev tuvo la capacidad de salvar cinco bolas de partido en todas metiendo un buen primer golpe. Acto seguido, la partida estaría en manos de la quinta raqueta del mundo. La primera que llegó con su primer golpe, la cosechó tras tres horas y 44 minutos

Translate