Curiosidades

Los diez triunfos más recordados de Federer en Wimbledon

federer diez mejores triunfos wimbledon
Federer saluda al público tras vencer a Nishikori en Wimbledon 2019 | Foto: zimbio.com

Tras lograr el año pasado su victoria número 100 en el Grand Slam británico, la web oficial de la ATP vuelve a recordar sus diez triunfos más emblemáticos en el All England Club, incluyendo victorias en finales pero también otras en rondas tempranas que tuvieron un impacto decisivo en su carrera.

Con su victoria ante el japonés Kei Nishikori en los cuartos de final de la pasada edición, Roger Federer se convirtió en el primer tenista de la historia en alcanzar las 100 victorias en un Grand Slam, en este caso, Wimbledon. El suizo, ocho veces ganador en la Catedral del tenis, posee un récord de 100-12 a lo largo de su carrera en este torneo.

De esos cien triunfos, la ATP recuerda en su página web los diez que más le han marcado en su paso por Wimbledon. Entre ellos, hay de todo un poco. Triunfos en finales, pero también otros encuentros muy duros que tuvo que afrontar en rondas tempranas y que, a la larga, se pueden calificar de decisivos en algunos de sus títulos en Londres.

La primera ante Christophe Rochus

Tres años después de alzarse con los títulos júnior en individuales y dobles, Federer estrenó su cuenta de victorias en el All England Club en la edición de 2001, partiendo como número 15 del mundo en aquel evento. Con su triunfo ante el mayor de los hermanos Rochus, Christophe, por 6-2 6-3 y 6-2 en 66 minutos, Federer rompió, así, su particular gafe en Wimbledon, donde había caído a la primera en sus dos anteriores participaciones (1999 frente a Jiri Novak y 2000 ante Yevgeny Kafelnikov).

El duelo ante Sampras (Número 4)

En ese mismo Wimbledon 2001, el destino le tenía reservada a Federer una victoria que se convertiría en uno de los puntos de inflexión más importantes de su carrera. El 3 de julio de 2001, el suizo se encargó de poner fin a la racha de 29 triunfos consecutivos de Pete Sampras en Wimbledon.

En un duelo de sobra conocido por todos, Federer inclinó al estadounidense en los octavos de final por 7-6(7) 5-7 6-4 6-7(2) y 7-5. “Muchos amigos me dijeron: ‘Este año puedes vencerlo’”, declaró Federer. Y tenían razón. Aunque la alegría le duró poco, puesto que dos días después cayó claramente ante Tim Henman en los cuartos de final.

El primer título ante Philippoussis (Número 11)

El primero de sus ocho títulos en Wimbledon llegó tras derrotar al cañonero australiano en la final del año 2003 por 7-6(5) 6-2 y 7-6(3). “Se lo demostré a todo el mundo. Fue un alivio porque los dos teníamos mucha presión de hacerlo bien en los Slams. Sabía que podía hacerlo, que tenía el juego para ello. Siempre he creído en mí mismo, fui capaz de mantener el nivel de las semis ante Roddick en la final. Levantar el trofeo es un auténtico sueño, reconoció el suizo que, durante el torneo, llegó a pedir la asistencia médica por problemas en la espalda.

La segunda final ante Nadal (Número 39)

En 2007, Federer alcanzó a Bjorn Borg sumando su quinto título consecutivo en Wimbledon. Aunque resultó una de las finales más duras que ha afrontado el helvético en el All England Club. Tuvo que esperar tres horas y 45 minutos para doblegar a Rafa Nadal por segundo año consecutivo (7-6(7) 4-6 7-6(3) 2-6 y 6-2). En el último set, Federer pasó de salvar cuatro puntos de rotura a lograr un break decisivo en el sexto juego (4-2) que lo catapultó hacia el título.

Significa mucho haber ganado a un campeón como Rafa y también igualar el récord de Borg. Fue un partido muy cerrado, le dije a Nadal en la red que él también se lo merecía. Me siento muy afortunado”, sostuvo.

Frenazo a Karlovic en 2009 (Número 50)

El suizo logró el medio centenar de triunfos en Wimbledon en el camino hacía su sexto título. En su encuentro de cuartos de final de 2009, Federer anuló al cañonero croata Ivo Karlovic por 6-3 7-6(5) y 7-6(3). “Creo que sobre hierba siempre me vuelvo más fuerte, me siento mucho más peligroso”, afirmó Federer tras obtener el pase a su 21ª semifinal consecutiva de Grand Slam.

El sexto título ante Roddick (Número 52)

Cuatro días después de la victoria número 50, llegó el sexto entorchado de Federer en Londres. Lo hizo tras una final épica ante Andy Roddick, que se decantó a su favor por 5-7 7-6(6) 7-6(5) 3-6 y 16-14 tras cuatro horas y 15 minutos de juego. Federer se convertía, así, en el jugador con más grandes de toda la historia, 15, superando a Sampras. También superaba a Borg con seis triunfos en Wimbledon, además de recuperar el número uno del mundo.

Remontada ante Falla en el partido inaugural de 2010 (Número 53)

A un juego, cuatro puntos. A esa distancia se quedó el colombiano Alejandro Falla para emular a Ivo Karlovic en 2003 (vs Hewitt) y mandar para casa al vigente campeón de Wimbledon en el partido inaugural. Federer cedió los dos primeros sets por 7-5 y 6-4, se recuperó en el tercero, 6-4, pero en el cuarto Falla sacó para ganar. Sin embargo, los nervios traicionaron al colombiano, que cedió su servicio y con ello dejaba escapar una oportunidad única de hacer historia. Federer se llevó ese set en el tiebreak y arrasó en el quinto (6-0) para evitar la debacle.

Tuve mucha suerte. Este año perdí algunos partidos que quizá debí haber ganado. Este es uno de los que debería haber perdido, pero finalmente lo logré. Así es como funciona el tenis sobre hierba”, admitió un aliviado Federer. Falla, por su parte, reconoció haber sentido nervios en ese momento crucial. “Dudé un poco por los dos primeros puntos, pero luego él jugó también algunos puntos buenos”.

Otra remontada ante Benneteau camino del séptimo (Número 64)

En 2012, Federer había comenzado de forma impoluta el asalto a su séptimo Wimbledon, cediendo apenas nueve juegos en sus dos primeros choques. Pero en la tercera ronda tendría que hacer frente a un duro examen ante el francés Julien Benneteau. Bajo la cubierta de la pista central, el galo se llevó los dos primeros sets y puso en una situación crítica al suizo.

Éste se recompuso ganando de forma sencilla el tercero, pero en el cuarto estuvo a dos puntos de perder el partido. En un desempate agónico, Federer sacó adelante el set y en el quinto sentenció con autoridad (4-6 6-7(3) 6-2 7-6(6) y 6-1). “La experiencia por sí sola no te hace ganar un partido. Tuve que esforzarme mucho y estoy muy feliz de cómo se dieron las cosas al final”, aseguró tras la victoria.

Nueve días después y también con el techo cubierto, el de Basilea acabaría sumando su séptimo Wimbledon y el 17º título de Grand Slam batiendo en la final a Andy Murray.

El octavo ante Cilic (Número 93)

En dos semanas en las que se comportó como una apisonadora, Federer superó a Sampras conquistando su octavo Wimbledon y su 19º Grand Slam. En la final, sin historia, doblegó a un mermado Marin Cilic por  6-3 6-1 y 6-4 para convertirse en el jugador más veterano, 35 años y once meses, en ganar Wimbledon en la Era Open.

La número cien ante Nishikori

Y así llegamos a la victoria número cien. Un mes antes de su 38º cumpleaños, Federer batió al japonés en cuatro sets (4-6 6-1 6-4 y 6-4) para acceder a su 13ª semifinal en Wimbledon y verse las caras con Nadal por 40ª ocasión. Federer se convirtió en el hombre más veterano en pisar una penúltima ronda de Grand Slam desde que lo hiciese Jimmy Connors en el US Open de 1991 con 39 años y seis días.

Translate »