Opinión

¿Cómo afectará el parón a la carrera de Rafael Nadal?

Nadal parón tenis coronavirus
Rafa Nadal pensativo durante un partido | Foto: zimbio.com

Rafael Nadal tenía como objetivo en 2020 igualar o intentar superar a Federer en la clasificación por los Grand Slam. En cambio después de un buen inicio de año el coronavirus ha creado una incertidumbre sobre sí volveremos a ver tenis en 2020. Analizamos como le afecta la pausa al balear

A estas alturas, no hace falta reseñar el daño que está causando la pandemia a muchísimos niveles. La vida de muchas personas ha cambiado y cambiará en un periodo de tiempo muy corto, con un vértigo absoluto. En el campo que nos compete, es decir, en el tenis profesional, el virus ha desencadenado un parón en el circuito sin precedentes y sin fecha límite. Los tenistas han visto cómo se frena su actividad y, por tanto, sus ingresos. Algunos de los grandes torneos ya han cancelado su celebración en el presente año, como Wimbledon, o la han pospuesto unos meses, pero acompañados de una gran incertidumbre, como es el caso de Roland Garros.

No obstante, hemos querido centrarnos en el segundo mejor jugador del ranking actual para analizar su situación particular. ¿Cómo afectará este freno de la actividad a la carrera de Rafael Nadal?

Un buen inicio de 2020

El jugador de 33 años, que cumplirá un año más el próximo 3 de junio, había protagonizado un rendimiento a comienzos de año más que decente, a pesar de perder en Australia en cuartos de final ante un inconmensurable Thiem. El español acababa de vencer en Acapulco y se preparaba para iniciar Indian Wells de la mejor manera tras su ausencia por lesión el año anterior. Es obvio que este parón, que impedirá seguramente disputar un partido de tenis con público en los próximos meses y que, por tanto, muchos de los grandes torneos no lleguen a disputarse, no favorecerá en ningún caso al mallorquín, que optaba el presente año a conquistar su decimotercer Roland Garros e igualar a Federer en número de grandes. Nunca estuvo tan cerca Nadal de conseguir igualar al suizo, por lo que la impotencia de no jugar en este caso es aún mayor.

Un parón que puede ser menos relevante

No obstante, es más preocupante aún el adivinar como afectará a la longevidad de su carrera, si cambia de alguna manera su planificación. Y ahí surgen más incógnitas, como saber el estado mental y físico en el que regresarán los tenistas a la competición.

En el caso particular de Nadal, también cabe destacar que, como punto optimista, un parón así puede llegar a ser menos relevante cuando un gran porcentaje de su carrera ya se ha disputado y ha conquistado un gran número de torneos y éxitos. No ocurre así en el caso de los tenistas jóvenes, que auguraban un gran año y hablaban del más que probable despegue de la nueva generación.

Tendremos que esperar un tiempo para ver de nuevo color en las gradas de los principales estadios, escuchar el estridente sonido del graderío de la Chatrier o visualizar la impecable indumentaria de color blanco en Londres, pero creo que es justo considerar que el día que regrese, sea cuando tenga que ser, habrá merecido la pena la espera.

Translate »