Curiosidades

Warning en tenis. ¿Conocemos realmente la norma?

norma warning tenis
Nadal hablando con la juez de silla | Foto: atptour.com

Todos aquellos amantes del deporte de la raqueta conocen sus normas principales, véase cuando conseguimos punto o cuando se considera que la pelota se ha marchado fuera. Sin embargo, no es costumbre que en las retransmisiones nos expliquen en qué se basa la figura del warning.

Al contrario de lo que pueda pensar, las reglas del tenis no emanan de la ATP y la WTA sino de la Federación Internacional (ITF). Esta recoge las normas sobre las que se estructura este deporte. Su Asamblea General Anual es el órgano responsable en última instancia para modificar las reglas de esta disciplina. ¿Pero qué pasa con el elemento de nuestro artículo?

El warning es una advertencia del juez de silla al jugador para que abandone un comportamiento indebido o una conducta irrespetuosa. No se trata de un mero toque de atención pues el tenista puede ser descalificado si sigue por esa línea. En las siguientes líneas se mostrarán sus consecuencias.

Su aplicación

A veces se aplica a jugadores díscolos por naturaleza y en otras ocasiones a jugadores que se relajan de más. Respecto al primero, es habitual que hayáis visto ser sancionados a Benoit Paire o Nick Kyrgios. El francés fue multado con en agosto de 2018 por su lamentable comportamiento en la derrota contra Marcos Baghdatis en 1ºR de Washington 2018. Obscenidad audible, conducta antideportiva y falta de esfuerzo fueron los cargos. De hecho, descargó su frustración con numerosas raquetas.

El segundo fenómeno suele verse con una cierta asiduidad. Entronca con el warning más común: por pérdida de tiempo en el servicio. Los jugadores disponen de 25 segundos para servir entre punto y punto, tiempo que algunos rebasan ese margen inintencionadamente. Es el caso de Rafael Nadal, que ya se las ha visto más de una vez con distintos umpires. Otro de los warnings más ligeros” es el aviso por pisar la línea de pista en el momento de sacar.

Este recurso es una forma de controlar y atar en corto a los tenistas más rebeldes e irrespetuosos. Aún así, perfiles como Paire o Kyrgios parecen tener carta blanca. La ATP necesita a sus bad boys y ellos la necesitan, simbiosis perfecta. El primer warning se resuelve con una advertencia del juez de silla mientras que el segundo se aplica con una acción similar y conlleva la pérdida de un punto.

Los casos más extremos

En caso de que sea llamado de nuevo la atención el mismo jugador, podrá incluso perder un juego. Los jueces tratan de usar más mano derecha que izquierda por lo que no suelen llegar a esta fase de la sanción. Cabe destacar que los actos más ofensivos omiten este proceso, ya que el jugador puede ser descalificado directamente o expuesto a multas milenarias. Un ejemplo del primer caso se pudo ver en Roma 2019 con Kyrgios como protagonista.

El aussie se enfrentaba en 1ºR del Masters 100 al noruego Kasper Ruud y acabó por perder los nervios. Fue descalificado en medio del tercer set (6-3/6-7/2-1) por lanzar una silla a la pista después de llevar ya tres violaciones del reglamento. Además de ser tremendamente abucheado por el respetable, se marchó con una multa de 20.000 euros y perdió la dotación que le correspondía del torneo (33.000 euros).

Este artículo termina con una pequeña moraleja. Chicos, todos podemos ser malos alguna vez. La cuestión es ser conscientes de ello y buscar el respeto mutuo para no ensuciar el deporte rey de la raqueta.

Translate »