Noticias

Rafa Nadal cambia la historia del tenis en Australia

Medvedev Nadal Open Australia
Nadal celebra un punto en el Open Australia | Foto: @australianopen

Rafael Nadal se ha convertido tras una épica batalla en el primer tenista de toda la historia en llegar a los 21 títulos de Grand Slam. Rafa además lo hizo remontada dos sets adversos y regalando una exhibición de pundonor (2-6, 6-7(5), 6-4, 6-4, 7-5).

Final histórica la que esperaba en el Open Australia 2022. Rafa Nadal y Daniil Medvedev. El español estaba a un paso de convertirse en el primer tenista de la historia en ganar 21 títulos de Grand Slam. Rafa había cuajado grandes partidos en el torneo, pero ahora quedaba la batalla más complicada. En frente estaba Medvedev, ese jugador que ya se ha consolidado en el circuito y que es la gran amenaza para Nadal y Djokovic. El ruso había mostrado todo su potencial en el torneo y cada vez estaba más cerca de asaltar el No.1 del ranking masculino.

Medvedev acaricia el título

Nadal comenzó llevando la iniciativa con su servicio. En el otro lado el ruso desde el primer momento empezó a imponer su solidez desde el fondo de la pista. Medvedev estaba muy cómodo y cometiendo pocos errores. Rafa por su parte no encontraba los primeros servicios para dominar y sufría en cada turno de saque. El primer break llegó en el quinto juego y Medvedev tras ganar el juego al resto en blanco se ponía 32 arriba. Desde ese momento Daniil empezó a sacar todas sus cualidades. Tras ganar cinco juegos consecutivos pasaba del 2-1 abajo hasta el 6-2 para acabar ganando la primera manga por todo lo alto.

Volvía Rafa a comenzar sacando y esta vez daba un golpe sobre la mesa en el cuarto juego. Rafa conseguía el primer break a su favor. El español además confirmó la rotura y se marchaba en el marcador hasta el 4-1. Nadal cada vez estaba mejor, pero entonces Medvedev volvió a convertirse en un muro el ruso. En el séptimo juego devolvió la rotura a Rafa para poner el 4-3. Nadal continuaba variado alturas intentando jugar a distintas velocidades para no facilitar el juego de su rival.

Rafa con mucha garra en el octavo juego respondió al ruso con un contra break y se quedaba con el servicio para cerrar la segunda manga. El noveno juego fue clave para el devenir del partido. Medvedev llegó a disponer de hasta cinco bolas de break. Nadal también tuvo bola de set con su servicio, pero finalmente el ruso cerraba el puño y se ponía 5-4. La segunda manga finalmente se decidió en el tie break. La igualdad fue máxima y el segundo parcial se decidió por pequeños detalles. Daniil fue el primero en llegar a la bola de set con el 6-5. Medvedev con un gran passing paralelo levantaba los brazos celebrando el segundo parcial y dejando casi el partido sentenciado.

Nadal da una lección de pundonor

Medvedev trabajó y mucho para sacar el primer juego adelante de la tercera manga pero lo consiguió para ponerse 1-0 arriba. Desde ese momento encarrilada el partido y es que Nadal estaba siendo dominado, pero estaba dando una lección de pundonor y de garras tras seguir luchando cada punto. El sexto juego se le ponía de cara al ruso y es que un 0-40 le daba tres bolas casi de partido. Rafa gracias a una nueva prueba de resistencia salvó todas ellas para poner el 3-3 en el marcador. En cambio Daniil no cedió ni un ápice con su servicio y era el que llevaba la iniciativa quedándose cada vez más cerca del título en el Australia.

Tras el 4-4 Medvedev sintió la presión y tras sus fallos había un 15-40 en el marcador. Rafa tiró un passing perfecto de revés y celebraba ese break que le daba esperanza en el partido. Todavía no estaba cerrado el set y quedaba lo que a priori podía ser más difícil, ganar el servicio. Sin problemas Nadal empezó a tirar profundo y conseguir winners tanto de derecha como de revés para cerrar por todo lo alto el tercer parcial y enloquecer a la grada.

Rafa manda el duelo al quinto

Ya en el inicio de la cuarta manga el partido empezaba a coger tintes épicos. Alternativas para ambos, largos intercambios y puntos que levantaban al público de los asientos. Medvedev estaba algo más parado de piernas y constantemente buscaba la dejada o subir a la red para intentar sorprender a un Rafa que iba a más. Nadal conseguía un break en el tercer juego que le hacía creer en la remontada. La fortaleza mental de Medvedev le daba como premio un contra break para volver a poner las tablas. El español restaba profundo y la bola le corría ante un rival que cada vez tenía más dudas.

El quinto juego es para verle repetido una y otra vez y es que tuvo hasta siete bolas de rotura Rafa y finalmente con un toque mágico de revés con Medvedev en la red sumaba esa rotura que le daba otra vez la iniciativa en el marcador. Con magia y bordando el tenis Rafa ponía el 4-2 mientras el público coreaba su nombre. Medvedev tuvo la oportunidad de igualar el marcador y es que a Rafa se le complicaron las cosas en el octavo juego con el 15-40. Nueva lección del balear que lo salvaba y se ponía 5-3. Medvedev tenía prisa y es que había dejado pasar una gran oportunidad. Nadal al resto tenía bola de set pero Medvedev la salvó. Luego con su servicio cerró en blanco el juego y Rafa mandaba el duelo al quinto set.

Nadal cambia la historia de este deporte

Un partido histórico y Rafa tras estar contra las cuerdas soñaba con levantar el título 21 de Grand Slam con una remontada épica. Nadal empezaba con una marcha desde el inicio y su derecha seguía funcionando ante las subidas a la red precipitadas de Medvedev. El español tuvo bola de break pero un winner de Medvedev salvó la situación y se ponía 1-0 por delante. Medvedev tras el segundo cambio de lado con el 2-1 solicitó la presencia del fisioterapeuta. Nadal tras el 2-2 volvía a tener más oportunidades de rotura. A la tercera en el set mandó una derecha paralela en carrera a la línea que le daba un break y le dejaba a tres juegos de una histórica remontada.

Medvedev iba a dejarse todo sobre la pista para lograr el contra break. Rafa estuvo al límite y necesitó salvar tres bolas de rotura. Gracias al servicio, el ruso no pudo poner ninguna bola en juego. Rafa finalmente sacaba el juego adelante y con el 4-3 dos pasitos le separaban del trofeo. La tensión se notaba en cada bola y con el 5-3 Nadal restaba para ganar la final. Medvedev ganó su juego y ponía el 5-4. Llegaba el momento y Nadal estaba con su servicio para cambiar la historia del tenis. Con el 30-0 todavía estaba más cerca. Medvedev no bajó los brazos y llegaron los errores de Rafa. Un revés se quedó en la red y Daniil ponía el 5-5 para seguir con el partido.

Nadal había dejado pasar una gran oportunidad pero iba a reaccionar nuevamente. El español quebró a Medvedev y con el 6-5 tenía una nueva oportunidad. Rafa necesitaba cerrar el duelo y evitar el super tie break. Con el 40-0 llegaba la bola de partido y esta vez con una volea cerraba el título más importante de su carrera a lo grande.

 

Translate