WTA

La peor temporada para el tenis femenino español desde hace 32 años

2019 peor año tenis femenino español
Garbiñe Muguruza decepcionado durante Wimbledon | Foto: telemadrid.es

Esta semana saltaba en redes sociales el dato. Un dato, sin duda, horrible para los/as amantes del tenis femenino español: Ninguna española conseguirá terminar el año entre las 35 primeras del ranking WTA. Algo que no ocurría desde 1987, año en el que Arantxa Sánchez Vicario y Conchita Martínez todavía no habían explosionado en el circuito. Desde entonces, siempre ha habido una o más españolas entre las 35 primeras. En 1988, Arantxa Sánchez Vicario finalizaba en el puesto 18. E incluso en 2002, año en el que Arantxa y Conchita ya no estaban en su mejor momento, la aragonesa terminó en el puesto 34 (al año siguiente conseguiría volver a acabar en el top 20). Este año, Garbiñe Muguruza terminará la temporada en el puesto 36 ó 37.

Durante estos años, además de Arantxa Sánchez Vicario y Conchita Martínez, otras  tenistas han conseguido meterse entre las 35 primeras de la WTA, aunque no todas amarraron el puesto a fin de temporada: Magüi Serna, Ángeles Montolio, Cristina Torrens, Virginia Ruano, Gala León, María Antonia Sánchez Lorenzo, Nuria Llagostera, Anabel Medina, María José Martínez, Garbiñe Muguruza y Carla Suárez. Precisamente estas dos últimas son las tenistas que las últimas temporadas han mantenido al tenis femenino español en lo más alto. Es decir, que no haya ninguna española entre las 35 mejores del mundo es algo muy poco frecuente y una muy mala noticia para el tenis español. Analicemos a continuación los posibles porqués.

Mal año para Garbiñe Muguruza y Carla Suárez

Las lesiones no han permitido a Carla Suárez Navarro luchar en pista con la garra que ella acostumbra. Eso ha llevado a que la canaria termine el año en el puesto 56. La que fuera su compañera de fatigas en dobles, Garbiñe Muguruza, tampoco ha tenido su mejor año. Una temporada llena de irregularidades, donde su mejor resultado ha sido la final en Monterrey (México), le ha llevado a la hispanovenezolana  no solo a terminar en el puesto número 36, sino a tener que afrontar el primer Grand Slam de la temporada (el Open de Australia) sin ser cabeza de serie (a falta de una carambola de última hora).

Aunque nunca ha terminado entre las 35 de la WTA, las lesiones también han acompañado a Lara Arruabarrena este curso. La donostiarra que llevaba desde 2012 acabando la temporada entre las 100 primeras (84 en 2018), no ha podido mantener la racha y ha salido del top 100 (155).

Paula Badosa y Aliona Bolsova, los brotes positivos

Si esta temporada ha tenido algún brote verde, ese ha sido la explosión de Paula Badosa, que finaliza el año en el puesto 92, y Aliona Bolsova, que aunque no ha mantenido el ranking, consiguió meterse entre las 100 primeras tras un Roland Garros de ensueño. Al final de la temporada pasada, ya predijimos desde Canal Tenis, que ambas eran el futuro del tenis español. Y así ha sido, veremos hasta donde son capaces de llegar en 2020.

Por último, mencionar a Sara Sorribes que ha concluido la temporada en el puesto 82. Podemos decir que pasito a pasito, la castellonense se está estabilizando en la élite, en el top 100. Este verano consiguió su primera final del circuito WTA en el torneo de 125.000 dólares de Bol en Croacia, llevándola a conseguir su mejor ranking histórico, el 64.

Sobre el autor

Iván Villanueva

Periodista, publicista y feminista. Apasionado del tenis femenino desde que de pequeño me topé en televisión a una tal Conchita Martínez jugando a algo que se llamaba tenis.

Translate »