Crónicas

Evans iguala la serie ante Australia en un partido que pasará a la historia de la ATP Cup

Resultados
Evans celebra un punto en la ATP Cup 2020 | Foto: @atpcup

Daniel Evans ha dado la campanada en la eliminatoria contra Australia. El británico superó en un partido sobresaliente de más de tres horas de duración a Alex De Miñaur (7-6(4), 4-6, 7-6(2)). Con la eliminatoria teniéndose que decidir en el dobles, el propio De Miñaur y Kyrgios se llevaron un épico episodio para avanzar a las semifinales. 

La primera eliminatoria de los cuartos de final en la ATP Cup enfrentó a Australia y Gran Bretaña. Los locales eran los favoritos sobre el papel tras el nivel que habían mostrado sus jugadores en las primeras series. Kyrgios jugó en sexta marcha para que en una hora y trece minutos su los aussies estuvieran a un triunfo de llegar a las semifinales. El segundo punto lo disputaron sus dos números uno, Evans y De Miñaur. El joven local venía de descansar en la última eliminatoria de la fase de grupos para llegar en mejores condiciones físicas al tramo final del torneo.

Un primer set de máxima tensión

Parece que en el inicio esto se notó y es que De Miñaur comenzó motivadísimo ganando su juego en blanco. Por si fuera poco al resto tras un eterno juego en el que se jugaron hasta 13 puntos el pupilo de Hewitt conseguía romper el servicio y tomar ventaja en el marcador. Desde el inicio se vio a Alex dominador desde el fondo de la pista con sus golpes planos y buscando una y otra vez el revés cortado de Evans para que no pudiera llevar la iniciativa. En el primer cambio de lado Australia llevaba un 3-0 en el marcador muy cómodo y con grandes sensaciones.

Poco a poco Evans fue calmando esos nervios de entrada en un partido de esta importancia. Después de sumar el primer juego al resto tenía dos bolas de break. El británico no perdonó y recuperó la desventaja para demostrar que no iba a vender barata su derrota. Más de 30 minutos de partido y el marcador sólo estaba 3-3 después del parcial de Daniel haciendo saber a los aficionados que esperaba un duro partido. El local volvía a animarse tras ganar su tercer juego de saque en blanco, sabiendo lo importante que era estar por delante en el marcador.

De repente ambos empezaban a dominar con su servicio. Se notaba el run run en la pista de incertidumbre ya que cada vez Evans estaba mejor. De Miñaur siempre estuvo por delante en el marcador, pero su rival igualaba el casillero sin sentir la presión. Así se fueron a un tie break en el que cada punto iba a tener una importancia vital. Los nervios llegaron y De Miñaur dio al aire en un smash quizás fruto del ansia. Tomaba primero ventaja Evans con un 3-0, pero De Miñaur se mantenía con vida con sus dos siguientes servicios. Con un passing recuperó el mini break y el público enloquecía. Un falló volvió a dejar en mala posición al aussi que después de tener un 3-0 a favor y un set de más de una hora acaba perdiendo la primera manga.

De Miñaur y su personalidad

Evans además era ahora el que llevaba la iniciativa sacando en primer lugar. Ganó su primer juego y comenzó a jugar un tenis más conservador en busca de los errores de su contrincante. En cambio Alex con esa personalidad que tiene consiguió un break que le ponía 2-1 en el segundo set. El público volvía a animarse y De Miñaur se contagiaba confirmado la rotura. Después parecía volver a meterse en un lío en un juego con un 15-40, pero que finalmente pudo levantar ambos bolas de rotura y poner el 4-2.

El partido tenía puntos increíbles por ambos lados, pero es que Evans estaba al nivel de un top-10 jugando durante los últimos games. El partido era espectacular para repetir una y otra vez. Al final, después de mucho sufrir De Miñaur se ponía 5-3 y estaba más cerca de ganar la segunda manga. Al resto llegó la oportunidad, esa bola de set, pero Evans salvó la situación y pudo reconducir el rumbo para poner el 5-4 y pasar la presión al otro lado. Con el saque y un 40-0 todo hacía presagiar que estaba acabado, pero Evans puso el iguales entre los lamentos de los aficionados locales. A la quinto bola si llegó la vencida y llevaba el partido al set definitivo.

Un tercer set agónico

De Miñaur daba sensación de estar algo más fresco físicamente. Evans comenzó con un 15-40 que podían cambiar el rumbo del partido. El carácter del británico volvió a sorprender al levantar el juego y tomar la iniciativa. Luego era el propio Daniel el que tenía esta oportunidad y no iba a fallar para gritar de rabia y silenciar el estadio al mismo tiempo. Al servicio hubo un cambio de estrategia, jugando el británico mucho más agresivo, haciendo incluso saque y volea.

El australiano necesitaba ganar el próximo juego si no quería ver empeorar las cosas. Alex lo consiguió y además sin problemas, ganando algo de moral para lo que restaba de encuentro. Con el 3-2 y el servicio del británico llegaron las oportunidades de quebrar y el australiano le devolvió a Evans con la misma moneda. El grito de Alex con el público hacía entender lo importante que era ese break. De Miñaur no era capaz de volver al partido y nuevamente cedía su saque. ¿Qué estaba ocurriendo? Nadie era capaz de mantener el servicio y De Miñaur devolvía el break que le hacían soñar todavía con el partido.

Evans empezaba a tener problemas físicos y De Miñaur lo sabía moviendo a su rival lo máximo posible. Esta vez sí logró mantener su servicio y el marcador estaba 4-4. El británico iba a poder sumar su servicio y restar para llevarse uno de los mejores partidos de la ATP Cup. El aussi sabía sufrir y resistir el acoso de su rival para poder igualar de nuevo el casillero. Entonces llegó, en el duodécimo juego una bola de break para el australiano que podía significar la eliminatoria, pero falló gracias al buen servicio de su rival.

Evans héroe británico

De Miñaur fallaba notando la presión en estos momentos y tras una volea en la red, su rival tenía dos bolas de partido. Con más personalidad que nunca, primero con un passing y luego una derecha ganadora lo salvaba. Entonces llegaba una más tras una volea ganadora del británico. Nuevo ganador de Alex, pero que seguidamente le acompañaba otro error no forzado para dejar otra oportunidad de partido a su rival. Un ace tocó esta vez que celebró con rabia. Al final pudo llegar al 6-6 y forzar el tie break en el set definitivo para delirio de los espectadores.

La grada apretaba más que nunca y los jugadores les pedían más y más ruido. Evans comenzó con otro globo espectacular a la línea y luego un mini break. Entonces cuando parecía tener el siguiente punto llegó la imposible defensa de De Miñaur para poner el 2-1 y seguir soñando. Un revés paralelo al más estilo Federer le ponía otra vez a Evans 4-2. Nuevo ganador de revés que le dejaban con dos servicios al 5-2 para cerrar el partido. A la primera logró el triunfo y puso la eliminatoria igualada tras un fantástico partido.

De Miñaur y Kyrgios apuestan por el doble

La eliminatoria habiendo durado ocho horas, gozó de épica hasta el último instante ya que Hewitt, confió en Alex De Miñaur y Nick Kyrgios también para el punto de doble y finalizaron con triunfo ante Jamie Murray y Salisbury (3-6, 6-3, 18-16). Un supertiebreak impecable, con una emoción bárbara y con el triunfo quedándose en casa con el desenlace protagonizado por el ojo de halcón.

 

Translate »