Crónicas

Andrey Rublev, Rey de Hamburgo

Rublev Tsitsipas Hamburgo 2020
Andrey Rublev levanta el título de Hamburgo 2020. | Foto: @atptour

Andrey Rublev derrota a Stefanos Tsitsipas (6-4, 3-6, 7-5) en la final del ATP 500 de Hamburgo, y consigue su quinto título ATP, y tercero de 2020. El ruso supo remontar en el tercer set, en el que Tsitsipas sacó para ganar la final, y ofreció su mejor tenis mental en los momentos clave. Ahora, llegará a Roland Garros con la confianza por las nubes.

Andrey Rublev y Stefanos Tsitsipas medían fuerzas por tercera vez en sus carreras. Las dos previas habían llegado en escenarios importantes; en las NextGen ATP Finals de 2018, en las que Tsitsipas se llevó el partido en 5 sets (sets a 4 juegos), y la segunda, en el US Open 2019, donde Rublev dio más y se anotó el triunfo en 4 sets (en la primera ronda).

Rublev llegaba más que rodado a Hamburgo. Si bien el ruso no lo hizo nada bien en Cincinnati, donde cayó en primera ronda, en el US Open llegaría a los cuartos con un tenis tremendo, y en Roma, a donde llegaría cansado, no podría pasar la segunda ronda. En Alemania, llegaba a la final tras superar, en un cuadro complicado, a SandgrenPaul, Bautista Ruud.

Tsitsipas, en cambio, no había conseguido buenos resultados desde el parón. El griego llegó a las semis en Cincinnati, pero no pasó de la tercera ronda en el US Open, ni de la primera en Roma. Llegaba a Hamburgo con pocas expectativas, pero en el torneo alemán empezó a entonarse, derrotando a EvansCuevasLajovic Garín en grandes partidos antes de la final.

Nos esperaba una grandísima final en Hamburgo, y no defraudaría en absoluto.

Rublev, mente de acero

El partido comenzó con claras señales de que lo que teníamos por delante era tenis del bueno. Un grandísimo primer set, en el que hubo unos cuantos breaks seguidos, y fue finalmente Rublev el que estuvo más atento al saque. A partir del 3-2 y saque, no volvería a flaquear demasiado con su saque (sólo concedería una bola de break más), y Rublev conseguiría cerrar el primer set por 6-4.

En el segundo, la historia sería muy diferente. Tal y como empezó el parcial, parecía que ambos habían conseguido estabilidad al servicio, pero poco a poco, Tsitsipas fue comiéndole terreno al ruso, para conseguir romper con 2-1, y después confirmar y colocar el 4-1. Esa rotura sería definitiva, y Tsitsipas se anotaba la segunda manga por 6-3.

El rey de Hamburgo se decidiría en el set definitivo. Sería una batalla, que el que más centrado estuviera se llevaría. Y todo apuntaba a que sería Tsitsipas el mejor en este aspecto. Después de varios breaks consecutivos, Tsitsipas empezó a dominar con el saque, hasta colocarse 5-3 arriba y restar para el partido. Entonces, Rublev se encendió, y, sin dar opción a Tsitsipas en ninguno de los cuatro juegos restantes, ofrecería su mejor tenis, sobre todo, mental, para cerrar el set final por 7-5.

Ahora, a Roland Garros

Ambos llegarán lanzados a Roland Garros, que ya está en juego. Por suerte, han coincidido en la parte alta del cuadro, y ambos debutarán el martes en París. Rublev lo hará ante Sam Querrey, en un partido que no debería causar demasiados estragos al ruso; y Tsitsipas arrancará ante Jaume Munar, en lo que sí puede ser un encuentro bastante más igualado.

Rublev y Tsitsipas podrían chocar en los cuartos de Roland Garros, y, visto lo visto, no parece nada descabellado.

Translate »