Noticias

Nadal a la final de Roland Garros tras la batalla que finaliza con lesión de Zverev

Nadal Zverev Roland Garros
Nadal es finalista en Roland Garros. Foto: Roland Garros

El tenista español Rafa Nadal accedió por decimocuarta ocasión a la final de Roland Garros después de que el partido ante Alexander Zverev finalizara por 7-6(8), 6-6 en más de tres horas de duelo. El alemán se marchaba lesionado.

Cuadro del torneo

Resultados del torneo

Llegaba el turno de las semifinales masculinas con los dos primeros protagonistas habiéndose impuesto en dos grandes partidos durante la jornada del martes. Nadal finalizó más tarde de la 1:00 de la madrugada venciendo a Djokovic y el alemán consiguió realizar un partido muy completo para dejar fuera a Carlos Alcaraz. Era la primera vez que el manacorí y el hamburgués se enfrentaban en Roland Garros aunque la décima en total.

La meteorología propinó que a partir de las 14:45 tuvieran que techar la Philippe Chatrier en consecuencia de la lluvia que estaba cayendo en París. Esa situación objetaba que debía jugarse todo el partido dentro de esas condiciones pese a que pudiera dejar de llover en la capital francesa. Zverev entró con las ideas muy claras en ese inicio de partido pudiendo quemar la pelota. Quiso imponer su juego agresivo mandando con sus golpeos por ambos lados. Aquella situación le llevó a colocarse con un quiebre por delante desde el primer instante de la cita.

Zverev es quién pega primero

Nadal obligado a tener que jugar defendiendo en muchas ocasiones de ese comienzo de partido. Las sensaciones de Sacha eran muy completas y el español se vio obligado a tener que buscar un ideario nuevo en que se basaba en ser él quién también pegaba a la bola per también con cortar el juego del alemán mediante dejadas o golpeos cortados. Una dinámica que le valdría para cortar el ritmo de Alexander y sacarle de su zona de confort.

El duelo tuvo su momento de arrancar esa batalla mental en la que el español suele leer muy bien los partidos. Supo saber que por momentos debía defender, pero encontró esa dinámica que le pudo valer para poner en dudas al alemán y dejarle sin esas grandes sensaciones con las que arrancó. El ganador en 13 ocasiones en esta pista Philippe Chatrier se encontró con igualar el partido mientras el No.3 del mundo tuvo que pasar por instantes donde perdió ese timing con varios errores no forzados sobre todo con su derecha.

Nadal aguanta y cambia el rumbo

Aun así, el alemán aguantó a nivel mental y el 4-5 fue un momento clave que pudo salvar. Juego muy competido que varió con muchas sensaciones y Rafa lo intento. El partido disponía de un nivel muy alto en aquellos momentos de una cita que estaba cabalgando por el lado gustoso de la gente que se situaba en la cancha central. Levantó tres bolas de set y aquello le desquitó de lo sucedido minutos antes.

Nadal estaba muy justo con el reloj a la hora de poner la bola en juego y en un cambio de lado el juez de silla le representaba que iba al límite. El español alegaba con que estaba empapado de sudor y en consecuencia de eso debía de ir a por la toalla en todos los puntos y a la hora de servir únicamente cogía una bola ya que la del segundo saque no se la podía meter en el bolsillo. Ese juego que sacó Nadal con 6-5 fue un nuevo ejercicio de nivel psicológico ya que vio que Alexander había atinado en los golpeos nuevamente.

La muerte súbita es para Nadal

Llegaron a la muerte súbita mientras se situaban en los 75 minutos de partido cuando entraron en ese juego definitivo de la primera manga. Fue Nadal quién comenzó con un mini break pero presenció cómo se le escapaba la diferencia con algún error que los sufría. Todo parecía indicar que Zverev sería el ganador de este primer parcial yéndose al 6-2 mientras el español hacía un gesto hacia su box donde indicaba que la bola estaba muy pesada.

Nadal pudo sacar su magia para ir poco a poco remontando pegando bastante más fuerte a la bola y pudiendo someter en dudas además de poder llevarse un punto de capacidad defensiva enorme que le pasó a Sacha. Llegaron al 6-6, pero el juego iba a tener más recorrido sin que ninguno diera su brazo a torcer. Fue el español finalmente quién a la tercera bola de set dentro de la muerte súbita quién se lo llevó con un enorme revés paralelo con una hora y 33 minutos de duración de parcial.

Lucha brutal

Nadal marchó a los vestuarios para cambiarse la ropa y pasaron más de seis minutos desde que terminó el último punto del primer set. Acudió a la cancha con esa intensidad de querer dar ese paso adelante valiéndose del lamento de Alexander. Consiguió el break en blanco para colocarse con 1-0. Hicieron el cambio de lado y un juego que parecía controlado por parte del cabeza de serie No.5, el alemán no lo dejó escapar y sin cometer errores se vio validado para que el juego fuera suyo.

Sin embargo, en el próximo turno, les estaba costando mucho poder terminar el punto por el peso que estaba teniendo la bola y se vieron teniendo que jugar bastantes peloteos. Juego de los luchados que pudo llevarse Rafa con un último punto de una enorme intensidad con ambos ocupando todos los recovecos de la pista y pese a finalizar con un error de Zverev, se puede describir como uno de los puntos del torneo. Con lo cual, el español volvía a ponerse con quiebre por delante y servir en el próximo juego con bolas nuevas.

No pudo contener ese turno de servicio ya que perdió bastante el control y cometió errores no forzados con la bola nueva saliendo bastante más rápida y sin poder tener los apoyos necesarios a la hora de empalar la bola. Tras perder el saque, inmediatamente fue a cambiar la raqueta en busca de una tensión más sólida en su instrumento. El próximo juego volvió a ser luchado pero fue el primer juego en el parcial que fue sacada adelante mediante el servicio. Aun así, Zverev debió levantar una bola de break en una cancha que estaba muy lenta y que transcurrían mediante una enorme lucha tanto física como mental.

Llega la lesión de Zverev

Zverev tuvo servicio para poder ganar el set pero Nadal volvió a sacar su épica para poner el iguales en el encuentro y lo salvó mediante un juego con puntos espectaculares. Lo celebró como si hubiera sido la victoria del partido ya que ese 5-5 fue el primer juego al saque que sacaba Nadal en toda la cita. El nivel volvía a ascender por parte de los dos tenistas y estaba tirando de épica y físico.

Estaba siendo una auténtica batalla por parte de ambos. Zverev, pudo servir para poner el 5-6 y después con 40-30, Nadal atacaba con su derecha y Zverev se resbalaba yéndosele todo el tobillo de derecho y con gritos de dolor estremecía a todo el mundo. El español fue a presenciar cómo se encontraba mientras acudía el médico a la pista y le sacaban de la pista en silla de ruedas. Los gritos de dolor del alemán eran terribles. En ese momento, Nadal ganaba el punto para disputar el tie-break del segundo set cuando superaban las tres horas de juego.

El alemán acudía a la cancha con muletas para despedirse del juez de silla y del público. Un enorme partidazo que finalizó de la peor manera posible con Nadal habiendo superado su partido de semifinal ante Zverev en Roland Garros. El español celebraba su 36 cumpleaños con una nueva final en París.

Translate