Noticias WTA

Seles: “Con 17 años no tenía muchos amigos, socialmente tuve problemas”

mónica seles wta declaraciones
Sabatini y Seles se hacen un selfie | Foto: wtatennis.com

En una entrevista a Daily Mail, Monica Seles habló por primera vez acerca del trágico suceso que sufrió el 30 de abril de 1993, cuando recibió una puñalada en la espalda por parte de un fan obsesionado con Steffi Graf en el torneo de Hamburgo. 

El 30 de abril de 1993 la histórica carrera profesional que estaba protagonizando Mónica Seles se detuvo en seco. Aquel día, la tenista de origen serbio disputaba su encuentro de cuartos de final del WTA de Hamburgo (Alemania) frente a la búlgara Magdalena Maleeva cuando, en uno de los habituales descansos entre juegos, un desequilibrado mental obsesionado con Steffi Graf, cuya identidad respondía al nombre de Günter Parche, le propinó una puñalada en la espalda que le acabó causando un fuerte trauma a nivel físico y personal que derivó en un abandono temporal de la competición.

Desde aquel día, la vida, tanto personal como profesional, de la ex número uno del mundo no volvió a ser la misma. Una tenista que en el momento de este trágico suceso no paraba de destrozar récord tras récord de precocidad y amenazaba con convertirse en la mejor de todos los tiempos. Con solamente 19 años, Seles había levantado ya ocho títulos de Grand Slam (tres Open de Australia, tres Roland Garros y dos US Open), además de proclamarse también campeona en tres ocasiones de las WTA Finals. Tras la agresión, Seles regresó, pero ya no era la misma de entonces. Su inagotable talento le permitió sumar un nuevo título en Australia y alguna que otra final más de Grand Slam pero nunca más logró volver a exhibir ese extraordinario nivel de sus inicios.

Ahora, 27 años después de aquello, la jugadora nacionalizada estadounidense revela en una entrevista al diario británico Daily Mail por primera vez sus sentimientos durante el período más difícil de su vida, una época que también incluye el hecho de haber lidiado con una enorme presión siendo tan sólo una adolescente. Seles reconoce que pasó por una depresión tras aquello y también las dificultades que existía en aquella época para entablar amistad con el resto de jugadoras del circuito.

Una niña prodigio

Había derrotado a Navratilova en Roma y poco después a Steffi Graf en Berlín, ante su público. Nunca había jugado tan bien. Cuando llegué a París pensaba que todo estaba sucediendo demasiado rápido. Tanto era así que no sabía a qué me enfrentaba. Cada vez que salía a la calle me encontraba a gente que decía: ‘esa es la chica’. Tenía sólo 16 años y no había manera de escapar de eso”, explicó Seles en declaraciones recogidas por Mundo Deportivo.

Dificultad para socializar

Con 17 años yo no tenía muchos amigos. En el tenis nadie hablaba mucho con las demás, pero tampoco fuera del tenis. En esa época todavía no había Internet. Para mantenerte en contacto sólo tenías el teléfono del hotel, no había otra manera de ponerse en contacto con alguien. Socialmente tuve problemas. Sé que mis padres lo hicieron lo mejor posible, pero sólo yo sabía lo duro que era no tener a nadie con quien poder hablar”.

La presión y el beneficio de compartir su historia

Me alegré mucho cuando Coco (Gauff) habló de su depresión, sobre todo con su edad. Se trata de algo muy importante, fue increíble cuando lo expresó en público. La presión que soportan estos jóvenes es enorme. Muchas veces me preguntan si yo también la sentí. Quizá para ellos yo no soy más que un dinosaurio. Por lo tanto, es muy importante que alguien de su propia generación también lo diga”.

“Antes veíamos esto como algo que podía influir negativamente en tu carrera, como si reconocerlo te quitase algo de ventaja sobre los demás, pero creo que eso ahora ha cambiado mucho. No hay que sufrir en silencio como lo hice yo. Yo tuve que lidiar con un conflicto interno durante mucho tiempo. Ojalá esos viejos tiempos hubieran ocurrido más despacio, pero las cosas vienen como vienen”. 

Translate »