Curiosidades

La ardua historia de Rafa Nadal con París-Bercy



Rafa Nadal París Bercy
Rafa Nadal, en las semifinales de París-Bercy 2009 ante Novak Djokovic. | Foto: zimbio.com

Rafa Nadal llega al Masters de París-Bercy 2020 como favorito al título; probablemente, más que en ninguna otra ocasión. Aunque lo cierto es que las ocasiones no han sido tantas, porque, por unas cosas u otras, el manacorí solo ha disputado el torneo parisino en 7 ocasiones. Repasamos la trayectoria de Rafa al este de la capital de Francia (que la del oeste ya la sabemos bien).

Mucha gente ha querido poner a Rafa Nadal siempre la pega de que su desempeño en pistas cubiertas no era muy bueno. Y no se puede decir lo contrario con las estadísticas en la mano, porque Rafa sólo ha sumado dos títulos en 35 eventos disputados bajo techo: Madrid 2005 en cemento, y Sao Paulo 2013 en arcilla.

Estas estadísticas, no tan buenas para alguien como Rafa Nadal, tienen una explicación: la forma física con la que Rafa Nadal ha acostumbrado a llegar a los torneos de final de año, que son los que se juegan en pistas cubiertas. Los hechos así lo dictan; Rafa se ha saltado París 9 veces desde 2004. Saltarse 9 implica sí haber jugado 7, pero lo cierto es que encontrar un Rafa Nadal en plenitud física en Bercy ha sido una misión casi imposible siempre.

2007-2009: Único período de participaciones consecutivas en Bercy

Rafa Nadal debutó en Roma en 2005. Era el último Masters 1000 en el que debutaba, habiendo disputado ya el cuadro final de todos los otros… Excepto París, en donde no debutaría hasta 2007. En 2005, la famosa lesión del pie que hizo plantear a Rafa Nadal su retirada, fue la que evitó la presencia del mallorquín en Bercy, siendo una decisión personal el motivo de su ausencia en 2006.

Llegó 2007, y Nadal, entonces número 2, arrancó arrasando a Filippo Volandri, Stan Wawrinka Mikhail Youzhny en las tres primeras rondas del torneo, sin concederle a ninguno más de 7 juegos. En las semifinales, ganaría en tres reñidos sets a Marcos Baghdatis, antes de ser arrasado por David Nalbandian en una incontestable final (4-6, 0-6). Sería su primera y última final hasta la fecha.

En 2008, Rafa parecía seguir dando una imagen bastante buena en el Palais Omnisports de Paris-Bercy, arrancando su participación en el año de su oro olímpico con victorias muy cómodas ante Florent Serra Gael Monfils. En los cuartos de final, le tocaría enfrentarse a un genio del indoor como Nikolay Davydenko, y Nadal tendría que abandonar (abucheado) tras el primer set, con un problema en las rodillas que le privaría también de la Copa de Maestros de Shanghái.

Por último, en 2009, después de un año complicado con la tendinitis de sus rodillas, conseguiría jugar en un buen estado físico el torneo parisino, cayendo de forma estrepitosa en las semifinales ante Novak Djokovic, después de mucho desgaste en tres partidos largos ante Nico AlmagroTommy Robredo Jo-Wilfried Tsonga.

2013: El título en Bercy no cae ni en el año más perfecto de Nadal

Tras esas tres primeras participaciones entre 2007 y 2009, Rafa Nadal estaría tres años seguidos sin jugar en Bercy, más por decisión propia que otra cosa en 2010 y 2011, donde sí jugó sin problemas la Copa de Maestros en Londres; y por la vuelta de la tendinitis en 2012, donde no jugó nada a partir de Wimbledon.

En 2013, todo le salía de cara a Rafa Nadal, campeón en Roland Garros, US Open, Indian Wells, Madrid, Roma, Montreal o Cincinnati; y se vislumbraba una buena oportunidad de sumar el primer título en Bercy. Todo empezó de cara, cuando ganó sin ceder sets a Marcel GranollersJercy Janowicz (vigente finalista) y Richard Gasquet en los tres primeros partidos. Pero David Ferrer, que venía lanzado, daría a Rafa el mayor revés, ganándole en las semifinales con un cómodo 6-3 y 7-5, volviendo a frustrar las intenciones del balear de coronarse finalmente en Bercy.

2015: No se esperaba mucho, y no hizo mucho

A quienes hemos seguido con fidelidad la carrera de Rafa Nadal, recordar el 2015 no nos gusta demasiado. Pero no queda más remedio, y, para no faltar a la verdad, quizá los torneos cubiertos de 2015 fueron lo mejor que vimos del mallorquín en aquel terrible año. En la edición de Bercy de 2014, Rafa no jugó por apendicitis.

Rafael se plantaba en París después de recuperar algo las sensaciones alcanzando la final de Basilea una semana antes. Y el comienzo en el cuadro no sería malo, arrollando a Lukas Rosol, que se lo había puesto muy difícil hacía 5 días en Suiza. En su segundo encuentro salvaría hasta una bola de partido ante Kevin Anderson, pero en los cuartos, caería sin remedio en dos tiebreaks ante Stan Wawrinka.

2017 y 2019: Mismo comienzo, mismo desenlace

Después de ausentarse en 2016 por la muñeca, Rafa jugaría en 2017 tras ganar dos Grand Slams, llegar a la final en otro, ganar dos Masters 1000, y dos ATP 500. Llegaba en aparentes perfectas condiciones a París, pero la realidad fue otra muy distinta. Ganó a Hyeon Chung en el primer partido para asegurarse terminar el año como número 1 del mundo, pero terminaría su victoria ante Pablo Cuevas lesionado, obligándose a abandonar antes de los cuartos de final frente a Filip Krajinovic.

En 2018, volvería a faltar en Bercy por los problemas de rodilla del US Open, y en 2019, parecía volver a llegar en muy buena forma a París. Y así fue, jugando unos partidazos ante Adrian MannarinoStan Wawrinka Jo-Wilfried Tsonga. Pero la suerte volvería a no acompañar a Rafa Nadal, y sufriría una lesión abdominal antes de la semifinal ante Denis Shapovalov, volviendo a dar walkover, como en 2017.

2020: ¿Es el momento?

Qué lejos queda ya 2017, cuando Rafa Nadal disputaba su primera, y hasta ahora última final en Bercy ante Nalbandian. Desde entonces, parecía que en 2008, 2013 o 2017 podía ser su momento, pero las lesiones, o malos días en la oficina, lo apartaron del sueño.

En 2020 llega con frescura y sensaciones, sin haber jugado nada desde su último trofeo en el lado oeste de París, en Roland Garros, hace ya tres semanas. Su idilio con París todavía no se ha extrapolado al este de la ciudad, pero, quizá en este atípico 2020, y sin Djokovic ni Thiem en el cuadro, haya llegado el momento. Lo descubriremos en los próximos días.

Sobre el autor

Hugo Durán

Devoto del tenis y todos los deportes de raqueta. Juego al pádel en mis ratos libres. Vi a Safin ganar Australia con 15 horas de vida.

Comentar...

Click aquí para escribir un comentario

Translate »