Curiosidades

Final Wimbledon 1972: Stan Smith – Ilie Nastase

Smith Nastase Wimbledon 1972
Smith y Nastase tras la final en Wimbledon 1972 | Foto: wimbledon.com

El torneo británico vivió una de las finales más recordadas. Stan Smith e Ilie Nastase fueron los protagonistas. El resultado acabó a favor del estadounidense (3-6, 6-4, 6-4, 4-6, 7-5) aunque los dos fueron vitoreados tras el gran nivel que mostraron durante todo el encuentro. 

Wimbledon es la Catedral del Tenis. EL tercer Grand Slam del año ha visto grandes encuentros a lo largo de su historia. Para muchos la de Borg contra McEnroe (1980) y la de Federer contra Nadal (2008) son los mejores o dos de los mejores partidos en singles de toda la historia de este deporte. Antes de estos dos partidos había uno que todos consideraban como el mejor de todos, uno que enfrentó en 1972 a dos estilos de tenis totalmente diferentes, por un lado el de Stan Smith y por otro el de Ilie Nastase.

El estadounidense era un jugador muy alto para aquel entonces con su 1,93. Sus grandes armas eran el saque y la volea. En sus años más jóvenes fue soldado de la Armada de los Estados Unidos. Hubo un duelo que le marcó su carrera. Una final perdida ante John Newcombe en el quinto set. Después de esta derrota su gran objetivo era poder conquistar Wimbledon. En la próxima ocasión debía estar más concentrado y llegar en buenas condiciones a los momentos críticos que deciden al ganador del encuentro.

Smith llegaba con mucha confianza, ya que había ganado el Open de los Estados Unidos y había llegado a lo más alto del ranking mundial. En Wimbledon 1972 no había tenido un cuadro sencillo. El ruso Alex Metreveli fue su rival en cuartos y el checo Jan Kodes en las semifinales. En la final su rival iba a ser Ilie Nastase.

El de Bucarest venía de ser finalista el año anterior en Roland Garros, aunque acabó cediendo frente a Jan Kodes. También ese mismo año había salido campeón en el Masters. Su gran cuenta pendiente era ganar un Major. En aquellos momentos ocupaba la segunda plaza del ranking y amenazaba la figura del número 1. El rumano era un tenista con mucho carácter y mucho más pequeño y rápido que su rival en esta final.

Nastase era un especialista en tierra batida como marcan los números en esta superficie y tenía un gran juego de fono como buen terrícola. En cambio gracias a su creatividad con la raqueta en la mano consiguió grandes éxitos sobre pista dura y hierba. El cuadro le había deparado enfrentamientos contra Jimmy Connors en cuartos de final o una de las leyendas del tenis español, Manuel Orantes en semifinales.

La final de Wimbledon 1972

El primer set tuvo una larga y dura batalla. Al final Nastase que había salido con una gran energía pudo ser mejor que su rival para llevarse la primera manga por 6-4. Stan Smith no podía dejar escapar la oportunidad que llevaba tiempo esperando para vengarse de aquella derrota contra Newcombe. Siguió fiel a su estilo de juego y entonces llegó la recompensa en forma de dos sets consecutivos, ambos por 6-3, que le daban la vuelta al marcador. Ahora el que estaba contra las cuerdas era Nastase.

Esto solo era la presentación de lo que iba a llegar después. Dos sets mágicos, de lo mejor que se recuerdan en la historia del tenis. El público de Londres empezó a animar al rumano, ya que querían ver más final y para ello necesitaban una quinta manga. Todo se encaminaba al final del partido cuando en la cuarta manga Smith tomó ventaja con un break. Nastase de repente se iluminó y con un juego muy variado pero sobre todo eficaz, logró romper en dos ocasiones el servicio de su rival que no entendía nada. De repente el set había acabado con un marcador de 6-4 favorable a Nastase que forzaba el quinto set.

Un quinto set soñado

La guinda a la final fue ese quinto set que pasó a la historia del tenis. Un parcial a un nivel excelso con puntos que levantaban los aplausos continuos de los espectadores. Igualdad máxima en el marcador hasta llegar al 4-4 y ambos estaban a 2 juegos de conseguir campeones. Luego con el 5-4 Nastase sacaba y Smith tenía un 15-40 a su favor que significaban dos bolas de partido. Ilie subió a la red y con valentía salvó ambas para poner el 5-5 y ganar confianza después de estar contra las cuerdas.

Smith no cedía con su juego y nuevamente volvía a tomar la iniciativa con el 6-5. De la peor manera llegaba el 30-40 y es que tras una doble falta el estadounidense tenía la tercera bola de partido. Nastase de la misma manera, en la red salvó el punto y siguió con esperanza en el partido. Luego otra nueva oportunidad tras un gran punto. Esta vez falló el rumano en la red y Smith se lanzaba al suelo como el nuevo campeón de Wimbledon.

 

Translate