Curiosidades

Feliciano López y su especial idilio con Queen’s

idilio feliciano lópez atp queen's
Feliciano posa con su primer triunfo en Queen's 2017 | Foto: zimbio.com

El tenista toledano, actual número 56 del mundo, ha escrito sus páginas más gloriosas en el circuito ATP en el torneo de Queen’s, donde ha salido vencedor hasta en tres ocasiones. En 2017 inscribió su nombre en el palmarés del torneo por primera vez, mientras que el año pasado logró la gesta de hacer doblete en individuales y dobles.

Feliciano López supo desde el primer momento que había nacido para jugar en hierba. Su potente servicio, unido a su gran volea y a su preciosista revés cortado, lo convirtieron desde el principio de su carrera en un jugador apto para lograr cosas importantes sobre césped. Sobre esta superficie es donde el toledano ha alcanzado sus mayores cotas a nivel profesional. Tres cuartos de final en Wimbledon (2005, 2008 y 2011) y cuatro de sus siete títulos ATP a nivel individual (Eastbourne 2013, 2014 y Queen’s 2017 y 2019).

Precisamente, de su gran bagaje en el actual ATP 500 de Londres es de lo que vamos a dedicar este artículo. Una final (2014) y dos títulos (2017 y 2019) en materia individual y otro más en dobles (2019) muestran un rendimiento envidiable en uno de los eventos con más historia del circuito.

2017: Primer triunfo al límite

Tres años después de ceder en una apretadísima final ante el búlgaro Grigor Dimitrov en tres tiebreaks, Feliciano logró el que sería el título más importante de su carrera. No fue un camino de rosas para el toledano, que se cargó a cuatro cabezas de serie por el camino (Stan Wawrinka, Tomas Berdych, Grigor Dimitrov y Marin Cilic). Las tres últimas rondas fueron de auténtico infarto. En cuartos frente a Berdych, 7-6 6-7 y 7-5, mientras que contra Dimitrov se cobró la revancha en semis por 7-5 3-6 y 6-2. En la final esperaba otro duro examen, el croata Marin Cilic, cuarto cabeza de serie del cuadro y que un mes más tarde alcanzaría la final en Wimbledon.

El encuentro fue de menos a más en emoción, acabando con triunfo del español por 4-6 7-6 (2) y 7-6(8) tras dos horas y media de juego y salvando un punto de partido en el set decisivo. La recompensa: primer ATP 500 de su carrera y regreso al top25 del ranking ATP.

2019: Doble gesta en su peor momento

Las cosas no pintaban nada bien para Feliciano López hace justo un año. Relegado al puesto 113 del mundo, el toledano veía peligrar su racha de participaciones consecutivas en Grand Slam, así como la disputa del resto de eventos importantes del circuito como los Masters 1000. Tan delicada era la situación que el español no descartaba la retirada al término de aquella campaña si no lograba enderezar las cosas.

Pero aquella semana de mediados de junio de 2019 le tenía reservada al español una gran sorpresa y además por partida doble. Obligado a disputar con una invitación de la organización el torneo del que había sido campeón dos atrás, ‘Feli’ debutó con una trabajada victoria en tres sets ante el húngaro Marton Fucsovics, pasando directamente a cuartos de final tras la no comparecencia por lesión del argentino Juan Martín del Potro.

Tal como sucedió en 2017, las emociones fuertes llegarían a partir de los cuartos de final. En dicha ronda, el español logró zafarse de un otrora finalista de este torneo y de Wimbledon, como es el canadiense Milos Raonic, por 4-6 6-4 y 7-6. Ya estaba otra vez en semis y la posibilidad de volver a coronarse en Londres aparecía de nuevo en su cabeza. El joven Félix Auger-Aliassime fue su siguiente víctima en la penúltima ronda y otra vez, recurriendo al tercer set (6-7 6-3 y 6-4).

La gran final enfrentaría a dos viejos rockeros, Feliciano y el francés Gilles Simon. Este reaccionó de manera sensacional a un gran arranque del español, que llegó a estar 6-2 y 4-3 arriba, para empatar el encuentro y que todo se decidiese en otro tiebreak. Ahí, Feliciano se mostró más convencido y no necesitó salvar ninguna bola de partido como en 2017 para levantar de nuevo la copa de campeón en Queen’s tras casi tres horas de juego (6-2 6-7(4) y 7-6(2)).

Con 37 años y diez meses, el toledano se convertía en el campeón más veterano de este torneo, algo de lo que se congratuló posteriormente en rueda de prensa. “No me lo imaginaba, la verdad. Pero cuando cree en sus posibilidades, hace las cosas bien y continúa luchando, estas cosas pueden llegar a pasar. La realidad es que nadie había ganado este torneo a esta edad, los números no fallan”, sostuvo el español en declaraciones a la web oficial de la ATP.

Pero ni mucho menos se terminó aquí la fiesta. Durante toda la semana, Feliciano compaginó sus esfuerzos en el cuadro individual haciendo pareja en el de dobles con Andy Murray, que regresaba a las pistas tras una grave operación de cadera a finales de enero. El español no acusó el desgaste. Es más, se le vio incluso disfrutar de la experiencia desarrollando una gran complicidad junto al escocés, con el que acabaría levantando también el título por parejas tras derrotar en la final al también británico Joe Salisbury y al estadounidense Rajeev Ram (7-6(6) 5-7 y 10-5).

Esto sólo puede ocurrir una vez en la vida, es increíble. Me hace muy feliz que Andy haya jugado conmigo y me alegro de verle de vuelta a las pistas”, declaró el toledano tras una semana de ensueño en Queen’s, el torneo que más alegrías le ha dado y que esperemos, le siga dando en el circuito.

Translate »