¿Sí o No?

¿Acierta Federer jugando la gira de tierra batida?



Roger Federer jugando un partido en Roland Garros
Roger Federer jugando un partido en Roland Garros | Foto: eurosport.es

Roger Federer vuelve este 2019 a competir sobre arcilla. Madrid, Roma y Roland Garros tendrán el privilegio de ver en acción al suizo en uno de sus últimos años. Algunos creen que puede perjudicar para la gira de hierba y el último tramo de la temporada. ¿Es buena decisión de Federer jugar estos torneos?

Mucho que ganar poco que perder

Fede Tirrito

Hace tiempo que Roger Federer muestra signos del paso del tiempo. Juega una cantidad determinada de torneos y hasta saltea por completo tres meses de calendario porque el polvo de ladrillo no ayuda con su juego y especialmente con el cuidado de su estado físico.

Pero luego de dos años, el mayor campeón de Grand Slams vuelve a esa superficie que le fue tan esquiva en su carrera, principalmente por tener a una máquina descomunal del otro lado de la red como fue y es Rafael Nadal.

Todavía no se sabe cómo responderá al pique lento, que provoca usualmente peloteos más largos. La estrategia de Federer en los últimos años se ha concentrado en juego corto de saque y volea. No obstante su naturaleza competitiva es lo que le funciona como motor.

Es consciente de que tiene varios rivales mucho mejor preparados desde la parte física. Pero a él no le importa, siente que todavía puede dar un poco más al tenis. Que no hemos visto lo último del gran Roger en el Philippe Chatrier. Además es un jugador que ha respondido en momentos cuando se pensaba que su etapa gloriosa ya había terminado. Más allá de los rankings y títulos, Federer va por un desafío más en su extensa trayectoria. Además llega en un momento de forma espléndido tras la final en Indian Wells y el título en el Miami Open que le colocan como líder en la Race to London.

Federer besa el título de Roland Garros 2009
Federer besa el título de Roland Garros 2009 | Foto: www.elpais.com
Una apuesta que puede salir cara

Alonso Marí

Que Roger Federer es una de las grandes leyendas de la historia del tenis es un hecho irrefutable. También lo es que es el jugador con mayor colección de títulos de Grand Slam de la historia. No obstante, entre esa ristra de títulos tan sólo se localiza un título de Grand Slam sobre la tierra batida de París. Y sin lugar a duda, la raíz de este problema ha sido el estratosférico nivel de Rafael Nadal sobre el polvo de ladrillo. Pese a todo, ha sido capaz de conquistar el Grand Slam que se disputa en Francia En este punto de su carrera, tras ausentarse de la gira de clay los últimos dos años, la decisión de volver a participar es tan chocante como ilusionante. La oportunidad de volver a ver a Roger durante la siempre soleada primavera de tierra es un verdadero lujo que debemos valorar.

No obstante, existen dudas reales sobre el rendimiento del suizo en esta superficie. En primer lugar, por su comprometido físico a sus 37 años de edad, donde el riesgo de lesión es siempre un aliciente negativo. En segundo lugar, por los rivales a los que se va a enfrentar. Nadal y Djokovic serán rivales prácticamente imbatibles sobre tierra batida, hecho que dificulta en mayor medida las probabilidades de éxito de Roger.

¿Podrá el suizo, tras varias temporadas sin competir, triunfar en la superficie que históricamente le ha resultado menos favorable? Los pronósticos son ciertamente negativos, aunque reitero que será un privilegio volver disfrutar de Federer en Madrid y París y hacer más corta la espera hasta Wimbledon.

Translate »