Curiosidades

Roger Federer: El poeta que consagró su obra en Roland Garros



Federer título Roland Garros
Roger Federer, sonriente tras conseguir Roland Garros en 2009. | Foto: zimbio.com

Once años se cumplen en 2020 desde que Roger Federer, maestro de maestros, consiguiera completar el Grand Slam. Lo hizo en la tierra batida de Roland Garros, cuando, allá por junio de 2009, ganaba a Soderling, verdugo de Nadal en aquel año, en la final. Pero antes de aquel partido, Roger tuvo que superar algunos baches muy complicados. Anímicos, y meramente tenísticos.

Antes de Roland Garros 2009

Roger Federer es probablemente uno de los mejores de la historia en tierra batida. Es algo que mucha gente no acaba de comprender, pero es culpa de Rafa Nadal que el suizo no tenga algún que otro Roland Garros más. El de Basilea llegaba a aquella edición de 2009 tras perder tres finales consecutivas en París ante Nadal. Además, había perdido ante el genio manacorí en tres de las últimas cuatro finales de Grand Slam, dos de ellas en cinco largos sets. Anímicamente, no era el mejor momento para Roger, aunque hizo una buena gira de tierra, ganando el Masters de Madrid a un cansado Nadal después de 4 horas de semifinal ante Novak Djokovic. Estaría preparado para aprovechar la más mínima oportunidad que se le diese.

Primera semana: con paso firme y sin excesivo sufrimiento

Roger Federer abría su primera semana en Roland Garros 2009 ganando al español Alberto Martín, jugador especializado en tierra batida y campeón de tres títulos ATP, por 6-4, 6-3 y 6-2. Un trámite, solventado sin problemas ante el 98 del mundo.

En segunda ronda, llegaría un experimentado José ”Chucho” Acasuso, otro 100% terrícola que había llegado tres años atrás al número 20 de la ATP. El argentino, aguerrido, planteó un partido duro a Roger, pero el suizo acabó llevándoselo por 7-6(8), 5-7, 7-6(2) y 6-2. Así se plantaba Federer, con sensaciones buenas, en la tercera ronda del French Open 2009.

Los dieciseisavos de final depararon al helvético un atractivo encuentro ante el entonces número 35, Paul-Henri Mathieu. El estrasburgués jugaba en casa, pero el público parisino ya tenía antojo de título Federiano. Mathieu tuvo contra las cuerdas a Federer, comenzando con más fuerza, llevándose el primer set; pero Federer acabó resolviendo el encuentro sin grandes vicisitudes (4-6, 6-1, 6-4, 6-4).

Octavos de final: ronda clave

31 de mayo de 2009. Tras 31 victorias consecutivas en las canchas de Roland Garros, Rafael Nadal sufre su primera derrota en París, a manos de Robin Soderling. Roger Federer es, por primera vez en su carrera, y a los 27 años de edad, el principal favorito para ganar Roland Garros.

Lidiar con semejante presión no es fácil ni siendo Roger Federer. Ya estrenado junio, con el suizo conocedor de la derrota de Nadal el día anterior, Federer afronta los octavos de final ante un fuera de forma Tommy Haas, que años atrás había sido número 2 del mundo, pero que en aquel momento era 65. En un partido con un viento incapacitante, Tommy Haas gana dos sets a cero, y dispone de bola de rotura a su favor con 4-3 en el tercer set. Con un ganador la borra ”Rotschi”, que acabaría ganando ese set, y los dos siguientes, por un total de 6-7(2), 5-7, 6-4, 6-0 y 6-2. Haas enseñó a Federer la puerta de salida, pero el suizo mantuvo la compostura para meterse en sus quintos cuartos de Roland Garros consecutivos.

Acercándose al trofeo

En cuartos, esperaba Gael Monfils. El joven francés, número 10 del mundo, venía de ganar a Melzer y Roddick sin complicaciones, y buscaba dar la sorpresa ante un Roger que demostró ante Haas que jugando mal podría ganarle alguien que no fuera Nadal. Su gozo en un pozo. El suizo volvió a dar un gran nivel, para llevarse la contienda por 7-6(6), 6-2 y 6-4. En el cuadro quedaban del PotroGonzález y Soderling. Era el momento.

Y esa semifinal podía ser perfectamente el partido más difícil que Roger tuviera por delante. Juan Martín del Potro, que no había hecho una gran gira de tierra que se dijera, en Roland Garros estaba superlativo. Con un cuadro complicado, que abrió ante Llodra, y que luego le topó con Andreev, Tsonga o Robredo, la ”Torre” de Tandil se plantaba en semis con solo un set en contra. A Federer salió a jugarle, y ganó el primer set. Tras perder en el tiebreak del segundo, se repuso para obtener la tercera manga por 6-2. Federer parecía muerto de nuevo, pero ”estaba de parranda”, como dice la canción. Despertó a tiempo, se llevó con relativa comodidad los últimos dos sets (6-1, 6-4), y estaba en su cuarta final en Roland Garros. Su rival en ella había sido capaz de hacer algunos días antes algo que ni Roger Federer pudo nunca: ganar a Nadal en Roland Garros.

La final: Por fin, Roger

7 de junio de 2020. En ciernes, la mayor oportunidad que Roger Federer jamás va a tener para ser campeón en Roland Garros. Enfrente, Robin Soderling, único jugador que va a ser capaz de ganar a Rafa Nadal en París entre 2005 y 2014. Y, cosas del destino, una final con mucha más expectación que historia en sí. Federer se convertía en campeón en Roland Garros tras superar, quizá, su partido más fácil del torneo, ganando a Soderling por 6-1, 7-6(1) y 6-4. Los nervios pudieron más con el sueco que con Roger, que se consagraba levantando la Copa de los Mosqueteros por primera vez en su carrera, y su 14º Grand Slam. Un título más para la colección, aunque, sin duda, especial como pocos.

 

Sobre el autor

Hugo Durán

Devoto del tenis y todos los deportes de raqueta. Juego al pádel en mis ratos libres. Vi a Safin ganar Australia con 15 horas de vida.

Facebook

Translate