Crónicas

Rublev se alza en la batalla para clasificarse a la final en Adelaida

Rublev Auger Aliassime ATP Adelaida 2020
Rublev se lleva la batalla para presentarse en la final. Foto: Adelaida Open

Por segunda semana consecutiva, Andrey Rublev disputará una final en el circuito ATP. Tras dos horas y 58 minutos, derrotó a Felix Auger-Aliassime (7-6(5), 6-7(7), 6-4) en una auténtica batalla que le valió para medirse con Lloyd Harris por el título del ATP Adelaida 2020. 

Tras la baja de Alex De Miñaur después de que se sacara el cuadro de Adelaida por una lesión, y que le impedirá estar en el Australian Open 2020, se iba a disputar la final anticipada del torneo por la parte baja del cuadro entre los jugadores de mejor ránking en el cuadro. 

Se trataba de una lucha entre dos jóvenes jugadores con el ruso habiendo ganado la pasada semana su primer torneo del año en Doha. Fue hace dos años cuando se vieron las caras en el torneo de Umag sobre polvo de ladrillo con triunfo para Rublev. Sin embargo, en una pista tan diferente, y con ambos madurando mucho en el circuito, aquel precedente no iba a tener mucho peso en ambos.

Mínimos detalles

Son dos tenistas con golpes muy agresivos, y que saben direccionar muy bien el recorrido de la bola por ambos lados, se postularon precisos con su servicio. El primer instante de calibre llegó en el 3-4 con el No.18 del mundo al saque, teniendo que levantar varias bolas de break con la ayuda de Aliassime, ya que el canadiense pecó de errores en aquellos momentos tan trascendentes del duelo. 

Ese instante no trajo consecuencias en la concentración del canadiense y acto seguido, sacó su turno de servicio en blanco. Por tanto, sin que ninguno diera margen al oponente al resto, llegaron a la muerte súbita del primer parcial. Allí, la diferencia se marchitó de manera aguda con Andrey situándose con dos mini-breaks apoyado con su buen saque además de algún error de Felix. Aun así, el tenista de 19 años, llegó a hacer pensar a su oponente, obteniendo un mini-break, y situando el 5-4, pero el ruso, firme en su candidatura, no desaprovechó la oportunidad para llevarse el set con los dos puntos que tenía con su primer golpe en 62 minutos que duró la manga. 

Lejos de achicarse por la pérdida del primer set, Auger-Aliassime continuó íntegro en la batalla. Salvó una crítica opción de que el ruso se marchara para que después fuera él quién dispusiera de bola de break con 30-40. Sin embargo, no se llegó a dar, y nuevamente desaprovechó otra oportunidad. Acto seguido, Andrey con la sensación de estar más entero mentalmente, parecía tener la sartén cogida por el mango despegando hacia el triunfo, pero se quedó en aviso ya que dejó escapar el momento.

Pese a las oportunidades dadas por ambos, el quiebre seguía sin llegar. Auger-Aliassime tuvo un juego irregular, pero cuando se presentaba el peligro en las cinco ocasiones de quiebre, sacó su artillería para igualar la serie a 4-4. Aquello conllevó a una confianza extra que sirvió para salir con el cuchillo entre los dientes durante el próximo juego. Se presentó un 0-40, pero quién en aquel momento logró dar la vuelta al marcador fue el tercer cabeza de serie del cuadro.

Auger-Aliassime levanta dos match points

El desenlace estaba llegando al igual que la medianoche. El ruso, dispuso de oportunidad de cerrar el encuentro con 5-6 al resto a un segundo servicio de Felix que se fue al pasillo con un error clamoroso con su revés cruzado. El canadiense se alzó en valor, y obtuvo el billete que le concedía el pase al Tie-Break. La batalla estaba servida, Rublev, mejorando en sensaciones fue quién cogió diferencias labrando el 1-4, con Auger-Aliassime dependiendo mucho de los segundos saques. No obstante, el canadiense, persistió sin decaer, y dos errores consecutivos de su oponente le llevaron al 5-5.

Un juego ejecutado de manera espectacular encontrando las líneas, le situaron con su primera bola de set al resto con 5-6, pero Rublev aspirante a finalizar en estos instantes, salvó la situación, moviendo a su oponente. Acto seguido, un ace le llevó al 7-6 para gozar de su segunda bola de partido, pero el canadiense sin que la tensión recorriera su brazo, plantó un saque que se convirtió en ace. Con el 7-7, otro gran servicio, le trajo su segunda oportunidad de llevarse el parcial, y no la dejó escapar con un smash en un duelo que cabalgaba por las dos horas y 16 minutos. 

Llega el primer break del partido

Afectado por lo que había ocurrido, el ruso comenzó a tener problemas consigo mismo, y al fin llegó el primer quiebre del partido aprovechado por Auger-Aliassime, mediante una doble falta del ruso. Por tanto, en apenas 10 minutos de set, el canadiense se sentó con 0-3. 

Sin embargo, el que la semana pasada alzó el título en Doha, no vio todo perdido, y sacó todo su orgullo, para no despegarse del envite. Volvió a sacar sus efectivos golpes, y cosechó el quiebre mirando a su banquillo con rostro desafiante. El séptimo octavo juego fue otro desafío para el pupilo de Fernando Vicente teniendo que afrontar otra bola de break en contra. Auger-Aliassime que se encontraba con mejor actitud corporal, desechó una opción de lujo con un revés que se perdió por el pasillo de dobles. 

Caminaban por una ruta de sensaciones que se encendían y se apagaban por momentos. Andrey Rublev, supo reponerse y dar la vuelta a sus emociones para colocarse con 5-4 y servicio. En esta ocasión, no dejó escapar la oportunidad obtenida, y cerró el encuentro con su servicio en un tremendo partido de lucha.

Translate »