Curiosidades

La historia de Marcus Willis: De dar clases a medirse a Federer en Wimbledon

marcus willis historia wimbledon
Federer y Willis se saludan tras el partido | Foto: zimbio.com

El tenista británico, un auténtico desconocido para el gran público, protagonizó una de las historias más emotivas de la edición de Wimbledon 2016. Gracias a siete triunfos consecutivos, Willis pasó de dar clases de tenis a tener la oportunidad de medirse a Roger Federer en la pista central del All England Club.

A mediados de junio de 2016, Marcus Willis se ganaba la vida dando clases de tenis en el Warwick Boat Club de Gran Bretaña por 30 libras la hora. Apenas un mes más tarde, el británico se medía a Roger Federer por un puesto en la tercera ronda de Wimbledon. Esa fue una de las grandes historias de aquella edición del Grand Slam londinense, un auténtico cuento de hadas para el, por entonces, desconocido Willis.

Una carrera marcada por la indisciplina y las lesiones

Willis, en ese momento con 25 años, había sido uno de los juniors más prometedores de Gran Bretaña, llegando a estar entre los 15 primeros del ranking de la ITF. Sin embargo, nunca tuvo la disciplina ni el sacrificio necesarios para llegar al nivel profesional. Tanto es así que se ganó el apodo de ‘Cartman’, uno de los personajes de la popular serie South Park, tras un partido en el circuito Challenger en el que apareció con una barrita de caramelo y un refresco.

Justo cuando el británico había decidido encauzar su camino en el mundo del tenis, las lesiones truncaron esa posibilidad, limitando su acción a solamente un partido durante los cinco primeros meses de 2016. Esto hizo que cayese hasta el número 772 del ranking. Durante ese período, Willis continuó entrenando mientras daba clases por la tarde, pero finalmente decidió acabar con su carrera como jugador para aceptar un cargo de entrenador en Philadelphia.

Aprovechando al máximo su oportunidad

En el momento más complicado de su carrera, la fortuna sonrió a Willis. La retirada a última hora de uno de los participantes permitió al británico entrar en el cuadro de la primera fase previa de Wimbledon. Fue ahí cuando Willis produjo el mejor nivel de tenis de su carrera, ganando hasta seis partidos consecutivos que le permitieron acceder al cuadro principal del torneo londinense, el primero de Grand Slam que disputaría en su vida.

Lógicamente al jugar en casa, Willis sintió desde el primer momento el apoyo local, generando también una serie de titulares en la prensa, ya que su historia corrió como la pólvora. En su primer partido a nivel ATP derrotó en sets corridos al lituano Ricardas Berankis, número 54 del mundo en aquel momento. La recompensa sería brutal: jugar frente a Roger Federer en la pista central del All England Club.

Tuve que cancelar algunas clases. Todo el mundo ha sido realmente comprensivo. Me han dicho que no sea tonto y que disfrute de la oportunidad. Tenía sobrepeso, no paraba de beber cervezas. Me sentía un perdedor, pero me miré al espejo y pensé: ‘Soy mejor que esto’. He trabajado muy duro y ha valido la pena”, declaró Willis a la web de la ATP tras su victoria frente a Berankis.

Pese a acabar con él de forma contundente en tres sets, Federer se interesó mucho por la historia de Willis, calificándola como una de las mejores de la historia de este deporte. El suizo incluso permitió que su rival saliese delante de él a la pista central y no celebró de forma efusiva su victoria, dejando el protagonismo a Willis ante su público.

“No ha sido un miércoles cualquiera. Ha sido increíble, me divertí mucho pese a que me ganó fácil. Me encantó todo, la experiencia ha sido increíble”, reconoció Willis tras la derrota. Pese a que después de esta experiencia no logró recuperar el nivel exhibido en Wimbledon, la historia de Marcus Willis permanecerá en el recuerdo de todos los aficionados al tenis y en la historia de Wimbledon.

Translate »