Curiosidades

Rod Laver, un luchador vital por el profesionalismo del tenis



Tenistas australianos con más títulos
Rod Laver levantando un título | Foto: atptour.com

Muchos conocemos a Rod “Rocket” Laver por haber ganado en dos ocasiones el Grand Slam (los cuatro Grand Slams en el mismo año) pero en el día de su 82° cumpleaños vamos a homenajearlo con su gran historia de vida. Rod Laver, un luchador vital por el profesionalismo del tenis.

Etapa como tenista amateur

Rodney George Laver siempre fue un apasionado del tenis y cuando era un joven decidió dejar el colegio para centrarse en su carrera tenista, decisión impensada a mediados de los ´50 cuando no existía el tenis como hoy lo conocemos sino que era un deporte completamente amateur.

Tras un gran paso por los circuitos juveniles, logrando los títulos del Campeonato de EE. UU. Junior en 1956 y del Campeonato australiano Junior en 1957, decide comenzar a jugar en el circuito amateur de varones. Rápidamente comenzó a deslumbar entre los mayores con su gran juego de saque y red combinado con un gran juego de fondo de pista en el cual destacaba el golpe topspin, toda una novedad en los ´60.

En 1960 ganó su primer Grand Slam superando en una gran final a Neale Fraser revirtiendo una desventaja de dos sets (5-7, 3-6, 6-3, 8-6, 8-6). Al año siguiente agrandó su palmarés al ganar en La Catedral superando a Chuck McKinley (6-3, 6-1, 6-4) para ganar su segundo título de Grand Slam.

En 1962 definitivamente puso su sello en la historia del tenis al ganar los cuatro majors consecutivos, hito solo igualado por Steffi Graf y Novak Djokovic (aunque el serbio no lo consiguió en la misma temporada). Rod superó a Roy Emerson en las finales de Australia y Roland Garros (en ésta última levantando un 0-2 en sets), a Marty Mulligan en Wimbledon y nuevamente a Roy Emerson en el Abierto de Estados Unidos. Aquel gran año lo convirtió en la gran estrella del tenis mundial.

Punto de inflexión

Por aquella época, al ser el tenis un deporte amateur, los jugadores obtenían ingresos para cubrir sus gastos en viáticos pero no les permitía llevar una vida lujosa ni mucho menos. Esta situación a Rod Laver no le gustaba ya que él creía que los jugadores debían tener derecho a cobrar dinero por jugar al tenis.

Las buenas noticias llegaron rápidamente para Rod. En 1963 el magnate industrial Lamar Hunt decide crear su propio circuito profesional de tenis y convence a Laver para que sea su gran figura garantizándole mucho más dinero del que puede ganar disputando el circuito amateur. El australiano aceptó la valiosa oferta aunque le saldría muy cara.

Rod Laver era la máxima figura del tenis mundial tras ganar los cuatro principales torneos en 1962 y a la Federación Internacional de Tenis no le agradó en absoluto que haya decidido jugar el circuito profesional de Hunt, es así que la ITF le hizo la cruz al australiano y lo vetó de jugar los torneos de Grand Slams y la Copa Davis, competencia que había ganado las últimas cuatro ediciones para Australia.

Época profesional

Peleado con la ITF y la federación australiana Laver se convirtió en una figura aún mayor en los Estados Unidos. Comenzó una rivalidad deportiva con dos de los mejores jugadores de la época, el estadounidense Pancho Gonzales y su compatriota Ken Rosewall llevando al tenis a niveles de popularidad nunca antes vistos.

Rocket arrasaba en el circuito profesional llegando a ser considerado el número de aquel circuito en 1965 tras ganar 17 títulos. En 1966 ganó otros 16 títulos y en 1967 logró el increíble récord de 19 torneos ganados incluyendo Wimbledon Pro, un torneo realizado en el All England no reconocido por ITF.

En aquella época en el circuito profesional Rod Laver ganó alrededor de $60.000 por año, una cifra muy baja a día de hoy pero que lo convertía en el tenista mejor pago en la década del ´60.

Tras llevar al tenis a niveles de popularidad y exposición increíbles finalmente en 1968 con Laver como principal nexo se fusionaron los circuitos amateur y profesional dando origen a la que hoy conocemos como Era Open.

Era Open

Con el inicio de la Era Open y la profesionalización del tenis Rod Laver volvió a disputar los torneos de Grand Slam. Rocket volvió a levantar el título de Wimbledon en 1968 superando a Tony Roche en la gran final convirtiéndose en el primer tenista profesional en ganar Wimbledon.

El año que lo consagraría para la eternidad (por si faltaban motivos) fue sin duda 1969. Aquel año Rod Laver volvió a escribir la historia y demostró que era el mejor jugador del mundo. Aquella temporada el australiano volvió a ganar los cuatro majors de manera consecutiva logrando ganar el Grand Slam en dos ocasiones, una como amateur y la otra como tenista profesional.

En el Abierto de Australia venció al español Andrés Gimeno, en Roland Garros superó a su gran rival Ken Rosewall, en Wimbledon derrotó a John Newcombe y en el Abierto de Estados Unidos superó al también australiano Tony Roche.

Tras aquella fantástica temporada Rod Laver no volvería a jugar una final de Grand Slam individual (jugó tres en dobles junto a Roy Emerson ganando en Wimbledon 1971) pero ganó 32 títulos en el circuito ATP, según estadísticas oficiales, siendo uno de los jugadores más laureados.

Legado

Es difícil poder determinar qué lugar ocupa Rod Laver en la historia del tenis ya que su gran lucha por profesionalizar el tenis le impidió poder disputar torneos de Grand Slams entre 1963 y 1968 por lo que su palmarés de 11 títulos de Grand Slams se ve muy corto para semejante jugador.

Según datos y estadísticas Rod Laver ganó 184 títulos (44 amateur, 65 como profesional y 75 en la Era Open), entre los que se encuentran sus títulos de Grand Slams pero sin lugar a dudas se ha ganado un lugar en lo más alto de la historia del tenis. Rocket sabía que podría haberse llenado de títulos de Grand Slams pero ello no tenía valor para un hombre que no podía ganar dinero jugando al tenis.

Rod Laver pateó el tablero, sacrificó su participación en los principales torneos del mundo para pelear por los derechos de los jugadores de tenis. Sin Laver posiblemente no existiría el tenis que hoy conocemos con gran cantidad de torneos profesionales que se televisan en todo el mundo.

Felizmente la comunidad del tenis le da a Rod el lugar que merece en la historia del tenis. En 1981 fue introducido al Salón de la Fama del tenis y desde 2000 el estadio central del Abierto de Australia lleva su nombre.

Roger Federer, uno de los mejores tenistas de la era moderna, decidió bautizar a su propia competición como Laver Cup para homenajear a la leyenda de Rod Laver.

Sobre el autor

Lautaro Miranda Núñez

Tengo 20 años y soy estudiante de Comunicación Social en la Universidad de Buenos Aires.
Escribo sobre tenis en Canaltenis.com y tengo un canal de YouTube que se llama PELOTAS NUEVAS.

Facebook

Translate