Estadísticas

Rafa Nadal: El Rey indiscutible en el Masters 1000 de Montecarlo



nadal atp récord masters 1000 montecarlo
Nadal posando con su último título en Montecarlo 2018 | Foto: zimbio.com

Esta semana debería estar disputándose el Masters 1000 de Montecarlo. Desgraciadamente y como otros tantos torneos, ha tenido que ser cancelado por la pandemia del coronavirus. En su lugar, la ATP repasa las once victorias del jugador más laureado en territorio monegasco, que no es otro que Rafa Nadal, el mejor tenista de todos los tiempos en arcilla.

Desde su creación en 1990, solamente seis hombres pueden presumir de haber ganado once o más títulos de Masters 1000. Esa es la misma cantidad de entorchados que suma Rafa Nadal contando sólo el torneo de Montecarlo. Otro ejemplo de la gigantesca dimensión establecida por el manacorí es que suma los mismos títulos en Montecarlo que todos los logrados por Pete Sampras en toda esta categoría de torneos. Desde que hiciera su debut allá por 2003, Nadal siempre ha mostrado su mejor versión en las pistas del Montecarlo Country Club, llegando a cosechar ocho títulos consecutivos (2005-2012) para luego sumar otras tres coronas seguidas de 2016 a 2018. En total, 71 victorias en 76 partidos, un bestial 93,4% de efectividad, solamente superado por el 97,8% de triunfos en Roland Garros.

Debido a la pandemia del coronavirus que continúa atenazando a la población mundial, este año no habrá torneo en Montecarlo. Pero la web oficial de la ATP ha querido rendir homenaje a su campeón más ilustre haciendo un repaso de sus once títulos conquistados en el Principado.

2005: el inicio de la leyenda

Dos años después de superar a todo un campeón de Grand Slam como Albert Costa, Nadal conquistó su primer título en Montecarlo. Lo hizo tras remontar un set en semifinales ante el francés Richard Gasquet, uno de sus rivales generacionales, para citarse con el vigente campeón, el argentino Guillermo Coria, en la gran final. Coria fue el mismo hombre en apartar del camino a un bisoño Nadal en el citado torneo de 2003, pero en 2005 el huracán Nadal comenzaba a volverse incontrolable en tierra batida. En un encuentro de más de tres horas de duración, el manacorí forjaba el inicio a su leyenda con una victoria en cuatro mangas (6-3 6-1 0-6 y 7-5).

2006-2008: triplete ante Federer

Hubo que esperar a 2006 para presenciar la primera de las muchas finales sobre arcilla entre los dos mejores tenistas de este deporte. Nadal regresaba a Montecarlo siendo ya número dos del mundo y la amenaza más visible para acabar con el reinado del suizo. Tras vencer consecutivamente a los argentinos Coria y Gaudio, el balear logró su cuarta victoria en cinco duelos ante Federer en un partido épico de tres horas y cincuenta minutos (6-2 6-7(2) 6-3 y 76(3)).

La de 2006 sería la final más disputada entre ambos en Mónaco, puesto que, los dos años siguientes (2007 y 2008) Nadal extendería su dominio sobre el suizo en arcilla, conquistando dos títulos más en Montecarlo y por la vía rápida.

2009: Djokovic, un nuevo rival

Llegando a Montecarlo como flamante número uno mundial por vez primera en su carrera, Nadal alcanzó su quinta final consecutiva sin ceder ni un sólo set. Allí esperaba Novak Djokovic, que ya sabía lo que era derrotar al español en un Masters 1000 pero todos ellos habían sido en la pista dura norteamericana. En tierra todavía no había color: 6-0 para el balear. En aquella final, el serbio peleó y estuvo cerca de dar la sorpresa pero finalmente se inclinó ante Nadal, que venció por 6-3 2-6 y 6-1. Ese había sido el primero de los cuatro enfrentamientos que ambos disputarían en los años venideros en este mismo escenario.

2010: fin a su peor sequía

En abril de 2010, Nadal acudía a Montecarlo inmerso en una grave crisis de confianza. Había cedido el número uno mundial y acumulaba once meses sin levantar ningún título. Su amada tierra batida supuso el antídoto a esta inusual sequía. El españo acabaría aquella temporada levantando tres Grand Slams, regresando al número uno del mundo y acabando invicto la gira sobre polvo de ladrillo. El inicio de esa espectacular racha se dio con su sexto título consecutivo en Montecarlo, pasando por encima de todos y cada uno de sus rivales, incluido su compatriota Fernando Verdasco en la gran final (6-0 y 6-1).

2011: nueva final entre españoles

Por segundo año consecutivo, dos tenistas de nuestro país se veían las caras en la gran final. Tras sobrevivir a un duro encuentro de semifinales ante el británico Andy Murray, Nadal buscaba su séptimo cetro en Mónaco ante el número seis del mundo, el alicantino David Ferrer. Pese a haber llegado en plena forma al partido por el título cediendo solamente 17 juegos en todo el torneo, Ferrer se dio de bruces contra la mejor versión de su compatriota, que le batió por 6-4 y 7-5.

2012: se acaba la mala racha ante Djokovic

En 2011, el manacorí sucumbió hasta en seis finales seguidas ante el serbio, en plena eclosión, dos de ellas sobre tierra batida. Pero en Montecarlo Nadal puso las cosas en su sitio. El español no tuvo problemas para acceder a su octava final consecutiva en territorio monegasco, doblegando a Stan Wawrinka y Gilles Simon en cuartos de final y semifinales, respectivamente. En la final, el balear se tomó cumplida revancha ante el serbio, al que liquidó por un inapelable 6-3 y 6-1 en poco más de una hora de juego, poniendo fin a una racha de siete finales consecutivas cedidas ante el de Belgrado.

2016-2018: vuelta a la normalidad

En 2013 Nadal cedió su primer partido en Montecarlo, cayendo ante Djokovic en la final. Durante los dos años siguientes no la pisaría, siendo derrotado por David Ferrer en los cuartos de 2014 o nuevamente por Djokovic en las semis de 2015. Hubo que esperar, pues, cuatro años para volver a ver al español morder su segunda copa de campeón preferida. Y eso que el cuadro de aquella edición no se lo puso nada fácil. Dominic Thiem, Stan Wawrinka, Andy Murray y Gael Monfils, este último en la final, fueron cayendo uno tras otro ante la fortaleza del manacorí, que lograba así, su novena corona en Montecarlo.

En 2017 su dominio volvió a resultar abrumador, con sólo un set perdido en todo el torneo, en su debut ante el británico Kyle Edmund. Sumó triunfos incontestables por la vía rápida ante Zverev, Schwartzman y Goffin para citarse con su compatriota Albert Ramos en el partido decisivo. Este llegaba en el mejor momento de su carrera, habiéndose deshecho previamente del, por entonces, número uno del mundo, Murray, de otro campeón de Grand Slam, Marin Cilic y finalmente del francés Lucas Pouille en semis. Pero al igual que a tantos otros antes que él, Nadal lo borró de la pista con un contundente 6-1 y 6-3. Décimo triunfo en un mismo torneo y llegando a la marca de 50 títulos sobre tierra batida.

Por último, hace un par de temporadas asistimos al, por ahora, último título conquistado por Rafa Nadal en Montecarlo. 13 años desde el primero y lo que asombró fue que lo hizo de la forma más arrolladora que se recuerda. Ningún jugador fue capaz de hacerle más de cinco juegos en ningún partido. El español, de nuevo asentado en el número uno del mundo, voló por la pista central monegasca triturando consecutivamente a Aljaz Bedene, Karen Khachanov, Dominic Thiem, Grigor Dimitrov y Kei Nishikori. El manacorí se convertía en el primer jugador de la Era Open en ganar once veces un mismo torneo, cinco de ellas sin ceder ni un sólo set y estableciendo una marca de 36 parciales ganados de forma consecutiva sobre tierra (la racha llegaría hasta los 50 en el Mutua Madrid Open).

De los 35 Masters 1000 que ostenta en su palmarés, 25 de ellos han sido sobre polvo de ladrillo. Probablemente estén cansados de oírlo, pero no ha habido ni habrá ningún tenista como Rafa Nadal sobre tierra batida.

Facebook

Translate