Opinión

¿Qué le pasa a Stan Wawrinka?

Wawrinka se despide de Wimbledon 2017 | Foto: www.wimbledon.com

El finalista de Roland Garros fue despedido en Wimbledon a las primeras de cambio. El helvético ha sumado dos derrotas tras llegar a la última jornada en el Grand Slam de la tierra batida. La hierba nunca ha sido el fuerte de Wawrinka, pero caer tan pronto es una decepción para el número tres del ránking. Analizamos las causas de su mal momento en la gira de césped.

Stan Wawrinka es quizás del top 5 el jugador más irregular a lo largo de la temporada. El suizo está acostumbrado a lo largo del circuito en torneos consecutivos a caer en primera ronda y en el siguiente conseguir levantar el título. Quizás sea este el motivo por el que el helvético nunca haya llegado al número uno. Este año comenzó la temporada con buen pie llegando a las semifinales del Open de Australia y a la final de Indian Wells para perder con la mejor versión de su compatriota Federer. A partir de este momento, el de Lausanna se desinfló en gira de tierra batida.

En ninguno de los tres Masters 1000 que se disputan sobre arcilla consiguió superar los octavos de final, en una superficie en la que ha triunfado a lo largo de su carrera. Tras el duro golpe decidió poner rumbo a Ginebra en su país, para jugar un torneo de categoría 250. En este campeonato salió su mejor versión ganando el título de campeón, que le llenó de confianza antes de la gran cita de Roland Garros. El suizo es el tipo de jugador que se crece en los grandes torneos, como volvió a demostrar en esta edición del torneo parisino, pasando por encima de sus rivales y desplegando un gran tenis. Sólo un extraterrestre Rafa Nadal le pudo parar en la final. Desde entonces, dos torneos, Queens y Wimbledon, con dos rivales diferentes, Feliciano López y Daniil Medvedev para sumar dos derrotas en primera ronda. ¿Qué le ha ocurrido a Wawrinka en esta gira de hierba?

Wawrinka saludando a Mevdevev | Foto: www.wimbledon.com
Poco tiempo de adaptación en hierba

Llegar a la final de Roland Garros le hizo tener menos tiempo de preparación sobre el césped que sus rivales. Wawrinka decidió tomarse un breve respiro tras llegar a al final parisina, para debutar en la gira de hierba en torneo londinense de Queens. Allí se enfrentó a Feliciano López con el que perdió por la vía rápida, demostrando que su juego no estaba adaptado aún. El helvético decidió no volver a jugar más hasta el Grand Slam, aunque muchos auguraban que necesitaba algún torneo más para llegar en mejores condiciones al campeonato más antiguo del circuito. El sorteo deparó un duro primer encuentro ante uno de los jugadores revelación en esta gira, el ruso Mevdevev, que venía de perder en semifinales de Eastburne ante Djokovic. En el partido se vio la cara opuesta del número tres del ránking, incapaz de dominar a su rival para despedirse de Londres en el primer día, un duro golpe.

Sólo al alcance del `Big Four´

Parece normal lo que consiguen Nadal, Murray, Djokovic y Federer, pero pocos jugadores son capaces de mostrarse tan sólidos en los grandes torneos. Es cierto que el británico y el serbio no están en su mejor año, pero aun así consiguen llegar a las citas finales en los torneos más importantes. Wawrinka ha demostrado que estar a la altura en los cuatro grandes es una misión más que complicada. Hace falta reunir los cinco sentidos, estar concentrados, frescos física y mentalmente para poder ir ganando a sus rivales. Conseguir esto en tres superficies diferentes está sólo a la altura del `Big Four´que está marcando una época en el tenis, por muy fácil y normal que parezca lo que hacen.

Cansancio físico y mental

Las dos semanas de París agotaron las fuerzas de Wawrinka, no tanto físicamente si no mentalmente. Es duro para un jugador estar desplegando su mejor tenis de la temporada y verse superado con tanta facilidad en una final de un Grand Slam. Además sí después en su primer torneo en hierba su juego no responde las cosas se complican, para crear dudas sobre su nivel. El helvético comentó en rueda de prensa que en su carrera profesional le queda mucho que mejorar en el césped. Estas palabras ya hacían pensar que Stan tenía poco que hacer en Londres. Quizás este duro golpe le venga bien, para descansar y recuperarse de cara a poder volver a una final de Grand Slam en el Open de los Estados Unidos.

Wawrinka en su debut en Wimbledon 2017 | Foto: www.wimbledon.com
Translate »