Opinión

Nos despertamos con euforia, nos fuimos a trabajar masticando rabia

Juan Martín Del Potro en su partido ante Dimitrov | Foto: @chinaopen

La madrugada argentina empezó con muy buenas noticias desde Tokyo, con un gran triunfo de Diego Schwartzman ante Bernard Tomic por un contundente resultado. La mala noticia del día llegó con la derrota de Delpo que no tuvo su mejor día y sus errores le condenaron a caer eliminado en octavos de final de Pekín frente a Dimitrov.

En la capital japonesa, el partido tuvo un comienzo parejo, con ambos tenistas dominando ampliamente con su servicio, hasta que una serie de errores del australiano y una buena respuesta de Diegui provocaron el quiebre del servicio del australiano. Allí comenzó otro partido. El argentino siguió enfocado, desarrollando su juego agresivo, haciendo correr y mucho al pobre Tomic. Del otro lado nos encontramos con un rival sin garra, que pareció haberse dado por vencido ante la primeras adversidades. Solo algunos toques de su talentoso tenis, pero nada más. Una nueva pérdida de su servicio y el primer set rápidamente quedó en manos de Schwartzman por 6-3.

El segundo parcial casi estuvo de más. El argentino siguió jugando con mucha seriedad, muy concentrado en su juego, sin cometer errores. Enfrente un australiano sin alma, sin ganas, hasta diría de una forma muy poco profesional. Totalmente entregado. Pensaría que si Tomic no está bien física o mentalmente, debería tomarse un descanso y dejarle su lugar a otros tenistas que con más ganas podrían ofrecer mejores espectáculos. En fin, Diego Schwartzman no tiene la culpa de eso, corrió hasta la última bola y en solo 56 minutos, se anotó un brillante triunfo, serio, sólido, sin fisuras y con mucha amplitud.

Así Diego Schwartzman alcanzó sus novenos cuartos de final en esta gran temporada, indiscutiblemente la mejor de su carrera. Se va afianzando en el top-30 y por qué no, pensar en un top-20 para el final de esta temporada. Es muy difícil, pero con todo lo bien que está jugando, no es para nada imposible.

Pero la mañana terminó con un sabor muy amargo con la derrota de Juan Martín Del Potro ante el búlgaro Grigor Dimitrov por (7-6 (6), 7-5). Sin dudas no fue el mejor día de Del Potro, pero no le quitemos méritos al buen tenis, casi sin fallos de Dimitrov. Si Delpo no pudo desarrollar su juego demoledor, agresivo, si estuvo casi todo el partido incómodo, sin encontrar su juego, siendo esto un gran mérito del tenista búlgaro.

El partido comenzó de forma muy auspiciosa para el argentino. Dimitrov perdió su primer juego al servicio con una doble falta. Allí pensé !“hoy es San Delpo”!. Pero la realidad estuvo muy lejos de mis pensamientos… Tuvimos un Delpo  errando más de lo habitual, apresurándose más de una vez. Enfrente un búlgaro veloz, con su juego variado, haciendo jugar incómodo a La Torre de Tandil. El búlgaro recuperó muy pronto el quiebre, el partido siguió muy parejo, ambos tenistas conservaron sus servicios con comodidad. Así se llegó a la definición del primer set por muerte súbita. Un gran tie break, jugado con mucha intensidad. Como para ilusionarnos, Delpo se puso rápidamente en ventaja, que fue rápidamente neutralizada por el búlgaro. Y vaya ironía, Delpo lo pierde con una doble falta.

La segunda manga empezó con la misma intensidad con que terminó el primero, con ambos tenistas haciendo valer su poder en el servicio. Cuando menos se esperaba, en el sexto juego se produjo el quiebre del servicio de Dimitrov. Otra vez los argentinos a ilusionarnos con que este juego se podría dar vuelta. Solo ilusiones. ¿Quizás el mismo ritmo intenso del juego hizo que el tandilense fuese perdiendo precisión o estaría cansado?. Así fue como perdió sus dos últimos juegos con el servicio, el set y el partido. Impecable juego de Dimitrov, sin fisuras, con el mismo ritmo sostenido de principio a fin. Algo que el tandilense no pudo mantener.

Así muy prematuramente se nos acabó el sueño de verlo a Del Potro bien arriba. Por suerte tendremos revancha la semana que viene en el Master-1000 de Shanghai. Ojalá en estos pocos días que quedan Delpo trabaje para una mejor puesta a punto.

Seguimos con nuestras todas esperanzas puestas en Leo Mayer que mañana tendrá un muy difícil compromiso ante el norteamericano John Isner en Pekín. Con Diegui Schwartzman en los cuartos de final de Tokyo, mañana sabremos contra quién será.

Sobre el autor

Tie Break

Apasionado del tenis en general, del tenis argentino, mi país natal. en particular. Me gusta seguir a los tenistas argentinos por los torneos juveniles (ITF-Junior), y los Future. Todo el Tenis que haya por TV e Internet no pasará desapercibido.

Translate »