Crónicas

Medvedev gana el título en el Masters 1000 de Toronto

Medvedev Opelka ATP Toronto
El ruso consigue coronarse en el certamen canadiense. | Foto: ATP

El tenista ruso superó al estadounidense Reilly Opelka en dos parciales (6-4, 6-3) y se quedó con el título en el Masters 1000 de Toronto. De esta manera, Medvedev se aseguró su cuarta conquista de esta categoría, y poco a poco afianzarse cada vez más en el puesto No.2 del ranking.

Daniil Medvedev llegaba a esta final a paso firme, consolidado como el claro favorito al título, aprovechando las bajas de algunas de las mejores raquetas del mundo y mostrando una solidez que fue aumentando partido a partido. Una demostración clara de su nivel fue el duelo que jugó en semifinales ante John Isner, ganando por un cómodo doble 6-2.

Por su parte, Reilly Opelka aparecía en esta definición del torneo como la gran revelación de la semana, que estaba ante el partido más importante de su corta carrera. El estadounidense supo dejar en el camino a nombre de la talla de Kyrgios, Dimitrov y Bautista, eliminando a Tsitsipas en las semifinales.

Medvedev se corona en Canadá

El partido comenzó con cierta paridad lógica ante la fortaleza de los servicios de ambos, aunque con un Medvedev que dejaba en claro que ante la primera bajada en el nivel de saque de Opelka, iba a tomar la ventaja. Exactamente eso ocurrió en el 2-2, con el ruso concretando la primera rotura del match, para encontrar hueco en los números. Manteniendo sin problemas sus juegos de servicio, el máximo preclasificado parecía dominar la historia sin grandes complicaciones. Así fue que Daniil se quedó con la primera manga por 6-4.

La tendencia otra vez se mantenía para el segundo parcial y el rendimiento de Opelka parecía la clave para la permanencia en el partido, frente a un ruso que no bajaba la intensidad. Momento importante en el tercer juego, con un quiebre rápido para Medvedev, que veía una ventaja cada vez más grande. A pesar de que el público parecía sostener emocionalmente al gigante norteamericano, que estaba arriesgando mucho con sus golpes, el ruso y su confianza seguían prevaleciendo. Finalmente, la victoria y el título quedaron en manos del ruso de 25 años, que cerró la historia con un 6-3.

Translate