Crónicas

La privilegiada cabeza de Alex De Minaur

De Minaur Zverev ATP Cup 2020
De Minaur da el segundo punto a Australia. Foto: Zimbio

Con el segundo punto logrado gracias a Alex De Minaur en el duelo entre los No.1 de cada nación derrotó a Alexander Zverev (4-6, 7-6(4), 6-2) sobre la pista Pat Rafter Arena de Brisbane en dos horas y 45 minutos de juego con Australia llevándose la eliminatoria en la ATP Cup 2020. 

Con el público de su lado, acudió el equipo australiano a la cancha en busca de poder vencer a una dura Alemania. Con el primer punto en el bolsillo, gracias al triunfo de Nick Kyrgios sobre Jan Lennard Struff por 6-4, 7-6(4), cosechando 20 aces que valieron para recaudar de cara a los incendios ocurridos en la nación, De Minaur saltó con la oportunidad de poder cerrar la eliminatoria.

Aun así, Alexander Zverev que no disputó hace poco más de un mes, la Copa Davis, quiso defender los colores de su país en esta ATP Cup 2020 queriendo demostrar su liderazgo en un instante donde el triunfo es lo único que vale para poder continuar con opciones. Acudió con una motivación extra de tener a una pandilla detrás forjando cada golpe que daba.

Zverev golpeó primero

Con sus agresivos golpes dejó su sonora intención de lo que quería que ocurriese en este segundo punto. Se puso rápidamente con break desplazando al australiano obligado a tener que correr desde muy atrás de la línea de fondo. Hubo instantes donde puntos que parecían ser de trascendencia cayeron para Alex con el apoyo de la grada cogiendo un papel importante. Tácticamente, el resto a la mitad de cancha para que a su oponente le fuera más complicado encontrar los ángulos le estaba dando sus frutos pero rápidamente, un potente saque dejaba sin oportunidad los restos del tenista local.

Con el segundo break en el bolsillo, De Minaur como es de costumbre, no bajó los brazos y teniendo a un gladiador como Lleyton Hewitt en el banco, aún menos. Se topó con dos bolas de break cuando Zverev servía con 5-2. La presión tampoco ayudó y comparecieron las dudas al llegar los segundos servicios además de cometer dos doble faltas. Por tanto, los australianos rebajaron la diferencia.

De Miñaur se resistía

Pese a tener que luchar en todo instante sus momentos de servicio, el aussie, mostró su garra, levantó dos opciones de set con una lectura corporal muy diferente por parte del teutón pese a disponer de otro turno de saque para poder alzarse con el parcial. Muchas dudas, una batalla psicológica tremenda, Alex falló en puntos largos que eran clave, a Zverev le temblaba la mano, el porcentaje de primeros había bajado, pero al fin, a la séptima opción que tuvo, sacó el puño señalando el logro de superar el primer asalto. Resopló y fue en camino de vestuario para tranquilizarse y poder escuchar las diversas opiniones de su padre (entrenador) y Boris Becker (capitán).

Los golpes del tenista de 22 años habían regresado, se encontró más suelto y el break llegó a cosecharse para comenzar el segundo parcial con diferencia. El encuentro cada vez parecía estar más inclinando para el jugador europeo que podía gozar de mostrarse más entero pudiendo estar más tranquilo. El oceánico, por su parte, intentando jugar con muchos ángulos y potencia debía de luchar en todos sus turnos de servicio pudiendo sacar un juego trascendente levantando un 15-40 cuando servía con 2-4. Sin embargo, este instante volvió a dañar como el pinchazo de un punzón a un alemán que regresó a las andadas para no poder seguir adelante pese a sus dolencias psicológicas ante un extra motivado De Minaur que volvió a cambiar la dinámica del envite.

Empieza la remontada

Pese a los problemas por parte de la séptima raqueta del mundo, pudo confirmar su estancia en la muerte súbita. El australiano se situó con un 4-1 con el alboroto de la grada que veían el tesón puesto por su compatriota sobre la cancha. Mantuvo sus turnos de saque con solvencia mientras Zverev decrecía sin sabor y teniendo varios problemas con puntos claves que caían para el australiano. Con su constancia, voluntad, y terquedad empató el encuentro tras 65 minutos de juego. El alemán estalló y cuando llegó al banco de su equipo rompió su raqueta que conllevaría a tener un warning por parte del juez de silla.

Conociendo el estado psicológico del alemán, que continuaba con inmensos problemas a la hora de servir terminando los dos primeros parciales con 11 doble faltas, Alex optó por meter todas las bolas que pudiese en el fondo cambiando velocidades para quitar más energía a un Zverev que caminaba entre la incertidumbre de lo que le sucedía. Uniéndose con el público y con todo su equipo, el jugador de 20 años, llegó a empoderarse del duelo yéndose al banquillo con 3-0, y doble break.

La entrega del aussie

Evitó el rosco al salvar dos opciones de break con 0-4 logrando sacar la impotencia y enfado que tenía jugando agresivo y con misiles. Tras el descanso, regresó con la intención de querer buscarse sobre la cancha de Brisbane pero De Minaur se impuso en otro punto largo que le dio el 15-0 pero fue mucho más mentalmente ya que el alemán se aupó a su agotamiento.

El alemán logró sacar su turno de servicio aunque su estado corporal concluyera en lo tocado que cabalgaba sobre la pista. Llegó el momento más importante para De Minaur ya que con 5-2 servía por el partido. Tres puntos jugados de manera ofensiva le dieron el primer punto de encuentro. Se le escapó la primera opción con una derecha paralela al pasillo, la segunda se fue larga, pero la tercera en la red, obligó el fallo de su oponente. Su solidez mental, su lucha, sus piernas y el poder doblegar a un tenista que nunca había ganado en cuatro ocasiones, le valió para volver a mostrar la capacidad psicológica que posee. 

Australia ganó el duelo

La eliminatoria entre Australia y Alemania era una de las más llamativas de la primera jornada de la ATP Cup. La Australia de De Miñaur y Kyrgios dieron la primera gran alegría a sus aficionados y les hicieron soñar con un triunfo a pesar de acabar de empezar el torneo. Kyrgios superó a Struff sin problemas (6-4, 7-6 (4)). Más tarde De Miñaur culminó una gran remontada ante Alexander Zverev para dar el punto a los aussies. por si fuera poco la pareja formado por Peers y Guccione pusieron la guinda con el triunfo ante Krawietz y Mies (6-3, 6-4).

 

Translate »