Curiosidades Grand Slam

Wimbledon, el Grand Slam más suspendido

veces suspensión wimbledon
Una de las primera imágenes de los inicios de Wimbledon | Foto: wimbledon.com

Wimbledon 2020 no existirá. Era un secreto a voces, que se acrecentó cuando a finales de la semana pasada el vicepresidente de la Federación Alemana de Tenis, Dirk Hordoff, ‘‘chivó’’ que el AELTC comunicaría la suspensión de la 134ª edición del torneo británico. Será la undécima vez, en tres períodos diferentes, que no aparezca Wimbledon en el calendario.

Como bien es sabido, los Grand Slams son los eventos tenísticos más asentados y con menos riesgo de extinguirse. Wimbledon, el más longevo de los cuatro, fue creado en 1877; 4 años antes que el US Open, 14 antes que Roland Garros, y 28 antes que el Australian Open. Sin embargo, como Estados Unidos no se vio directamente afectado por ninguna de las Guerras Mundiales, es el US Open el único Major que ha disputado todas sus ediciones. Wimbledon, es el torneo con más tradiciones y el Grande que más veces suspendido en la historia.

La Primera Guerra Mundial

Hay que remontarse hasta 1915 para encontrar la primera suspensión de Wimbledon. El evento no tuvo lugar entonces, ni lo tendría durante los siguientes tres años; retomándose en 1919, una vez finalizada la Primera Guerra Mundial, causa del primer período de suspensión de Wimbledon (también del Australian Open y Roland Garros). En tiempos bastante anteriores a la Era Open, este parón frenó la racha de Anthony Wilding. El neozelandés había ganado 4 de las últimas 5 ediciones, y falleció ejerciendo como soldado de guerra en 1915. Cuando Wimbledon volvió en 1919, vendrían años de éxitos para quienes no los tuvieron antes de la Guerra; como Gerald Patterson y Bill Tilden.

La Segunda Guerra Mundial

Años después, cuando reinaba la continuidad, la Segunda Guerra Mundial volvió a azotar todo el panorama tenístico. Esta vez Roland Garros salió casi impune. El torneo se suspendió sólo en 1940, pero no fue el caso ni para el Australian Open ni para Wimbledon, que suspendieron cinco y seis ediciones, respectivamente. El torneo británico había sido dominado en los últimos años por Don Budge y Fred Perry, dejándose asomar también el americano Bobby Riggs, que ganó la última edición antes del parón, en su única participación. A la vuelta a las canchas de Wimbledon, en 1946, se sucedieron 11 nuevos campeones de Wimbledon, dando lugar a una irregularidad nunca más repetida en los Grand Slams.

El coronavirus

Y, de repente, nos encontramos en 2020, cuando, después de 73 ediciones ininterrumpidas, un virus nos va a privar del Major más prestigioso. La comparación entre las causas de suspensión del torneo es absurda, pero, por segunda vez en la historia de la Era Open (el Open de Australia no se celebró en 1986), nos vamos a quedar sin un Grand Slam. Aparentemente, va a ser el único de los cuatro que no vea luz en 2020, pero será un jarro de agua fría para jugadores como Federer, que programaba su vuelta a las pistas para la gira de hierba; o para Serena Williams, que, a sus 38 años, ve fallida la oportunidad de superar a Margaret Court en su Slam idílico (al menos, este año).

Sin duda, el tenis vivirá años mejores que este 2020.

Sobre el autor

Hugo Durán

Devoto del tenis y todos los deportes de raqueta. Juego al pádel en mis ratos libres. Vi a Safin ganar Australia con 15 horas de vida.

Translate »