Curiosidades

Los momentos más inolvidables en la historia de Wimbledon

momentos inolvidables wimbledon
Nadal y Federer se saludan tras la entrega de premios en Wimbledon 2008 | Foto: zimbio.com

Por culpa de la crisis mundial de la COVID-19, el Grand Slam británico no se disputará en este 2020, pero la web oficial de la ATP ha querido destacar los momentos más icónicos que nos ha dejado el torneo más prestigioso del mundo a lo largo de sus 133 ediciones.

Desde 1877, el torneo de Wimbledon siempre se ha caracterizado por ser testigo de varios de los momentos más importantes de la historia del tenis. Las pistas del All England Club han coronado a lo largo de los años a leyendas como Roger Federer, Pete Sampras, Bjorn Borg o Boris Becker, entre otros. Debido a la situación de crisis internacional causada por la COVID-19, este año no habrá tenis en la hierba de Wimbledon y tendremos que esperar hasta 2021 para ver a los mejores tenistas del mundo competir por el torneo más prestigioso de la historia de este deporte.

La web oficial de la ATP ha querido recordar varios de los momentos más importantes de la historia del torneo a lo largo de sus 133 ediciones. Momentos que han marcado un antes y un después en el tenis y gracias a los cuáles muchos jugadores han podido forjar sus leyendas.

Primera final Borg-McEnroe: 1980

En una de las mejores finales de Wimbledon, el entonces cuatro veces campeón del torneo, el sueco Bjorn Borg, buscaba su quinto título ante un hombre con el que llevaría su rivalidad al extremo, el estadounidense John McEnroe. Este buscaba también su segundo Grand Slam consecutivo tras haberse coronado en el US Open del año anterior. McEnroe salvó siete puntos de partido pero finalmente Borg aseguró su quinta corona consecutiva de Wimbledon por un marcador final de 1-6 7-5 6-3 6-7(16) y 8-6.

La irrupción de Boris Becker

Una semana después de estrenar su palmarés ATP con el título en Queen’s, el joven alemán hacía su segunda aparición en el torneo londinense. Sin ser cabeza de serie, Becker sobrevivió a duros encuentros a cinco sets ante Joakim Nystrom y Tim Mayotte, antes de doblegar a Henri Leconte y Anders Jarryd en cuatro mangas para luchar por el título ante Kevin Curren. Tras tres horas y 18 minutos de juego, Becker se llevó el gato al agua por 6-3 6-7(4) 7-6(3) y 6-4 para convertirse en el campeón más joven de Wimbledon con sólo 17 años. El germano sumaría otros dos entorchados en la hierba del All England Club (1986 y 1989) y disputaría otras cuatro finales en 1988, 1990, 1991 y 1995.

El séptimo de Sampras

De 1993 al año 2000, el estadounidense se convirtió en el amo y señor de la hierba de Wimbledon, ganando 53 de sus 54 partidos durante ese período y empatando los siete títulos de William Renshaw. Los logró en dos tandas: de 1993 a 1995 y de 1997 al 2000. En este último año tuvo que deshacerse del australiano Patrick Rafter por 6-7(10) 7-6(5) 6-4 y 6-2 para conquistar su 13ª corona de Grand Slam, más que nadie en aquel momento.

Ivanisevic, el triunfo del invitado sorpresa

Después de alcanzar hasta en tres ocasiones la final de Wimbledon (1992, 1994 y 1998), parecía que los mejores años de Goran Ivanisevic en dicho torneo habían quedado atrás. Pero contra todo pronóstico, era el 125 del mundo y disputaba el torneo gracias a una invitación, el croata se llevó la edición de 2001. En semifinales doblegó al favorito del público, el local Tim Henman, en un encuentro a cinco mangas donde Ivanisevic remontó dos parciales a uno tras tres días de partido a causa de la lluvia.

En la final no cabía un alma. El ambiente fue excepcional, con las gradas llenas de banderas croatas y australianas (el rival era Rafter). El encuentro no lo fue menos, con una batalla agónica a cinco sets que terminó llevándose Ivanisevic por 6-3 3-6 6-2 2-6 y 9-7. Hasta ahora, Goran Ivanisevic sigue siendo el único wild-card salido campeón del torneo.

Nadal-Federer 2008: el mejor partido de la historia

Tras caer consecutivamente ante el suizo en las finales de 2006 y 2007, Nadal acudió a Wimbledon en 2008 con un objetivo claro: sumar su primera corona de Wimbledon de una vez por todas. Apenas un mes antes, el balear había sumado su cuarta corona consecutiva de Roland Garros dando una paliza sonrojante a Federer (6-1 6-3 y 6-0).

Este quería revancha, pero Nadal resistió en una final que acabó casi de noche (21:15 hora local) tras interrumpirse varias veces por la lluvia. Al filo de las cinco horas de juego, la derecha de Federer se quedó en la red y Nadal hizo historia por 6-4 6-4 6-7(5) 6-7(8) y 9-7, siendo el primer tenista desde Borg en 1980 en hacerse con el doblete Roland Garros-Wimbledon y cortando la racha de 65 victorias consecutivas de Federer en Wimbledon.

Murray acaba con la maldición local

Un año después de caer en la final de 2012 ante Federer, el británico acabó con la maldición de 77 años sin triunfo local en Wimbledon al llevarse la edición de 2013. Murray ya sabía lo que era triunfar en el All England Club, lo había hecho en los Juegos del año anterior, pero en esa edición lo pasó realmente mal ante Fernando Verdasco (remontó dos sets a cero) y Jerzi Janowicz (cuatro sets).

Sin embargo, esos duros encuentros y el hecho de verse respaldado por 15.000 aficionados incondicionales, hizo que el escocés encarase la final con una confianza jamás vista y pasase por encima de un irregular Novak Djokovic (6-4 7-5 y 6-4). El último juego duró once minutos y en su cuarto punto de partido, Murray sentenció el partido para convertirse en el primer británico en ganar aquí desde que lo hiciese Fred Perry en 1936.

Federer supera a Sampras

Cinco años después de su último trofeo, Federer llegaba a Wimbledon 2017 en una forma excepcional. El suizo había regresado a lo grande de su lesión en el menisco del año anterior, conquistando su quinto Open de Australia, los Masters 1000 de Indian Wells y Miami y su noveno título en Halle. El torneo fue un paseo para Federer, que no cedió ningún set en ninguno de sus siete encuentros. En la final, superó por 6-3 6-1 y 6-4 al croata Marin Cilic para romper el empate entre él, Sampras y Renshaw y convertirse en el jugador con más títulos en Wimbledon, ocho.

Djokovic se impone a Federer en la final más larga de la historia

Junto al Borg-McEnroe de 1980 y el Nadal-Federer de 2008, la final de 2019 también será recordada como una de las mejores de la historia. Esta era la tercera ocasión en la que Federer y Djokovic se veían las caras en el último partido de Wimbledon. El serbio había decantado a su favor las dos anteriores (2014 y 2015) y buscaba su quinta corona en Londres. Federer, por su parte, ansiaba la novena y el 21º Grand Slam de su carrera. Se quedó a un punto de ello. Con 8-7 en el quinto set, el suizo dispuso de un 40-15 con su servicio para finiquitar el duelo.

Una mezcla de nervios por parte de Federer y de carácter por parte de Djokovic propició la reacción del serbio, que primero recuperó la desventaja para después sentenciar en el tiebreak del quinto set (13-12). El serbio se convirtió, así, en el primer jugador desde Robert Falkenburg en 1948 en levantar el trofeo de campeón en Wimbledon tras haber salvado previamente bolas de partido.

 

 

Translate »