Curiosidades WTA

Venus Williams: Una carrera plagada de éxitos



Venus Williams curiosidades
Venus Williams celebrando un punto durante un partido | Foto: wtatennis.com

El 17 de junio de 1980, nacía una de las mejores jugadoras de la historia, Venus Williams. A continuación, os desgranamos su exitosa carrera.

Su gran pegada y flexibilidad, la clave de sus éxitos 

La estadounidense, junto con su hermana Serena, fue una de las grandes irrupciones en el inicio del siglo XXI. Una jugadora que ha destacado por su gran pegada, por su poderoso servicio, un gran revés y una gran derecha. Además, tiene un potente servicio, uno de los mejores del circuito, junto con el de su hermana Serena. Consiguió sus éxitos en pistas rápidas, entre ellos cinco títulos en Wimbledon, y dos US Open.

Además de llegar a la final en los otros dos Grand Slams, demostrando que puede competir en todas las superficies, aunque su mejor juego se ha visto sobre pistas rápidas, debido a su tremenda potencia y su enorme servicio. Hay que recalcar, además, que presenta un estilo muy similar al de su hermana Serena, y que ambas siempre han tenido un plus de potencia y flexibilidad nunca visto antes en esas proporciones.

Las pistas rápidas, su hábitat natural, además de muchos éxitos más 

Como ya se ha mencionado anteriormente, su mejor juego se vio sobre pistas rápidas, como la pista dura, indoor o la hierba, donde consiguió vencer en Londres en cinco ocasiones (2000, 2001, 2005, 2007 y 2008). También consiguió dos títulos en su casa, ganando el US Open en dos ocasiones (2000 y 2001). Alcanzó la final del Australian Open e hizo lo propio en Roland Garros, a pesar de ser una superficie que no la favoreció tanto en su carrera, pero gracias a su gran calidad, además de la paciencia necesaria, consiguió llegar a la final en dos ocasiones en el torneo parisino.

También consiguió ganar el WTA Finals en 2008, año donde ganaría el oro olímpico con su hermana Serena, con quien ganaría el oro en tres ocasiones (2000, 2008 y 2012). Además de conseguir el oro en la modalidad individual, en el año 2000, en Sidney, el primero junto a su hermana Serena. Una jugadora, que en los Juegos Olímpicos sacó a relucir su tenis, de potencia y agresividad, demostrando al mundo que había llegado para quedarse.

La lucha por seguir en la élite

Una carrera llena de éxitos, aunque a la sombra de su queridísima hermana Serena, con quien ha conseguido numerosos éxitos en dobles, ganando los cuatro Grand Slams, así como el oro olímpico en tres ocasiones. En estos últimos años, ha descendido su rendimiento en comparación a sus mejores años, algo normal, ya que los años no pasan en balde. Pero aun así, ha conseguido llegar a otra final de Wimbledon en 2017, además de la del Open de Australia, donde caería ante su querida hermana Serena, pero demostrando que todavía estaba lista para un último asalto a la cima. 

Como no podía ser, ese gran año hizo que volviera a disputar las WTA Finals, algo que no hacía desde 2009, donde alcanzó la final. Final que también alcanzaría ese año, cayendo derrotada ante Caroline Wozniacki, pero derrotando a Caroline Garcia y a Garbiñe Muguruza en su camino hacia la final. Allí caería con Caroline Wozniacki, pero demostrando que aún no había dicho su última palabra. Estas dos últimas temporadas, su rendimiento ha descendido, algo lógico fruto de su edad.

Pero a nadie se le olvidará la manera en la que esta joven irrumpió en el circuito, junto a su hermana Serena, y la manera en la que consiguieron desafiar a las grandes jugadoras de la época. Las hermanas Williams, gracias a su enorme tenis explosivo, irrumpieron con mucha fuerza, y lo hicieron para quedarse en lo más alto. Y lo consiguieron, con Serena superando los 20 Grand Slams, y su hermana Venus con 7.

El final se acerca para ella, pero su historia y legado siempre permanecerá intacto, así como su poderosa y temprana irrupción en el circuito. Larga vida a Venus Williams.

Facebook

Translate