Crónicas Grand Slam

Un bravo Nadal supera a un notable Kyrgios y está en los cuartos de final

Nadal Kyrgios Australian Open 2020
Nadal celebra un punto en el Open de Australia 2020 | Foto: @australianopen

Rafael Nadal tuvo que sufrir al máximo para vencer a un Kyrgios que dejó muy buenas sensaciones y un comportamiento ejemplar durante el partido (6-3, 6-3, 7-6(5 ), 7-6(4). Nadal estará en los cuartos de final ante Thiem y el australiano ha demostrado gran mejoría de cara a un 2020 que puede ser diferente. 

Rafael Nadal y Nick Kyrgios iban a disputar el partido estrella en la segunda jornada de los octavos de final. En el calentamiento ambos se llevaron una gran ovación. El jugador local saltó y realizó todo el calentamiento con la camiseta de Kobe Bryant, recientemente fallecido en un accidente de avión. El aussi se emocionó como mostraban sus ojos en plena chancha.

Nadal golpea primero

Pocos minutos después comenzaron las hostilidades en el partido. Nadal saltó a la pista agresivo, con un gran porcentaje de primeros servicios. Además en los primeros juegos tiró muy profundo haciendo daño a un Kyrgios que no se encontraba nada cómodo. Nick como siempre con su servicio tenía una de sus mejores armas que le daban de los apuros, pero con Rafa restando muy atrás de la línea de fondo veía como se le complicaba ganar puntos por la vía rápida. Nadal tuvo dos opciones de break en el cuarto juego, y a la segunda opción consiguió el premio.

El viento llegó a la pista y esto incomodaba más a Kyrgios que solo estaba a gusto con su primer servicio, todo lo demás era sufrir. Nadal seguía extra motivado y sin bajar el pie del acelerador. Así, sin ningún tipo de problema sellaba la primera manga y ya tenía más cerca los cuartos de final.

Kyrgios vuelve al partido

Rafael Nadal salió con la misma intensidad al inicio de la segunda manga. Kyrgios sufría con su primer servicio levantado hasta tres ocasiones de break y dejando muestras de que no estaba a un gran nivel, siendo dominado por el actual número uno del mundo. El problema es que en el tercer juego de repente Kyrgios se iluminó y tras un 30-40 y un puntazo que acabó con passing conseguía su primera rotura con celebración incluida. Por si fuera poco confirmó el break con su servicio en blanco y el público enloquecía con este Kyrgios.

Nadal volvía a recuperar sensaciones pero eso no era suficiente, ya que necesitaba ganar un juego al servicio de su rival para seguir con opciones de ganar la manga. Por el momento no había opciones y es que Kyrgios estaba `on fire´ y conseguía ganadores por todos los lados. El español hacía los deberes y se quedaba 5-3 buscando esa oportunidad del segundo set. El marcador estaba 30-30 pero estaba por llegar lo mejor de Kyrgios que con dos saques directos se llevaba el segundo set y ponía el iguales en el marcador.

Máxima igualdad

Kyrgios estaba cada vez más cómodo en la pista y no le importaba tener que jugar largos intercambios sobre todo desde el resto con Nadal. Por el momento el cansancio físico no aparecía y Kyrgios era capaz de seguir subiendo el ritmo. El público empezaba a creer en su jugador y veía con buenos ojos la victoria. Nadal seguía concentrado con su saque sin conceder ninguna opción a Nick.

Llegaban los juegos decisivos y ambos jugaban fantásticos puntos, dignos de repetir en vídeo una y otra vez. Nadal llevaba la iniciativa en el marcador y la presión pasaba al otro lado. Kyrgios buscaba cosas nuevas como el saque por debajo viendo a Nadal tan atrás restar. De repente después de un passing el marcador ponía 30-40 y podía dejar el set casi sentenciado. Con mucha sangre fría, dejada en la línea de Kyrgios que salvaba la situación. Al final gritó de rabia y sacó su juego para poner el 4-4. Nadal sufría con el siguiente juego, con puntos para recordar, pero al final logró superar ese momento crítico para volver a estar arriba en el marcador.

Kyrgios no cedía y mostraba a que gran nivel puede jugar, con regularidad y a este nivel mental. Al final después del sufrimiento de ambos, con puntos para recordar el tercer set se iba a decidir en el tie break. Nadal tomó las riendas rápidamente y Kyrgios se deseperaba reventando una raqueta contra la pista. El aussi aumentó el ritmo e igualó el partido a 5-5. Ambos estaban a dos puntos de ganar la segunda manga. Entonces ocurrió algo que no estaba escrito en el guión. Primero Kyrgios que se la jugó hizo una doble falta y luego Rafa con bola de set lo mismo. Nadal pudo reponerse ponerse 7-6 y luego llegó un fallo con la derecha de Nick que daban el tercer set al balear.

Kyrgios se aferró al partido

El jugador local era el que empezaba sacando en la cuarta manga que podía significar el final del partido. Nadal estaba `on fire´ y en el tercer juego sumó una rotura en blanco que hacían presagiar un pronto final del encuentro. Nadal no bajaba el ritmo y los juegos seguían dejando más cerca el triunfo. El público y el box de Kyrgios animaban a su jugador buscando ese punto que hiciera ver una reacción en el partido. Nick mostraba otra cara que en duelos anteriores, luchando cada bola, tirándose hasta el suelo y eso el público y también el mundo del tenis se lo iba a agradecer.

Nadal no bajaba el ritmo y seguía ganando sus servicios hasta poner el 5-3 a su favor, es decir, ya restaba para ganar el duelo. Kyrgios aguantó, mantuvo el servicio y Nadal iba a tener su servicio para finiquitar el duelo. Nadal solo había perdido dos puntos con su servicio en toda la manga, pero era el juego decisivo. Nick demostró su personalidad con un juego fantástico en el que logró romper para levantar al público y creer en ganar el duelo.

Kyrgios de manera sorprendente se vio otra vez anulado por Nadal que tenía 15-40, dos bolas de break para devolver el golpe y tener nuevamente el servicio para cerrar el encuentro. Primero un buen saque y luego un punto con mucha emoción pusieron el iguales y al final Kyrgios celebro con rabia un juego que le ponía 6-5 arriba en el set. Nadal cumplió y forzó otro nuevo tie break. Nuevamente estuvo igualado pero un falló en la dejada dejó a Nadal con dos saques para el partido, después del 5-4 a su favor. El actual número uno del mundo no falló y se medirá a Dominic Thiem en los cuartos de final.

 

Translate »