Crónicas WTA

McNally se deshace de Sorribes en una dura batalla



sorribes mcnally wta melbourne 2021
Mcnally se llevó la victoria sobre Sorribes. Foto: WTA

Caty McNally que entró como jugadora de última hora, derrotó a Sara Sorribes en primera ronda del WTA 500 Melbourne ‘Gippsland Trophy’ por 6-2, 6-7(4), 6-3 y será la rival de Karolina Muchova en su próximo partido tras tres horas de batalla.

Semanas más tarde de hacer un grandioso torneo en Abu Dhabi, llegaba el momento de competir tras la cuarentena obligada en Melbourne. Justamente cuando Sasnovich y Tsurenko estaban jugando el primer set, siendo el partido anterior al que tenía que salir Sara, se confirmó la baja de Nao Hibino por lesión. Por tanto, a pocos minutos de salir a cancha, todo el esquema estudiado no valía para nada ya que se tenía que ver las caras con Caty McNally.

Nueva rival, todo cambia

Sorribes no comenzó nada cómoda en un primer set donde no pudo sacar adelante ningún turno de servicio. En algunos movimientos se le palpaba la falta de ritmo, y con el saque no estuvo acertada, algo que en la primera semana del año, tuvo en acierto. También estaba cometiendo no forzados que no nos suele tener acostumbrados.

La estadounidense, estaba pegando mucho por el lado de la derecha sobre todo, y tuvo a Sara en acecho cuando jugaba con segundos por sus seguidos movimientos. La castellonense, obtuvo dos quiebres, pero finalmente, Mcnally se escapó en el marcador para llevarse la primera manga por 6-2.

Las sensaciones continuaban sin ser de abundancia sonora. Los problemas con el saque continuaban y Sorribes no estaba siendo ser capaz de aguantar desde el fondo. Mcnally fue avanzando en el parcial hasta situarse con 1-4 y bola de break a favor, pero ese momento ayudó en la inspiración de la castellonense ya que fue el primer juego que sacó al saque en todo el partido.

Sorribes salva punto de partido

Logró poner el parcial con el 4-4 sin tener todas consigo volviendo a sacar adelante su turno con el primer golpe, pero en otro juego competido, la estadounidense de 19 años, se situó con 4-5. La tensión estaba por todo lo alto, pero Caty llegó a disponer de punto de partido. Aun así, fue un duro momento cercano a los 20 intercambios y en el que la española lo finalizó con un golpe ganador tras estar moviéndose por todos los recovecos de la pista.

También pudo sacar ese juego adelante y quebrar el próximo de Mcnally. Sin embargo, la lucha iba a continuar ya que después de bastante rato, en un set muy mental e intenso, iba a llegar la rotura de la jugadora que entró como alternativa de última hora.

Llegaron a la muerte súbita con Sara visionando mejor su juego, teniendo más confianza en sus golpes, y sabiendo anteponerse a los duros tiros de Caty además de cambiar ritmos y subidas a la red. Sorribes fue por delante todo el Tie-Break y a la segunda bola de set, consiguió cerrar una manga que 20 minutos antes parecía estar completamente perdida. La española sacó ese tesón y demostró el alto grado psicológico que dispone para no venirse abajo.

Casi 10 minutos después arrancaron el tercer parcial ya que Mcnally frenó el episodio para poder ser atendida de las molestias que tenía en su pierna izquierda. La española parecía haber cogido la directa al colocarse set por delante, pero llegaron problemas con el saque que no había desde hace minutos atrás. Nuevamente con dobles faltas y con la jugadora de 19 años muy metida, continuó firme. Empató a dos, y tras un juego muy largo en el que tuvo hasta cinco opciones de quiebre, por fin rompió y puso la tercera manga con un 3-2.

McNally llega más entera

Hubo un juego clave en el tercer set ya que después que la española cosechara la igualdad, la estadounidense volvió a quebrar en un juego muy duro y con opciones para ambas de cara a llevárselo. Caty se puso por delante, y volviendo a gozar de esa dinámica agresiva, ganó en el aspecto mental a una Sorribes que se vio con el 3-5 y 0-40. Pudo salvar dos bolas, pero finalmente, cerca de la red, Mcnally se llevó el duro envite que sobrepasó las tres horas.

Facebook

Translate