Opinión

Nadal implanta un nuevo estilo

Rafa Nadal
Rafael Nadal ya está en segunda ronda del Open de Australia. | Foto: Getty Images

Rafael Nadal quiere seguir reinventándose para aumentar su leyenda. Este 2019 además del saque ha cambiado su estilo de juego. ¿Cuáles son las claves de este renovado Rafa Nadal? Desvelamos los números que reflejan que el nuevo Rafa busca menos peloteos y acabar el punto más rápido.

Año nuevo, vida nueva. Más que un popular refrán, pretende ser una realidad para muchos de los tenistas del circuito, que tratan de acomodar una nueva mentalidad y ciertas modificaciones en su juego a comienzos de año. El inicio de la temporada siempre supone un punto de inflexión en lo que está por acontecer en el resto de la temporada, por lo que se hace más que fundamental el empezar con buen pie.

El caso de Nadal no es distinto, aunque más que un cambio radical en su estilo, ha sido un proceso que se ha ido cocinando a fuego lento los últimos meses. El tenista mallorquín, caracterizado a lo largo de su carrera por no dar un punto por perdido y pelear cada pelota como si fuese la última, ha alcanzado una etapa de madurez tenística, conservando hasta la última gota de su talento pero desplegando un juego mucho más agresivo que el de antaño.

El nuevo servicio, una de las claves

Uno de los factores clave para mantener la agresividad sobre la pista y acortar los puntos pasaba por la mejora del saque, punto de partida en torno al que los tenistas desarrollan la base de su confianza. Y es que resulta fundamental para la carrera de Nadal, que ya cuenta con 32 años de edad, poder reducir los minutos sobre la pista y la fatiga de las piernas si el objetivo consiste en alargar su carrera lo máximo posible.

La prueba fehaciente de que el cambio de que el cambio de estilo no es pura palabrería ha sido el Abierto de Australia. Tras varios meses sin competir debido a la concatenación de lesiones a partir del US Open, el mallorquín ha regresado a la competición con un ritmo más que admirable. Pese a la estrepitosa derrota ante Djokovic en la final, Nadal logró avanzar hasta la última ronda del torneo sin perder un sólo set y realizando un impresionante despliegue de golpes, que le han permitido ganar los partidos con una contundencia inédita hasta ahora.

Rafael Nadal golpea una derecha en el Masters 1000 de Cincinnati | Foto: www.atpworldtour.com
Los números reflejan un estilo más agresivo

Según el análisis de Infosys ATP, que compara la participación del español en 2017 con la de 2019, el promedio de peloteos de entre 0 y 4 golpes constituyó un promedio del 62% del juego del mallorquín, mientras que en 2019 ha representado un 71%. De esta forma, los peloteos de 9 o más golpes configuraron un 14% de su juego, por un 10% que han significado en 2019. Este hecho supone una distancia más que significativa para Rafa y una declaración de intenciones en toda regla para lo que sucederá a lo largo de la actual temporada.

Pero el haber disminuido la duración de los puntos también ha significado variar la importancia de los puntos cortos. El promedio de puntos de 2017 de entre 0 y 4 golpeos supuso un promedio de  52 puntos por partido, que en 2019 ha incrementado hasta 95 puntos, lo que conforma una diferencia abismal.

Por tanto, tan sólo queda comprobar hasta donde puede llegar el nuevo estilo de Nadal y qué impactó tendrá la táctica en su vitrina de trofeos.

 

Translate »