Grand Slam WTA

Lara Arruabarrena ante el debut en el Australian Open: “No me pongo retos más que el de mañana”

Lara Arruabarrena Open de Australia 2020
Lara Arruabarrena buscará en Melbourne su octava participación consecutiva en el cuadro final. Foto: Zimbio

Lara Arruabarrena (No.152), comenzará este miércoles su andadura en el Open de Australia 2020. Lleva siete años consecutivos disputando el cuadro final, pero en esta ocasión deberá de ganar tres partidos, para poder estar compitiendo a partir del 20 de enero en el Melbourne Park. En unas declaraciones en exclusiva a Canal Tenis nos cuenta sus sensaciones antes del debut.

En busca de su octava participación

Con el humo de los incendios que han aterrorizado el país oceánico durante estos días, siendo protagonista de la primera jornada, donde varios jugadores han explicado la dificultad que provoca el tener que disputar, la tenista tolosarra saltará a la cancha para tener que enfrentarse a la holandesa Indy de Vroome, siendo ella su principal objetivo en estos instantes. “No me pongo retos más que el de mañana, el nivel de las previas ha subido mucho y te encuentras con jugadoras muy peligrosas desde el inicio”, explicó Lara en unas declaraciones en exclusiva a Canal Tenis.

Los problemas físicos en su cadera le quebraron durante 2019 de poder rendir con garantías pero tras pasar varios meses recuperándose, la pretemporada ha podido cabalgar sin ningún tipo de molestia física. Además, ha sido diferente, y con caras nuevas. “La pretemporada con Ana y Lourdes Domínguez ha ido muy bien. Las tres nos entendemos bien, y hemos congeniado a la perfección aunque ya nos conocíamos de antes”, declaró.

La pasada semana arrancó la temporada en Auckland desde la fase previa, y también en el cuadro de doble pero cayó en sus primeros partidos. “Me pudieron las prisas de querer hacerlo bien, pero afortunadamente era únicamente el primer torneo del año. Ahora, estamos en Melbourne para arrancar un nuevo reto“, en un torneo donde su mejor resultado ha sido llegar a segunda ronda en 2015, 2016, y 2018.

Lo positivo de poder caer pronto en el torneo de Nueva Zelanda, es que pudieron llegar antes a Melbourne para poder adaptarse a las pistas, pese a las complicaciones de la meteorología. “Años anteriores dependiendo en la pista que jugabas era más rápida o más lenta. Este año, sin embargo, todas tienen la misma velocidad, aclaró la jugadora.

Translate »