¿Sí o No?

La posibilidad del coaching en 2019. ¿En contra o a favor?

Novedades Next Gen ATP Finals 2019
Regla del coaching en la Next Gen | Foto: www.nextgenatpfinals.com

En el deporte, el concepto de coaching se refiere a dirigir y controlar el proceso de un deportista para que este llegue a una meta determinada, en la mayoría de los casos, la victoria. En el tenis masculino el entrenador no puede dar órdenes ni hablar con su pupilo durante el partido. Por otra parte en el tenis femenino sí existe esa posibilidad. Tras los últimos polémicos casos de Serena Williams y Kick Kyrgios la ATP está estudiando introducir esta norma en el circuito masculino. ¿Estáis de acuerdo?

Coaching sí, por favor

Alonso Marí Sandoval

Controvertido coaching. En la era de los discursos motivacionales y en la que se valora cada vez más el liderazgo y el training empresarial, ponemos el foco en el mundo del tenis. Un mundo, como bien sabemos, de un corte tradicionalista algo exagerado a menudo. La polémica suscitada con Serena Williams en la final del US Open volvió a sacar a relucir la insensatez que predomina a menudo en los que dictan las reglas de algunos deportes, muchas veces caducas y atemporales.

¿Qué sentido tiene mantener a los entrenadores en las gradas, como cualquier otro espectador más, y prohibirles hacer cualquier gesto que pueda incentivar la motivación de su pupilo? Precisamente, en el momento más importante al que se va a enfrentar un tenista a nivel emocional, que son los partidos. En definitiva, un arma de gran importancia para los tenistas que se desaprovecha, haciendo que la figura de entrenador pierda valor de manera incomprensible.

A nadie le entraría en la cabeza, creo, que un piloto de Fórmula 1 no pudiese comunicarse con sus mecánicos en mitad de una carrera. Pues es prácticamente lo mismo.

Entiendo el tenis como un deporte que debe respetar sus tradiciones, inculcadas a lo largo de los años. Pero también creo que no debe cerrarse a ciertos cambios que, lejos de generar algún perjuicio a los tenistas, favorecerían al espectáculo.

Lahyani habla con Kyrgios en el US Open 2018 | Foto: news.com.au

Medida innecesaria

Tras los acontecimientos sucedidos en el US Open la palabra coaching ha vuelto a rondar en el mundo del tenis. La final femenina y el curioso caso de Nick Kyrgios con el juez de silla Mohamed Lahyani fueron los claros detonantes de poner sobre la mesa la posibilidad de permitir el coaching. Hasta ahora la opción que se plantea es que el entrenador pueda bajar a charlar con su pupilo una vez por set, siempre y cuando sea pedido por el jugador al juez de silla.

Una medida que parece innecesaria, de entrada por la posibilidad de cortar el ritmo de partido, situación que puede perjudicar al adversario. Un claro ejemplo es la situación antes mencionada entre Kyrgios y el juez Lahyani, donde este bajó y claramente alentó al australiano a mejorar su actitud. Después de este momento, el partido se volvió a favor de Kyrgios que terminó por llevarse la victoria.

Permitir el coaching desfavorece, además, a aquellos jugadores de menor ranking que no tienen todavía ganancias suficientes como para pagar a un entrenador que lo acompañe en todas sus giras. En un partido contra un jugador Top 10, no sería de buen gusto que uno tuviera la posibilidad de solicitar una ayuda con la que el otro no cuenta.

Además, el cambio, no parece ser una sugerencia analizada para mejorar lo deportivo, si no una acción para evitar momentos bochornosos como los sucedidos con Serena Williams. Me atrevo a decir que si la situación se hubiese dado con una tenista de menor jerarquía, el suceso habría quedado solo como una advertencia más por coaching. No sería la primera vez que algo se modifica en el tenis por una sugerencia o incomodidad surgida con un tenista de alto rango.

La labor de un entrenador es llenar al tenista de las herramientas necesarias para conseguir el triunfo. Y hasta ahora, el trabajo previo a un partido o un torneo ha bastado para que los tenistas lleguen con lo necesario deportiva y mentalmente.

Por lo tanto, lo que debe de importar es lo que el tenista pueda hacer en la cancha por su propia cuenta, que al final de todo, es el claro reflejo del trabajo del coach.

 

 

Translate »