Opinión

La Laver Cup brilla con luz propia



El equipo de Europa posa con el título de la Laver Cup | Foto: www.lavercup.com

La nueva competición que enfrentó a jugadores de Europa contra otros del Resto del Mundo eclipsó el mundo del tenis. ¿Era exhibición? Sí, pero en ningún momento lo pareció. Las mejores raquetas del circuito, lloraron, se emocionaron, gritaron en su primera edición. Las declaraciones de Federer o Nadal tras el torneo auguran un gran futuro a esta nueva competición al más puro estilo Ryder Cup.

Roger Federer: “La sensación que he tenido con esta victoria es parecida a la los grandes momentos en mi carrera”. Rafael Nadal: “Es uno de los mejores fines de semana que he tenido durante el año, tres días increíbles”. Poco más que decir con ambos comentarios de los dos mejores tenistas en la actualidad del circuito. Totalmente cierto, sólo hay que ver sus gestos, su emoción, su hambre de derrotar a los rivales. Lo vimos con el abrazo entre Federer y Nadal, con las lágrimas de Kyrgios al caer en el partido decisivo. Eran dos equipos, seis jugadores unidos con un claro objetivo, sumar para sus vitrinas el primer título en la historia de esta nueva competición.

¿Qué era un torneo de exhibición? ¿Qué no importaba ganar? ¿Qué iban a jugar sin ganas? Un error este pensamiento que tenían muchos aficionados de este deporte. Ni yo mismo me imaginaba esa intensidad que pudimos ver durante los tres días desde el primer encuentro que disputaron Cilic y Tiafoe. Tres días de espectáculo digno de repetir cada año, con partidos cortos y atractivos gracias al formato del super tie break en la tercera manga. El tenis se está modernizando, acortando los partidos, para favorecer a la televisión y quizás a las sorpresas, ya que en estos encuentros existe mucha más igualdad.

Jack Sock celebra un punto con euforia en la Laver Cup | Foto: www.lavercup.com

Dos capitanes en ambos bandos que fueron leyendas, Borg y McEnroe fueron los encargados de elegir a los jugadores que iban a disputar cada encuentro. El entrenador de los europeos no dudo para brindar a este deporte un momento que será histórico. El sábado el punto del dobles lo disputaron los dos mejores jugadores de la actualidad que entre ambos suman 35 títulos de Grand Slam. Roger y Rafa amigos fuera de las pistas, tuvieron la oportunidad de jugar por primera vez como compañeros en el mismo lado de la red para sumar una victoria.

La amenaza para la Copa Davis es real, el futuro pasa por esta competición que ha entrado pisando fuerte el calendario ATP de los grandes jugadores. El talento de los jóvenes Tiafoe, Shapovalov o Zverev, el talento de Federer o Nadal, la potencia de los americanos o el show de Kyrgios enamoraron al público. Un gran acierto el de la empresa Team8 que representa a Federer y la Federación Australiana con este nuevo proyecto que a buen seguro estará en la cúspide de este deporte en los próximos años. El año que viene se disputará en Chicago, en lo que a buen seguro será lo más probable un espectáculo mayor al de este primer y acertado intento.

¡Viva el tenis y viva la Laver Cup!

 

Translate »