Opinión

Fognini, un tipo especial

Fognini en Umag | Foto: www.atpworldtour.com

El italiano consiguió en Gstaad su quinto título de su carrera profesional en la peor temporada desde sus inicios. Fognini tiene un talento innato pero destaca por su irregularidad a lo largo de todos los torneos, en los que es capaz de lo mejor y lo peor. Este trofeo puede ser un punto de inflexión antes del último Grand Slam del año.

El tenista nacido en San Remo es uno de lo más peculiares del circuito por el carácter que muestra en las pistas. El italiano tiene un calidad de la que pocos jugadores pueden presumir pero es incapaz de sacarle el máximo rendimiento posible, ya que su cabeza se lo impide. Fognini ha sido capaz de ganar en tres ocasiones a Rafael Nadal, justificando la calidad que posee en su raqueta. Esta cuajando una de las peores temporadas de su carrera, debido a los pésimos resultados conseguidos, aunque este triunfo conseguido sobre la arcilla suiza puede devolver la confianza a uno de los jugadores más complicados de vencer en la tierra batida.

Tiene la capacidad de ser uno de los jugadores más queridos de los torneos, aunque en algunos momentos la afición recrimina su actitud en momentos puntuales de los encuentros en los que demuestra sus pocas ganas de jugar. En Madrid siempre ha sido uno de los jugadores más queridos y todos los años la pista se vuelca con el transalpino, aunque nunca ha conseguido buenos resultados, al menos se dejó todo sobre la pista. Ser padre le hizo tener una nueva motivación para seguir jugando al tenis y este primer título declaró que era especial, ya que es el primero que consigue desde su reciente paternidad.

Fognini en Gstaad | Foto: www.atpworldtour.com
La peor temporada de su carrera

Tras sus idas y venidas este 2017 se le ha atragantado al italiano y no encontraba la salida del túnel. A excepción del Masters 1000 de Miami no había conseguido pisar las rondas finales en ningún torneo más, algo decepcionante para un jugador de su calidad. Decidió poner rumbo a Suiza para participar en el torneo de Gstaad sobre tierra batida, su superficie preferida para intentar dar un vuelco a la situación. La cosa pintaba mal ya que en el primer set de su debut endosó un duro 6-1 en contra en 20 minutos. Por raro que parezca remontó y desde entonces su imagen cambió radicalmente para acabar imponiéndose a rivales como Roberto Bautista antes de acabar con el alemán Hanfmann en la final, que le acreditaba como campeón del torneo. Es posible que este nuevo título en sus vitrinas le hagan recuperar la confianza para ser uno de los jugadores tapados en el último Grand Slam de la temporada, el US Open.

Cinco títulos en polvo de ladrillo

Fognini es el típico jugador de contraataque de tierra batida que incómoda muchos a sus rivales. Con este título ha aumentado su palmarés con el quinto título en su carrera profesional, todos ellos sobre arcilla dejando claro el amor del romano por esta superficie. En 2013 consiguió sus dos primeros trofeos ambos en tierra alemanas en Stuttgart y Hamburgo. El año posterior sumó otro primer puesto en Viña del Mar en el que cuajó una gran semana. Quizás 2015 fue otro mal año para el italiano que no fue capaz de ganar ningún título, aunque sí llego a rondas finales. En 2016 consiguió el título en Umag y en la presente temporada consiguió el repóker de título en Gstaad.

 

Translate »