El francés Patrick Mouratoglou habló sobre el crecimiento de su pupilo Holger Rune, y las posibilidades realistas de que alcance más pronto que tarde llegar al No.1 del mundo. 

En una entrevista con Eurosport, el histórico entrenador francés Patrick Mouratoglou se refirió a su relación de trabajo con el danés Holger Rune, a quien entrena desde el octubre del 2022. Desde su llegada al equipo, el escandinavo ha ganado su segundo título ATP en Estocolmo, y posteriormente la conquista más importante de su joven carrera, en el Masters 1000 de París Bercy. Justamente ese triunfo en la capital francesa le permitió ingresar al Top 10. Mouratoglou analiza las chances de que siga escalando y llegue al No.1 en poco tiempo si sigue por este camino ascendente.

Metas altas para Rune

«Creo que todo es realista. Creo que si te pones límites a vos mismo, no los vas a superar de todos modos, por lo que tiene toda la razón al establecer metas altas para sí mismo. Funciona para él. No hay vergüenza en tener grandes ambiciones. Holger apunta alto todo el tiempo, pero también es por eso que es capaz de hacer grandes cosas. No necesariamente se pone muchos límites, y si cumple sus objetivos, eso es genial. Si no lo logra, está bien. Lo pospondrá durante seis meses, un año, dos años, tres años, el tiempo que le lleve llegar allí».

¿Holger como No.1? Algo posible

«Cuando puedes hacer lo que él hizo, todo es posible. Ahora, va a requerir que pueda actuar como lo hizo en Bercy, todo el año, y especialmente en los Grand Slams y en los Masters 1000, donde más cuenta. Así que no va a ser fácil, obviamente, pero si fuera fácil ser el mejor del mundo, ya lo sabríamos. ¿Es eso realista? No es irreal. Será extremadamente difícil, pero no irreal».