Crónicas WTA

La emergente Rybakina se deshace de Kenin en Dubai



kenin rybakina wta dubai 2020 crónica debut
Rybakina al servicio en Dubai | Foto: wtatennis.com

En su primer compromiso en un torneo WTA tras proclamarse campeona del Open de Australia, Sofía Kenin no logró imponer su recién estrenada condición de top10 al despedirse a las primeras de cambio en el torneo de Dubai, de categoría Premier, al caer ante la rusa Elena Rybakina (6-7(2) 6-3 y 6-3), número 19 del mundo y la jugadora que más partidos ha ganado en el circuito en lo va de año, 16. 

No es nada fácil convivir con la presión cuando ya tienes un Grand Slam bajo el brazo y sales a una pista de tenis con todos los ojos puestos encima y con la obligación de ganar casi cada partido que disputas. Una presión que ha comenzado a sentir en sus propias carnes Sofía Kenin. La vigente campeona hace dos semanas en el Open de Australia cayó en su debut en el WTA Premier de Dubai ante la rusa Elena Rybakina, de 20 años y actual número 19 del mundo, en un choque que se alargó hasta los tres sets (6-7(2) 6-3 y 6-3) y en el que a la quinta cabeza de serie le faltó cierta frescura física y mental en el tramo final del mismo, sin poder contener el poderío de una de las jugadoras más en forma actualmente del circuito.

Kenin resuelve el primer set en la muerte súbita

No se trataba, desde luego, de un estreno fácil para la flamante campeona en Melbourne. Rybakina había comenzado este 2020 con mucha fuerza, ganando nada más y nada menos que 15 partidos en apenas mes y medio y con un título (Hobart) y dos finales más (Shenzhen y San Petersburgo) en su haber. Sin embargo, a la emergente tenista rusa le pesó bastante en el inicio el hecho de medirse a toda una campeona de Grand Slam. Kenin aprovechó la fría entrada de su rival para comenzar mandando por 2-0 en el primer set.

Durante este primer tramo del encuentro, la estadounidense mostró toda su inagotable cantidad de recursos que la hicieron campeona en Australia, mezclando a la perfección calidad con sus cortados y ángulos y potencia con su drive y en las subidas a la red. Todo parecía discurrir con normalidad para la norteamericana pero tampoco pudo escapar a la dificultad que entraña cerrar un set.

Con 5-4 y servicio para ello, Kenin dudó por primera vez en el partido, concediendo el break a Rybakina y perdiendo su primera oportunidad de hacerse con la manga. Pese a ello, la número siete del mundo logró recomponerse de forma tan rápida como lo demuestra su crecimiento en los últimos meses. Primero, forzando la muerte súbita y acto seguido, dejando clara su superioridad a nivel mental en un tiebreak dominado de principio a fin (7-2).

Rybakina da un paso al frente

La moscovita no había conseguido desbordar a su rival en prácticamente toda la primera manga. Los números generales habían sido muy favorables a Kenin, que acabó con 13 golpes ganadores por 4 errores no forzados. Al otro lado de la red, Rybakina había firmado 7 y 5, respectivamente. Nada mal, pero no lo suficiente bien como para poder presentar batalla, algo que cambió radicalmente en el segundo set. Kenin bajó su porcentaje de primeros y como consecuencia de ello, comenzó a sufrir mucho más con sus segundos saques (38% de puntos ganados).

Eso, unido a la mejoría de Rybakina con su servicio (cinco puntos cedidos en todo el segundo set) permitió a la rusa apoderarse del fondo de pista y optar a romper el saque de la estadounidense casi en cada turno de servicio. Tanto fue el cántaro a la fuente que con 3-3 en el marcador, la rusa puso un punto más de presión logrando dos breaks consecutivos para poner el 6-3 y con ello las tablas en el choque. Las estadísticas mostraron su mayor agresividad con once winners pero la clave residió en el número de errores no forzados que cometió o, mejor dicho, que no cometió, puesto que no estrenó ese casillero durante todo el segundo set. Ningún error, algo prácticamente imposible de ver hoy en día.

Kenin sucumbe a la presión

La esperada reacción de la campeona del Open de Australia no se produjo, ni por asomo. El último set fue una continuación del segundo, donde las diferencias entre la rusa y la estadounidense se ensancharon aún más en favor de la primera. Kenin se mostraba cada vez más descontrolada por el lado de la derecha y Rybakina, muy hábil, no paraba de moverla hacia ese lado, consiguiendo innumerables errores forzados. Con 4-3 para la rusa llegó el momento clave. Kenin volvió a engancharse con su primer servicio y entregó su saque dejando el desenlace del encuentro a merced de su rival.

Ésta logró dominar sus nervios y eso que no se lo pusieron nada fácil. En su primera bola de partido, la rusa cometió un error infantil estrellando una derecha sencilla contra la red. Acto seguido, Kenin se aferró a su última opción disponiendo de un break point para alargar un juego más, al menos, el choque. Pero esa mínima reacción finalmente quedó en nada. Rybakina salvó el apuro y dio la vuelta a la situación cerrando el partido con un gran servicio abierto justo en el momento en el que se cumplían las dos horas de juego (6-3).

Quedará por ver si esta derrota minará la confianza de Sofía Kenin o si, por el contrario, la hará más fuerte para el resto de torneos que se avecinan a corto plazo. La que sí que no para de crecer es Elena Rybakina, que con este triunfo demuestra que va muy en serio en este 2020. La rusa buscará los cuartos de final en Dubai ante la checa Katerina Siniakova, 58 del mundo y procedente de la previa.

Facebook

Translate