WTA

Coco Vandeweghe, una carrera de fondo frenada por las lesiones

Coco Vandeweghe
Coco Vandeweghe golpeando un revés en Roland Garros | Foto: www.wtatennis.com

La americana fue una de las jugadoras revelación en 2017. Con su juego directo llegó a ser una de las mejores de toda la temporada. Las lesiones han frenado su progresión por el momento pero está trabajando duro para volver en las mejores condiciones. Repasamos la trayectoria de Coco Vandeweghe.

Allá por 2014, en la gira de hierba, una joven de 23 años, la cual no había conseguido explotar del todo, pero una americana despuntaba en Rosmalen. Se trataba de Coco Vandeweghe, una chica alta con un un gran servicio. Ya en el año anterior, había demostrado su fuerte carácter en su partido ante Yulia Putintseva, otra joven prometedora, en el torneo de Bruselas, debido al fuerte carácter de la jugadora kazaja. En ese partido, la europea acusó a su rival de sólo sacar, y no tener juego de fondo, lo cual no parece cierto después de ver los últimos años de la estadounidense.

Ahí se vio el fuerte carácter de ambas jugadoras, aunque CoCo siempre ha sido una jugadora algo más calmada que la kazaja, pero en esa ocasión se vio el fuerte carácter de ambas. Una jugadora de 1.85, con una gran derecha a la hora de atacar, y un gran revés, como mejores armas. Su fuerte carácter le ha jugado malas pasadas en varias ocasiones, como en el US Open 2015. En aquel partido se enfrentaba en segunda ronda a su amiga Bethanie Mattek-Sands, y la que ganase se mediría a Serena Williams. El encuentro se puso en contra para la joven americana, la cual, tras verse 0-5 abajo en el primer set, demostró toda su rabia golpeando la raqueta varias veces contra el suelo, y rompiéndola. Además, en Wimbledon 2017, ante Rybarikova, con set iguales, discutió con la jueza de silla, en una bola dudosa, y eso la sacó mentalmente del partido.

Un 2017 de consagración

En 2017, llegó su gran año. De la mano de Pat Cash, sacó a relucir su mejor tenis. Ya en el Open de Australia demostró su buen momento de forma, derrotando a la número uno por aquel entonces, la alemana Angelique Kerber. A base de buenos primeros saques y golpes ganadores acabó derrotando a la mejor jugadora del circuito por aquel entonces. En cuartos de final, derrotó a Garbiñe Muguruza, mostrando un tenis muy agresivo. Luego en semifinales caería ante Venus Williams, pero había nacido una nueva jugadora en el país americano.

En Wimbledon, demostró su gran juego sobre pasto, el cual le favorece mucho por su buen saque y por su tenis directo. Caería en cuartos ante Rybarikova, pero dejando buenas sensaciones. Y en el torneo anterior se había tenido que retirar ante Garbiñe Muguruza con un set para cada jugadora. La gira americana confirmó su explosión, llegando a la final en San José, cayendo ante su amiga Madison Keys. Pero en el US Open demostró de qué pasta estaba hecha, derrotando a Pliskova y a Sevastova entre otras, para plantarse en semifinales, cayendo de nuevo con Keys, pero dejando la sensación de ser una jugadora a tener en cuenta en 2018. Cerró el año con una final en el WTA Finals II, ante Julia Goerges, la cual perdería.

Las lesiones frenaron la progresión

Se esperaba mucho de ella en 2018, y en el principio de temporada, decepcionó en el Open de Australia, cayendo ante Timea Babos, sin hacer en pista dura no hizo grandes actuaciones. Pero con la llegada del torneo de Stuttgart, todo cambió. En unas pistas que la favorecían, a pesar de ser clay, era indoor, lo cual la venía mucho mejor de cara a su tenis más directo. Llegó a la final, donde perdería ante Pliskova, pero dejando una gran imagen.  Pero sufrió una lesión la cual mermó su rendimiento individual, no así el de dobles, en donde conseguiría el US Open junto con la australiana Ashleigh Barty, derrotando en la final a Timea Babos y a Kristina Mladenovic.

La segunda mitad del año fue muy negativa para la americana a nivel individual, ya que sufrió una lesión de tobillo antes de Wimbledon, la cual hizo que su rendimiento en individuales bajase. En dobles continuo rindiendo a buen nivel, ya que no era tan exigente físicamente. El 2019 no ha empezado muy bien, ya que ha sufrido otra lesión que la ha tenido frenada sin poder jugar ningún partido hasta la fecha. Una jugadora con un fuerte carácter, pero que guarda mucho tenis en su raqueta, pero las lesiones la han frenado estos meses, pero esperemos volver a la CoCo agresiva de 2017, y a un buen nivel de nuevo.

Translate »