Noticias

Cerúndolo queda a un paso del US Open

cerúndolo gojowczyk us open
Cerúndolo cortando un revés | Foto: usopen.org

El argentino no pudo ganar en el último duelo de la fase previa para alcanzar el cuadro final (4-6, 3-6). Cerúndolo no tuvo opciones ante un rival que se demostró tener mucha más experiencia en este tipo de partidos. Gojowczyk volverá al cuadro final de un Grand Slam y será un rival que llegará con ritmo. 

Argentina miraba el inicio de la última jornada de la qualy del US Open a Francisco Cerúndolo. El argentino había ganado sus dos primeros compromisos a Kwiatkwoski y Ficovich y ahora le tocaba derrotar a Gojowczyk sí quería estar entre los mejores. Se esperaba un partido complicado ante un rival que ha estado en la élite del tenis durante unos cuantos años.

Adiós de Cerúndolo en el US Open

Cerúndolo comenzó cediendo su servicio pero rápidamente se recuperó y con un contrabreak pudo poner el uno iguales en el marcador. Fue capaz de llevar la iniciativa en los siguientes juegos, aunque se veía al alemán un punto por encima como dominador del partido. Fue el séptimo juego cuando llegaron tres bolas de break para su rival y Peter no falló para dar un golpe sobre la mesa. Desde ese momento con mucha facilidad se llevó la primera manga por 6-4 y las cosas se complicaban para Cerúndolo que viendo sus gestos sobre la pista y en los cambios de lado no se mostraba nada contento con el tenis que estaba plasmando.

Saltaron las alarmas en Cerúndolo cuando en el primer juego de la segunda manga tenía su servicio y le dejaba a su rival el partido casi encarrilado. Gojowczyk ganaba todos sus saques con mucha facilidad y es que estaba muy cómodo en la pista dominando con su derecha. Cerúndolo no encontraba la solución y el séptimo juego volvió a conceder un break que dejaba el partido en bandeja para Peter. El alemán cedió su servicio y Francisco seguía con alguna esperanza. Al resto llegó la bola de partido, a la primera no, pero a la tercera lograba la victoria y el billete al cuadro final.

 

Translate