Curiosidades

Los beneficios físicos y mentales de jugar tenis



El tenis trae consigo beneficios al cuerpo y a la mente | Foto: Twitter @rnadalacademy

Todo deporte, sin lugar a duda, trae beneficios para quien lo practica. La mente y el cuerpo se benefician para quien tiene el hábito del ejercicio. El tenis, por supuesto, no se queda atrás. Y ya sea para quien lo juega profesionalmente, como para quien lo juega por diversión, el deporte blanco aporta diversos beneficios a nuestro estado físico y mental.

El tenis es un deporte muy completo. Es una disciplina que requiere su tiempo para ser dominada y como la mayoría de los deportes exige dedicación, esfuerzo y constancia. Todos esto retribuyéndose en los beneficios físicos que trae consigo.

En cuanto a salud se refiere, el hábito del tenis mejora el sistema cardiovascular y previene inconvenientes como la hipertensión o infartos. Al ser un juego en el que toma un papel muy importante la toma de decisiones, cerebro y corazón se activan sustancialmente y se estimula el sistema motriz.

Se recomienda practicarlos de dos a tres veces por semana por lo menos por una hora para ir viendo resultados graduales. Naturalmente en un principio no se debe acelerar el proceso para no sobre esforzar el cuerpo. Además, esto puede provocar lesiones musculares o en las articulaciones, así como un ligero déficit circulatorio y falta de oxígeno. Un comienzo ligero y sin prisas hará que poco a poco vaya mejorando la resistencia.

Más allá de los beneficios en la salud, el tenis trae consigo beneficios físicos, mentales y hasta sociales.

La exigencia física de este deporte le va dando a quien lo practica constantemente mayor resistencia, potencia muscular y un mejor control psicofísico. La coordinación de todo el cuerpo va mejorando, así como la agilidad y el equilibrio. Además, al estar constantemente recibiendo el impacto de la fuerza del golpe de la bola, los huesos se van fortaleciendo y se previene la osteoporosis.

En cuanto a lo mental, la disciplina que exige el tenis va formando un carácter particular en quien lo practica. Sobre todo, al tratarse de quien lo hace de forma competitiva, la lucha interna que puede generar cada punto aporta mucho a este desarrollo del carácter. Reponerse ante los errores para jugar el siguiente punto, y buscar siempre la motivación para pelear un partido hasta el final, son atributos que poco a poco se van generando.

Y sin duda, el practicarlo como una actividad recreativa, fortalece el vínculo de quienes se reúnen semana a semana a jugar un partido. Y en ocasiones, este círculo social se va haciendo cada vez más grande, generándose así un grupo de amistad en torno a este deporte.

Facebook

Translate