Noticias

Bedene: «Federer es el que más ha influido en el tenis»

Bedene Federer influido tenis
Bedene y Federer se saludan tras un partido | Foto: ATP

Aljaz Bedene, uno de los tenistas que ha decidido colgar la raqueta esta temporada con tan solo 33 años ha concedido una entrevista a la edición eslovena del medio Sportklub en la que repasó su carrera y donde también quiso mojarse sobre el debate sobre quién es el mejor tenista de la historia.

Sobre esta cuestión Bedene cree que, pese a que Federer ha sido el más influyente, Djokovic será el más destacado en resultados por delante de Nadal. Bedene también tuvo palabras de cariño hacia Rafa Nadal a la hora de echar la vista atrás al circuito. El esloveno también quiso confesar las dos ocasiones que estuvo al borde de la muerte. En cuanto a lo sucedido en la previa del US Open 2012, Bedene admite que jugó un partido en la previa pese al riesgo de que le podía explotar el apéndice en pleno partidoUna de las asignaturas pendientes con las que Bedene cerró su carrera fue con la de irse sin lograr al menos una victoria en su carrera ante Nadal, Federer, Djokovic y Murray, algo que cree que podría haber logrado en 2020 de no haber sido por la pandemia.

La influencia de Federer los resultados de Djokovic

“No cerremos los ojos. Roger Federer ha sido el tenista que más ha influido en el tenis, pero el mejor en cuanto a resultados será Djokovic. Creo que cuando Nadal y Djokovic se retiren, Novak tendrá más Grand Slam, Masters y tal vez más torneos en total. Me enfrenté a Nadal, Djokovic y Federer al menos dos veces y Djokovic es el que golpea más duro a la pelota y es perfecto”.

Cariño de Nadal

 “En el circuito ATP he visto las mismas caras todo el tiempo durante casi 20 años. Es una rutina. Pero reconozco que he recibido el reconocimiento de hasta de los mejores, como hizo Rafa Nadal en el último del US Open. A pesar de su grandeza, las grandes figuras del tenis también siguen siendo humanos. He tenido una gran relación con tenistas como Roberto Bautista, Damir Dzumhur y también con casi todos los serbios salvo con Novak Djokovic, con el que siempre coincidía en los horarios del calendario”.

A punto de morir en dos ocasiones

Casi me muero dos veces: en Blumenau, en un torneo en Brasil; y después por una complicación de una apendicitis. Jugué pese a que el médico me rogó que no lo hiciera. En el US Open tuve suerte de perder ese partido porque, si no, podría haber muerto. En Brasil, si la caldera se hubiera encendido diez minutos después, la mitad del hotel habría volado por los aires. Estaba con el entrenador Igor Roric en el segundo piso antes de las siete de la mañana en el segundo piso del hotel. El primero era de oficinas que quedaron destrozadas y si hubiera habido alguien allí habrían muerto. La explosión fue tan fuerte que no pude dormir durante 14 días”.

US Open 2012

“En cuanto a la apendicitis, en 2012 gané mi primer partido en la previa del US Open pero notaba dolor en la parte inferior de mi cuerpo. Pensé que era hambre pero por la noche el dolor empeoró. Fui al médico y me dijo que no jugase pero le pedí pastillas para el dolor. Me tome cuatro pastillas antes de mi partido con Daniel Kosakowski, pero el médico estaba tan preocupado que estaba al lado del campo y había pedido una ambulancia. En el partido perdí 3-6 el primer set y gané 6-3 el segundo pero en el tercero no podía moverme y perdí. Si hubiera pasado a la tercera ronda previa habría querido jugar y arriesgarme a que el apéndice me explotase. Tras el partido el médico me dijo en urgencias que tuve mucha suerte y al final todo termino con un procedimiento artroscópico”.

No haber ganado al Big Three ni a Murray

Creo que podía haber ganado al menos un partido a Nadal, Federer, Djokovic y Murray antes del COVID. En la segunda parte de la temporada 2019 jugué en tercera ronda del US Open con Zverev en cuatro sets y dos de ellos se fueron al tie-break. Llegué a cuartos de final en Viena y luché con Tsonga por el título en Metz. En febrero de 2020 gané a Tsitsipas y perdí con Auger-Aliassime en cuartos de Rotterdam. Creo que si hubiera jugado una buena primavera me habría acercado al Top-20 pero entonces nos dijeron que se paraba la temporada antes de Indian Wells. Me uní a la academia 4Slam de Barcelona de Galo Blanco, entrené con grandes tenistas y eso me hizo estar más preparado que nunca pero llegó el coronavirus”.