Crónicas Grand Slam

Thiem necesita cinco mangas para vencer al local Alex Bolt

Thiem Bolt Open Australia 2020
Thiem en su partido ante Bolt en el Open de Australia | Foto: @australianopen

El austriaco tuvo que emplearse al máximo para superar a un Alex Bolt que rindió por encima de su nivel (6-2, 5-7, 6-7(5), 6-1, 6-2). Al final todo quedó en un susto y Thiem estará en la tercera ronda en la que se enfrentará al vencedor del duelo entre Taylor Fritz y Kevin Anderson.

Dominic Thiem llegaba a Australia con ganas de enseñar que es capaz de competir en este torneo a la altura del `Big Three´. En las quinielas era una de los favoritos tras la gran mejora de su tenis en pista rápida en 2019. Su debut no tuvo problemas para superar a un experimentado jugador como Adrian Mannarino. En cambio el que iba a ser su rival en el segundo duelo, el local Alex Bolt sufrió y necesitó de cinco mangas para superar a Albert Ramos.

A priori se presentaba un duelo desigual de los que muchos pensaban no iba a tener un duro y largo partido. Bolt empezó nervioso ante un partido de tal magnitud. En su primer turno de servicio el austriaco rompió y tomó ventaja en el marcador. El pupilo de Massú era el que mandaba con la potencia de sus golpes y su rival por el momento nada podía hacer. En el séptimo juego llegaron otras dos opciones de quiebre y Thiem seguía abriendo ventaja en el marcador. Con su saque cerró y en 31 minutos estaba con el primer set en la manga.

Bolt sueña con la machada

Bolt poco a poco iba a ir subiendo el ritmo al menos con su servicio para entrar en esa atmósfera de juego en la que los tenistas australianos conectan con el público. El encuentro estaba mucho más igualado con ambos ganando su servicio. Fue Thiem el primer que volvió a conseguir el premio de romper un servicio. De esta manera llegó a tener un 5-4 y servicio para poner el segundo set bajo su nombre pero esta vez falló a la hora de cerrar. Bolt se creció y el público quería la remontada. El jugador local ganó el siguiente juego y pasó la patata caliente al otro lado. Thiem sintió la presión y con un 30-40 tenía que defender una bola de set en contra. El austriaco se vio sorprendido y de repente el encuentro estaba empate.

Este set le dio alas a Bolt que después de romper dos juegos seguidos y ganar el set creía en sus opciones. En la tercera manga el nivel de los servicios bajó y comenzaron a llegar más alternativas al resto. Thiem en los momentos decisivos subía una marcha para intentar volver a poner tierra de por medio en el casillero. Dominic dispuso de cinco bolas de break para tener su servicio y cerrar el set, pero no lo consiguió. Así llegaron a un tie break en el que cada punto era más que importante. Bolt comenzó arrollando poniendo el 5-1 rápidamente a su favor. Thiem iba a luchar hasta el final y remó hasta el 6-5 en contra, momento en el que ya no pudo más. De repente Alex Bolt ganaba la tercera manga y estaba a solo un parcial de eliminar al quinto cabeza de serie.

Dominic reacciona a tiempo

Thiem volvió a su nivel sobre todo con el servicio donde se le veía mucho más calmado. El cuarto set tuvo poca historia ya que desde el inicio fue el jefe y señor del marcador. Con un tenis de control, presionando a su rival desde el fondo de la pista gracias a la velocidad de bola mandaba en los tiempos del partido. Dos breaks consecutivos le daban un parcial de 4-0 que significaba ganar el set por 6-1, con total contundencia.

El partido se iba a decidir en la quinta manga. Por las sensaciones era Thiem el que llegaba mejor, aunque era Bolt el que comenzaba sacando, algo que podía ser muy importante. Mal comenzaron las cosas con la rotura inicial de Thiem que le daba ya ventaja en el marcador. Dominic no tenía problemas con el servicio todo lo contrario que el aussie que cada turno de saque tenía que emplearse al máximo salvando bolas de break. En el quinto juego después de seis ocasiones Thiem asestaba el golpe definitivo poniendo el 4-1 a su favor con dos breaks. Bolt solo pudo limar el marcador para acabar de una manera muy honrado un partido en el que cerca estuvo de conseguir la sorpresa de la jornada.

 

 

Translate »