Challenger

Rinderknech es el campeón del Challenger de Zug

rinderknech loore challenger zug
Arthur Rinderknech es campeón en Zug. | Foto: @AlexandreHergott - Open Parc.

El tenista francés Arthur Rinderknech superó al belga Joris De Loore por 3-6, 6-3, 6-4 tras 2h12m de juego en la final del Challenger 125 de Zug. De esta forma consiguió el quinto título en este nivel de su carrera y subirá al No. 66 del mundo.

Arthur Rinderknech está pasando por un momento de irregularidad, ubicado Top 100 y buscando asentarse en ese lote, algo que siempre es complicado para los tenistas. Los cuartos en el ATP de Mallorca, desde la qualy, y en el Challenger de Pau son lo mejor de su temporada. En Zug eliminó a Ferrari, Travaglia, Andreev y Rodionov para ser finalista. Del otro lado llegaba Joris De Loore. El belga nunca pudo dar un salto de calidad en su carrera, en la cual siempre merodeó el Top 200. Con algunos vaivenes en este 2023, el belga se consagró campeón en el Challenger de Oeiras, hizo final en Oeiras 2, semis en Roma y cuartos en Vilnius. Stricker, Blancaneaux, Gigante y Fognini sus victimas esta semana.

Rinderknech impone su favoritismo

Arthur Rinderknech y Joris De Loore se enfrentaban en la final del Challenger de Zug.

El arranque del partido fue muy parejos, con los dos sosteniendo y sin ceder terreno. Luego, el francés fue agresivo con la devolución, fue profundo y generó cuatro break points, pero no los aprovecho. Al game siguiente, el belga se mostró preciso y lanzado para lastimar con su derecha y romper el saque. Cabe recordar que más temprano Joris había terminado su encuentro de semifinales. Casi sin matices al saque, De Loore se adelantó por 6-3 en 42 minutos.

En la segunda mangas las cosas cambiaron considerablemente. Arthur se metió en la cancha, ofreció muchas variantes con sus golpes, ganó precisión con su derecha y tras escapar de break points pudo romper el servicio. La ventaja a favor la supo manejar con mucha autoridad. Por su lado, el belga empezó a sentir el trajín y se notó mucho en el desarrollo. Luego de salvar, nuevamente, dos puntos de ruptura en el séptimo game, Rinderknech igualó por 6-3 en 48 minutos.

Los primeros seis juego del set decisivo fueron absolutamente parejos, ambos firmes para sostener, en un arranque enredado y sin un dominador claro. No obstante, el francés volvió a cargar con el drive, aprovechó la única oportunidad que se le presentó y quebró el saque. Este fue un golpe de nocaut para De Loore, que a pesar que sostuvo e intentó poner presión, todo le costaba mucho más. Sin desesperarse y con mucha precisión, Rinderknech sentenció el 3-6, 6-3, 6-4 tras 2h12m.

Sobre el autor

Juan Gavelán

De Villa Gesell, Argentina. Tengo 24 años y soy periodista especializado en tenis.

Ads