Opinión

Reencuentros con la disciplina tenística I

primeras sensaciones reencuentros tenis
La pelota de Roland Garros bajo la lluvia | Foto: rolandgarros.com

El tenis es un deporte que requiere de mucha técnica para ejecutar algunos de sus golpes. En este artículo te cuento mi experiencia con algunos de ellos tras mi primer reencuentro con el deporte de raqueta.

La temporada del tenis profesional no ha vuelto aún a escena. La situación en Estados Unidos no ayuda a confirmar la presencia de los tenistas en los torneos de la gira norteamericana como el US Open a finales de agosto. Sin embargo, todos aquellos de sus amantes en España pudieron comenzar a practicarlo a partir de la fase 1 de la desescalada. Junto al running, fue una de las actividades físicas que menos perjudicados resultaron.

Al tratarse de un deporte de uno contra uno, se convirtió en uno de los primeros en el que se permitió su práctica. Mi primera experiencia tras meses de inactividad se puede catalogar de desastre. Muchos de vosotros lectores seguro que también os sentisteis así. En mi caso, el gran culpable de esta situación fue el revés a una mano con bolas altas.

Todo empezó el sábado 16 de mayo. Mi provincia, Almería, ya se hallaba en la fase 1 desde el lunes 11, por lo que podía volver a hacer uso de la raqueta. Consciente de ello, reservé pista con un amigo en unas instalaciones de mi ciudad. Comenzamos el calentamiento y rápidamente comencé a sentirme incómodo. No sabía cómo colocarme para impactar correctamente a la bola.

Este hecho se acentuaba con el revés. Cogía la pelota muy arriba y apenas podía imprimirle fuerza. Para más inri, la mayoría de las veces mis intentos eran frenados por la red o por mi falta de precisión. Por momentos, los peloteos parecían más propios de niños primerizos con la raqueta que de jóvenes que han entrenados durante dos años seguidos este psicológico a la par que físico deporte.

Tanto mi juego de pies como el de mi rival fallaba en todo momento. Este, unido a lentitud por la falta de actividad provocaba que llegáramos tarde y que la mayoría de bolas fueran incómodas. El saque se convertía en una de las pocas buenas noticias de un triste encuentro que al final se decantaba para mi lado.

Después de semejante día, llegaron algunos más. Después de tan bajo nivel por mi parte, mejoré en algunas facetas. A pesar de ello, el revés a una mano se mantiene en cuarentena en algunas fases de los encuentros. Ser seguidor del revés de Dominic Thiem tampoco ayuda. Genios hay pocos y queda claro que este ilustre servidor no lo es.

Translate