Opinión

¡Grande Peque, por vos me fui a dormir contento!

Diego Schwartzman firma a la cámara tras ganar a Johnson | Foto: www.atpworldtour.com

¡Grande Peque! Hizo que me vaya a dormir más tranquilo, digamos que contento. La verdad, después de la decepcionante actuación de la selección Argentina de fútbol me senté con muy pocas ganas a ver el partido de Diego Schwartzman y Steve Johnson. Daban vueltas en mi cabeza las pocas opciones para ganar que tuvimos ante Perú, después de la floja actuación de nuestra selección.

Pero apenas empezó el juego Diegui me cambió el ánimo. Veloz, enchufado, no le perdonó el flojo arranque de Johnson, quebrando de entrada. Además inmediatamente confirmó la rotura en cero. Como si todo eso fuese poco, volvió a romper el servicio. Se fue al primer descanso con una ventaja de 3-0. ¡Eso sí me levantó el ánimo!

Diegui siguió impecable con su saque, su juego veloz, casi sin cometer errores, mientras Johnson no era rival. Mal con su servicio, cometiendo muchos errores, digamos que no le salía nada bien. Terminó perdiendo el primer set por 6-0 en tan solo 32 minutos de juego. El argentino solo perdió dos puntos con su servicio y tuvo 13 oportunidades de quiebre. Esto nos indica claramente las diferencias entre ambos jugadores. Dijeron que Johnson jugó disminuido físicamente, con problemas en el cuello. De ser así, creo que Diegui lo supo aprovechar al máximo.

Por suerte para el espectáculo, el segundo parcial fue mucho más parejo. Johnson mejoró notablemente su juego, en especial su servicio, lo cual le permitió equilibrar el partido. Pero Schwartzman seguía intratable con su saque. De los cuatro primeros juegos de servicio, tres los ganó en blanco y el restante en 15. Diegui, sin tener un saque demoledor, sacó con mucha inteligencia, variando la dirección, la velocidad y la potencia. El norteamericano no le encontró la respuesta en casi todo el partido.

Pero el argentino tampoco es una máquina y perdió la efectividad de su saque en el décimo game. Ahí vimos el juego más largo con el saque del argentino, llegó el primer deuce con el saque de Diegui. El argentino tuvo que levantar dos puntos para set, para finalmente ganarlo y ponerse 5-5.

Diego Schwartzman celebra el pase a semifinales en Tokyo | Foto: www.atpworldtour.com

El Pequeño de Villa Crespo aceleró aún más su juego, aprovechó el bajón del norteamericano y consiguió el tan ansiado quiebre. Así fue como Diegui sacó para cerrar el partido (6-0, 6-5). Levantó el (0-30) inicial para ponerse (40-30) llegando el primer punto de partido. Se le queda corta la devolución y se le fue el primer punto de partido. Se  fue el segundo y se fue el tercero. Se me empezaron a confundir las imágenes con los tiros desviados de Messi y compañía en La Bombonera. ¡Pensé, nooo, otra vez sopa!

Fueron cinco puntos de partido que se le escaparon, recién en el sexto, la devolución de Johnson se fue ancha y fue partido para Diegui. Grité “vamoooo” como si la Argentina hubiese clasificado para Rusia, creo que desperté a más de un vecino. Por fin, qué alegría, fin de un gran partido.

Resumiendo, contundente, sólido triunfo del Peque Schwartzman por (6-0, 7-5) que lo pone entre los 4 mejores de Tokyo. Llega a la semifinal sin perder un solo set, mostrando un nivel muy parejo en todos los partidos, un juego muy sólido. Será la segunda vez en esta temporada que llega a esta instancia. No será para nada fácil, pero nos pone a soñar que puede llegar su primer título de esta temporada.

En frente tendrá un muy difícil rival, que también está pasando un gran momento, el belga David Goffin. Llegó a Tokyo estrenando el título ganado en Shenzhen. Las estadísticas favorecen al tenista belga 2-1. Un partido complicado para Diegui por donde se lo mire. No importa, con toda la fe y la esperanza en el tenis de Diegui, mañana volveremos a gritar “Diegooo, Diegooo”.

Sobre el autor

Tie Break

Apasionado del tenis en general, del tenis argentino, mi país natal. en particular. Me gusta seguir a los tenistas argentinos por los torneos juveniles (ITF-Junior), y los Future. Todo el Tenis que haya por TV e Internet no pasará desapercibido.

Translate »