Crónicas

Garbiñe Muguruza, nueva reina de Londres

Garbiñe emocionada tras ganar Wimbledon | Foto: www.wimbledon.com

La española consiguió su primer título en Wimbledon tras superar en la final a Venus Williams (7-5, 6-0). Garbiñe ofreció una exhibición de juego para superar a su rival. De esta forma se convierte en la primera jugadora española de la historia en conseguir ganar dos Grand Slams, Roland Garros y Wimbledon.

Garbiñe Muguruza ha confirmado que el futuro del tenis pasa por sus manos, tras bordar un juego perfecto a lo largo de las dos semanas de Wimbledon. La española ya estuvo en la final en el año 2015 frente a Serena Williams, aunque la americana superó a su rival. En unas emotivas palabras Serena aseguró que la joven contrincante no debía estar triste ya que en un futuro iba a poder convertirse en triunfadora. Cosas del destino, que dos años después la final iba a deparar un enfrentamiento entre la hispano venezolana y la hermana de Serena, Venus Williams. Garbiñe optaba a convertirse en la primera jugadora española de la historia en conseguir dos títulos de Grand Slams, Roland Garros y Wimbledon. Venus podía convertirse en la jugadora más veterana en levantar un Grande, relevando a Martina Navratilova. Como auguró la pequeña de las Williams, esta vez sí, Garbiñe levantó el título tras una final soñada.

Un auténtico vendaval

A las 15:00 saltaban ambas jugadoras a la vez a la pista central de Wimbledon dispuestas a levantar el trofeo de campeonas. Garbiñe desde el calentamiento mostró la intensidad que requería el partido con saltos constantes que intentaban intimidar a su rival, mientras Venus estaba más pausada por la veteranía en este tipo de citas. El partido comenzó igualado con las dos jugadoras manteniendo su servicio. Se notaba la tensión en cada punto, ninguna quería dejar regalar nada a su rival. La clave de todo el encuentro llegó en el décimo juego, en el que la americana se puso 15-40 en el marcador, que significaban dos bolas de set. El peligro era inminente, pero la pupila de Conchita ya había demostrado a lo largo del torneo, que estaba sabiendo gestionar la presión a la perfección. De nuevo salvó las dos bolas de rotura para acabar consiguiendo un juego que dictaminó el rumbo del partido.

Garbiñe y Venus en la final de Wimbledon | Foto: www.wimbledon,com

En el siguiente servicio de Venus, la mayor de las Williams, tenía la cabeza puesta en el juego anterior y su rival aprovechó la opción de rotura para conseguir el primer break del partido. Garbiñe saltó decidida en el cambio de pista y consiguió consolidar el break y conseguir el primer set que le dejaba más cerca del sueño. La española empezó la segunda manga al igual que acabó la primera, con una rotura que ponía tierra de por medio. Venus se hundió a base de errores no forzados, la americana intentaba ganar los puntos por la vía rápida, un grave error.

Garbiñe en ningún momento notó presión y seguía sumando juegos en su casillero y en veinte minutos sacaba para tocar la gloria. Una bola profunda generaba dudas en la española que decidió pedir el ojo de halcón. La tecnología era la encargada en esta edición de confirmar que la española iba a ser la campeona, ya que la bola se marchó larga. Garbiñe se puso las manos en la cara emocionada tras conseguir a sus 23 años el segundo Grand Slam y tomar el relevo de Conchita Martínez en Wimbledon tras ganar en 1994.

Translate »