Estadísticas

El año soñado de Novak Djokovic aquel 2011

Djokovic títulos 2011
Djokovic posa con el título en el Open de Australia 2011 | Foto: zimbio.com

La perfección es a menudo un concepto muy controvertido. Al tratarse de algo sumamente relativo, requiere la apreciación individual de cada uno para determinar lo que nos resulta perfecto y lo que no. En lo que a nuestro ámbito se refiere, y de lo que nos gusta hablar en este espacio, que no es de otra cosa que de tenis, la perfección ha sido suavemente rozada por varios tenistas en distintos campos. No obstante, el tenista tal vez más pulcro en todos los niveles que exige un deporte como el tenis ha sido probablemente Djokovic.

Un 2015 con 11 títulos

El serbio, considerado ya uno de los mejores jugadores de la historia, ha protagonizado muchas temporadas al más alto nivel, pero tal vez hay un par de ellas que sobresalen sobre el resto. La más reciente data del año 2015, donde el balcánico logró la friolera de 11 títulos, entre los cuales se encontraban tres de los cuatro Grand Slam del año. Tan sólo Wawrinka logró arrebatarle el Golden Slam en la Philippe Chatrier de París.

Números estratosféricos en 2011

No obstante, la otra temporada en la que Djokovic sobresale es tal vez la que consiga acariciar con mayor cercanía el correoso concepto de perfección, allá por 2011. El tenista de Belgrado registró 72 victorias a lo largo de ese año por tan sólo 6 derrotas. En aquel año, también consiguió vencer en tres de los cuatro Grand Slam, quedando por conquistar también en aquella ocasión el título de Roland Garros. No obstante, el impacto de aquella gesta se debía entre otras cosas a cómo logró romper el binomio de Federer y Nadal, grandes dominadores del circuito en años anteriores.

En este último aspecto, Djokovic logró un balance de 10-1 ante Federer y Nadal, logrando de esta forma un aplastante dominio tenístico y mental sobre ambos tenistas. De otro modo, también logró encadenar 41 victorias desde enero a mayo y conquistando todos los torneos en los que participó hasta la derrota ante Federer en Roland Garros. Lejos de desinflarse ante el tropiezo, conquistó Wimbledon, Montreal y US Open, lo que le valió de sobra para convertirse en el tenista número uno del mundo.

Pese a terminar la temporada con algún contratiempo en forma de lesión y alguna derrota inesperada, el año de Djokovic servirá siempre de referencia como uno de los más brillantes de la historia, y también será su propia marca la que perseguirá Novak en los años venideros.

Sobre el autor

Alonso Marí Sandoval

Madrid e Ibiza & Deporte y Cine

Comentar...

Click aquí para escribir un comentario

Translate »