Crónicas Grand Slam

Wawrinka señala sus aspiraciones al clasificarse a cuartos en el Australian Open

Wawrinka Medvedev Australian Open 2020
Wawrinka celebra su pase a cuartos. Foto: Zimbio

Stan Wawrinka eliminó a Daniil Medvedev (6-2, 2-6, 4-6, 7-6(2), 6-2) en tres horas y 20 minutos sobre la Margaret Court Arena. Por quinta vez, alcanza los cuartos de final en el Australian Open y esperará al ganador entre Alexander Zverev y Andrey Rublev. 

Cada uno en su terreno

Excelso el nivel que ofreció el tenista helvético durante el primer parcial. Aprovechaba todas las bolas imprimiendo profundidad. Se encontraba muy cómodo con su revés además de aspirar a mayor confianza gracias a su derecha. En todo instante era él quién postulaba su dictadura sobre la pista ante un Daniil muy incómodo que se veía forzado a correr. No conseguía su seguridad e intentó varias cosas que le llevaron a cometer bastantes errores no forzados. En 31 minutos, Wawrinka se situó por delante consiguiendo romper dos veces, pero teniendo oportunidad de hacerlo en tres de los cuatro que sirvió el ruso.

El segundo parcial fue la otra cara de la moneda. Medvedev intensificó su plan con mayor seguridad. Se mostró mucho más seguro con sus golpes de fondo de pista, cambió efectos, estaba más metido sobre el terreno de juego, e hizo incomodar mucho al suizo que cometió varios errores ya que al nivel que estaba jugando, era muy difícil poder convivir con ello. En 30 minutos de parcial, el cabeza de serie No.4 del torneo, se complacía de haber obtenido la igualdad en el choque.

Medvedev toma las riendas

La situación se había igualado y dejando atrás los monólogos, cada uno con su estilo de juego, batallaron durante el tercer set. Se encontraron sólidos con su primer golpe, pero el ruso en un instante donde los detalles iban a deparar la diferencia que se iba a cosechar, confirmó su solidez con puntos más largos. Se impuso al suizo rompiendo el servicio, labrando la remontada en poco más de una hora. Es decir, el partido apenas llegaba a la hora y 40 minutos cuando Daniil se alzó con el tercer parcial.

El inicio del cuarto set fue igualado con ambos rindiendo a gran nivel. El primero en intentar obtener la diferencia fue Stan disponiendo la opción de break, pero Medvedev que iba subiendo su intensidad con su primer golpe a medida que el partido avanzaba, continuó nadando con viento a favor. Sin muchas más dilaciones, y sin que ambos tuvieran opciones a la hora de restar, llegaron al Tie-Break. 

Wawrinka llega al quinto tras un Tie-Break perfecto

El primer mini-break fue para Wawrinka, con un extraño error no forzado de Daniil que se estrelló en la red. El ruso perdió sus dos turnos, con el suizo sólido desde el fondo de pista, obligando al error. Con ventaja, se situó con 3-0 y servicio. El primero lo estampó en la red con su drive, pero el segundo lo aprovechó con un revés paralelo. Por parte del ruso, le costó poner en el marcador su primer punto con su saque, pero con lucha llegó tras un remate en las inmediaciones cercanas a la red, antes del cambio de lado.

Wawrinka había salido inmenso a este juego final, y estaba leyendo de manera magnífica los saques de su oponente. Con 5-2, encaminó la muerte súbita para que con un saque directo, llegasen cuatro opciones de set. Lo aprovechó a la primera señalándose su rostro, para explicar la concentración que le había llevado a disputar un Tie-Break perfecto que lo resolvió con 7-2. 

‘Stan the Man’

Inmerso consigo mismo, el cabeza de serie No.15 del torneo que ya conquistó en 2014, arrancó con la inspiración del primer parcial. Encontraba las líneas, y el quiebre fue un hecho sin que se palpara ninguno en los tres parciales anteriores. Tras el juego mostrado por Wawrinka, Medvedev estaba pasando por el momento más crítico del partido.

Tuvo sus opciones el tenista ruso llegando a tener un 15-40, regresando a su seguridad y persistencia desde el fondo. Aun así, Wawrinka conectando primeros servicios con suma autoridad, aupó a la grada con los sus gritos que condecoraban su estado tras pasar por instantes trascendentes.

El nivel en la pista estaba siendo altísimo. El tenista helvético estaba logrando encontrar todos los ángulos de la pista, y aquello conllevó en situarse con un 15-40. En el momento, que estaba jugando como los ángeles, el ruso respondió con dos saques directos, pero Wawrinka, sin descender en actitud, volvió a lograr puntos de inmenso mérito para colocarse 5-2 y servir por el encuentro. 

Tras pasar por la silla de descanso, hizo su peculiar mirada a su box para que le señalizaran la confianza debida, Mostrando el grandioso nivel que frenó al ruso, se colocó con la primera opción de partido, que firmó jugando de manera ofensiva. En su partido del miércoles, esperará al ganador entre Alexander Zverev y Andrey Rublev.

Translate »