Youtube

Resumen segunda jornada Open Australia 2022

Segunda jornada concluida en el Open de Australia, completando la primera ronda del primer Grand Slam de la temporada. Otra vez sin sorpresas rutilantes pero con varios partidos muy extensos.

Cuadro masculino

Cuadro femenino

Intensa la segunda jornada del Open de Australia 2022. Completado la primera ronda de los cuadros tanto femenino como masculino, salieron a la pista los favoritos que restaban debutar. En el Rod Laver Arena, comenzó su camino Garbiñe Muguruza, mostrando un tenis sólido para despachar a la francesa Clara Burel en sets corridos y en poco menos de hora y media de juego, seguida por una brillante actuación de la polaca Iga Swiatek, que cedió apenas tres juegos frente a la británica Harriet Dart. Allí también saltó a la pista Daniil Medvedev, que buscará ganar el título y convertirse en nuevo No.1 del mundo, y para ello debutó derrotando en tres sets al suizo Henri Laaksonen.

El drama se viviría a la noche. Una Aryna Sabalenka completamente contrariada con su servicio, que logró sobrevivir a las embestidas de la local Storm Sanders en tres parciales. Cerrando allí la jornada, Stefanos Tsitsipas comenzó ganando por la vía rápida frente al sueco Mikael Ymer.

Uno de los partidos destacados de la jornada ha sido en el que Andy Murray batalló casi cuatro horas para eliminar al siempre duro Nikoloz Basilashvili, en un duelo de alto voltaje y de gran nivel en todo momento. Entre los españoles, hubo victorias para Roberto Bautista, Alejandro Davidovich y Pablo Andújar, con derrotas para Carballés y Ramos. Justamente el catalán cayó en manos del joven argentino Sebastián Báez, que mostrando mucho coraje en su primer Grand Slam, lo venció en cinco luchados sets.

Entre los albicelestes también destacamos la presencia y la victoria de Diego Schwartzman ante Filip Krajinovic. Si bien el Peque acabó el encuentro con poca movilidad por calambres, comienza pisando fuerte en Melbourne. Además, hubo derrotas para Juan Manuel Cerúndolo (ante Tomas Machac) y para Marco Trungelliti (ante Frances Tiafoe), en partidos extremadamente peleados.