Noticias

Musetti se hace fuerte y sale campeón en Hamburgo

Musetti campeón ATP Hamburgo
Musetti sale campeón en Hamburgo. Foto: ATP

Lorenzo Musetti salió campeón en el ATP 500 de Hamburgo al poder derrotar a Carlos Alcaraz por 6-4, 6-7(6), 6-4 en dos horas y 49 minutos. A sus 20 años es el primer título ATP que consigue y se meterá como No.31 del mundo.

Cuadro del torneo

Resultados del torneo

Llegaba el día de la final del torneo alemán con dos jugadores que se habla de que pueden estar en las posiciones altas y luchar por todo en los próximos lustros. Uno de ellos como es el español ya ha explotado y se encuentra como top 10, pero al italiano aún le falta poder dar ese pasito adelante. Era la segunda vez que se enfrentaban con el precedente de 2020 que nos dejaron en el Challenger de Trieste. Un partido de muy alto nivel donde el de El Palmar consiguió salirse con el triunfo.

Musetti golpea primero

Lorenzo comenzó dominando alzándose con los primeros seis puntos de la cita, pero Alcaraz contrarrestó llevándose los ocho próximos. Con lo cual, la igualdad regresó rápidamente. El español no estaba gozando de esa explosividad en sus golpes y no era capaz de llevar la iniciativa como a él le gusta sobre todo con su derecha. Al italiano se le podía ver con una movilidad de piernas más destacada y fluida a la hora de dar los golpes muy regenerado a nivel mental y con ideas muy claras de cómo poder afrontar este partido.

En el séptimo juego, sin embargo, Musetti iba a aprovechar otra oportunidad de quiebre que le concedió el rival. Consiguió mantener esa diferencia que pese a no tener ese brillo, no paraba de intentarlo por mejorar las sensaciones. Lorenzo, terminó cerrando el set con su saque a la primera bola de parcial que tuvo y arrancó el segundo parcial con diferencias al romper en el primer juego.

Fueron prosiguiendo y Carlos parecía que iba a disponer de la igualdad habiendo subido su ritmo en cancha y encontrando alguna que otra sensación mejor. Llegó a tener un 0-40 cuando Lorenzo sacaba con un 4-3 a favor. Sin embargo, con toda la templanza del mundo, fue sacando los puntos restantes con el español protagonizando algunos errores, pero finalmente se alzó con ese importantísimo juego.

Musetti llegó a servir por el partido con 5-4. En el 15-15, Carlos protestó una bola que el italiano la había levantado en el segundo bote en una ejecución de dejada pero la juez de silla no la marco. En la repetición dada por la realización se palpó claramente que el español tenía razón. Seguidamente llegaron dos bolas de partido para el transalpino, pero el primer cabeza de serie del cuadro, continuó centrado y cogió coger el timón de los puntos acertando también con la dejada que no había sido un aliado de carácter superior. Con lo cual, rompió el saque de Lorenzo y lo celebró pidiendo ese apoyo al público.

Remonta Alcaraz

El italiano pudo continuar a nivel mental y meterse dentro de un tie-break lleno de idas y venidas. El primero en adelantarse fue Alcaraz poniéndose 3-1 y pareciendo que iba a poner la directa, pero ocurrió todo lo contrario. Musetti fue el que logró todos los puntos hasta llegar al 6-3 y tener bolas de partido. El español cometió errores pero Lorenzo fue solvente. En la primera bola de partido, el italiano se la jugó, después Alcaraz le obligó, y seguidamente con su saque puso el 6-6. Tras el cambio de lado, llegó el punto de set, y el No.62 del mundo cometió doble falta tras haber perdido la oportunidad de cinco bolas de partido durante este segundo set.

Musetti saca fuerzas

El nivel psicológico mostrado por Lorenzo fue fiable en vez de marcharse a nivel mental. Fueron cabalgando en los juegos con los dos queriendo encontrar en su servicio ese poderío de no meter al oponente en el juego. Musetti continuaba sin venirse abajo y Carlos continuaba con esa marcha de haber aumentado su nivel. En el décimo juego dos errores de Alcaraz, y el tesón de Lorenzo se mezclaron para que llegara una nueva bola de encuentro. Era la sexta en total y esta si fue la que Musetti aprovechó para poder salir campeón en el ATP 500 de Hamburgo.